14/05/2018 DERECHOS HUMANOS

Volnovich: género, desigualdades, y relaciones de poder

Se realizó una nueva presentación del ciclo de charlas y seminarios "Psicoanálisis y estudios de género. Tensiones urgentes y necesarias", organizado desde el espacio Extraviadxs. Esta oportunidad, contó con la disertación de Juan Carlos Volnovich, que habló sobre “Psicoanálisis y estudios de género: viejas y nuevas masculinidades”

img

“Con los años y el tiempo hay diferencias evidentes entre las nuevas y las viejas masculinidades, pero de todas formas no se han modificado las relaciones de poder. Si bien hoy en día, por distintas razones, los varones intervenimos más en la crianza de los hijos, en tareas domésticas, y por otro lado las mujeres están más presentes en el espacio público, en la esfera laboral, lo cual podría parecer signo de una mayor distribución, sin embargo las cuestiones de poder, esto es, la subordinación de la mujer con el resto de los varones no ha variado sustancialmente, se han reciclado de otra manera, pero no ha habido realmente una modificación significativa”; palabras del médico y psicoanalista Juan Carlos Volnovich con elDIARIO de la Región ayer en la Casa por la Memoria durante la segunda entrega del ciclo de Psicoanálisis y Género, organizado por el colectivo Extraviadxs.

Referente de la salud mental, con una dilatada trayectoria, Volnovich realizó el viernes una charla denominada “Viejas y nuevas masculinidades” y el sábado, un seminario: “Acoso, violación y maltrato a mujeres”.

-Usted señaló que, contrariamente a lo se cree, hoy en día hay más femicidios que antes y que no se trata de una mayor visibilidad, sino de que hay un aumento de la violencia.

-Es muy probable, y hay quienes afirman que el aumento de los femicidios tiene que ver con la violencia de la situación económica, presiones políticas y económicas que se descargan sobre las mujeres con la necesidad de subordinarlas. Por ejemplo, la colonización; cuando Europa coloniza América, se produce un pacto entre los varones dominantes europeos y los varones sometidos de los pueblos originarios a costa de las mujeres originarias de la misma etnia, de manera tal que el arreglo para someterse es que les permitan hacerle lo mismo a sus mujeres.

VIOLENCIA Y TRABAJO

Además, hay quienes dicen que se trata de una reacción al ímpetu de las mujeres de rebelarse a ese sometimiento y cuando levantan la cabeza y cortan una relación en la que son maltratadas, reciben el castigo. Consultado respecto de cómo se puede avanzar en la modificación de esa situación, Volnovich planteó: “No hay una receta, pero me parece que la clave es el respeto al semejante, no la tolerancia, el respeto a la diferencia, ya sea mujeres, trans, etcétera”.

Durante la charla, en un tramo de su exposición sobre este tema, también precisó que “varones y mujeres hemos sido fabricados por el vientre de una mujer, por lo cual, el hombre llega al mundo parido por una mujer, desbordando femineidad. Y tenemos que construir nuestra identidad de género a partir de ese momento inicial de renegar de la femeneidad. La primera ley de los varones es ‘no ser mujer’. El insulto del varón puede definirse de dos grandes maneras, la infantilización y el tratar de mujer o de homosexual. Y la violencia hacia las mujeres parte de esa suerte de ley primera, que parte de la necesidad de diferenciación del hombre hacia la mujer-madre. El problema es que se pasa de ‘yo no soy mujer’ a ‘yo estoy contra la mujer’. La manera en que esto se pone en evidencia es mediante el fracaso de esa búsqueda de identidad que se expresa por la violencia”.

 

LOS ROLES Y EL CONTEXTO

En otro momento del diálogo con este matutino, Volnovich compartió una anécdota personal sobre la persistencia de las desigualdades entre los géneros: “Con mi pareja siempre hemos tratado de tener una relación igualitaria. Cuando nos fuimos a Cuba (estuvo exiliado desde 1976 a 1984, por la dictadura), éramos un matrimonio con dos hijos, con todos los vicios de la clase media. Siendo que en Cuba no había servicio doméstico, hicimos un arreglo para repartirnos las tareas, porque ambos trabajábamos. Y cada tanto éramos invitados a Congresos, y para que uno pudiera ir, alguien debía quedarse con los chicos. Lo que resolvimos fue hacer uno y uno, por turnos. Hubo una oportunidad en la que me tocaba a mí el turno para participar en un Congreso, y mi pareja comenzó a protestar. Bueno, che, la vez pasada fuiste vos”, le dije. Ahí nos dimos cuenta de lo que pasaba: cuando ella viajaba y yo me quedaba con los chicos, tenía un ‘ejército’ que me apoyaba, las madres de los vecinos. ‘Pobre doctor, que trabaja y además atiende a los chicos’, decían, y me traían la comida, los llevaban a pasear, me hacían todo tipo de atenciones. Y cuando mi esposa se quedaba con los chicos, ¡nada! Era lo que le tocaba, una madre que cuidaba a sus hijos, era el contexto que terminaba siendo más fuerte que la intención personal”.

EL FÚTBOL

Es un lugar común remarcar las características más negativas del fenómeno del fútbol: el exitismo autoritario, la violencia machista, y la xenofobia. Sin llegar a negar estas cuestiones, Volnovich rescató una serie de peculiaridades que se salen de ese esquema: “Es un espacio de pasión de multitudes donde a los varones les están permitidas ciertas emociones, como la tristeza o el contacto físico, siendo que el contacto físico entre varones es algo que por la homofobia está vedado. Sin el contexto de un partido de fútbol, si se ven las imágenes de jugadores o hinchas abrazándose, es un escándalo”.

“EXTRAVIADXS”

“Las tensiones entre psicoanálisis y el género vienen de larga data, pero en la actualidad cobran una urgencia tal que exigen tomar posición, debatir, pensar, transformar”. Con esa premisa, desde el Espacio Extraviadxs proyectaron el ciclo de frecuencia mensual, con un total de siete encuentros. La iniciativa cuenta con el apoyo de la Cámara de Diputados de la Provincia (a través de la diputada Gladis Cristaldo), de la Cámara de Diputados de la Nación (a través de la legisladora Lucia Masin) y de la Subsecretaría de Mujer y Familia (perteneciente a la Secretaría de Cultura y Desarrollo Social de la Municipalidad de Resistencia).

Auspician: el Colegio de Psicólogos de Chaco, el Colegio Profesional de Servicio Social de Chaco, la Universidad de la Cuenca del Plata y la Unidad de Promoción de Derechos Humanos.

El ciclo continuará con la participación de la licenciada Beatriz Rodríguez, quien disertará sobre “Mercados del amor: el meretricio banal en la modernidad líquida” (conferencia) y “La puta del psicoanálisis y ¿cómo llegamos hasta acá?” (seminario). Para contacto e inscripción para el seminario del sábado: nicolasgiorasi_23@hotmail.com, (379) 482 8408.

EDICIÓN IMPRESA