26/11/2017 DERECHOS HUMANOS

Una jornada integral para pensar las violencias hacia las mujeres

Ayer, en el Día Internacional contra las Violencias hacia las Mujeres, la ciudad vivió una marcha masiva que culminó en la lectura de un documento y un festival artístico. Además, hubo intervenciones en la plaza San Martín y una ronda abierta para hablar de violencias en la plaza España.

img

La marcha por el día internacional contra las violencias hacia las mujeres tuvo su lugar de convocatoria en las avenidas Las Heras y 9 de Julio. Colmando varias cuadras de la avenida se marchó hasta la esquina de Casa de Gobierno dónde se montó el escenario. Además de los movimientos sociales, partidos políticos y áreas de género, hubo una fuerte presencia de movimientos feministas y de una columna independiente con la misma impronta.

Entre las consignas más destacas estuvo el pedido de búsqueda, justicia y aparición con vida de Maira Benítez. Justicia por la menor Giuliana Álvarez, quien fue víctima de un femicidio en el Hotel Alfil de Resistencia. También se pidió por un Estado presente en las problemáticas de género, con perspectiva y presupuestos acordes. Los sindicatos sumaron sus consignas, como la CTA Verde y Blanca con: “Ni Una Menos. Vivas, Libres y con Trabajo nos queremos”. La columna independiente hizo hincapié: “No estamos todas, nos faltan las presas”, y como en cada marcha también arribó allí la figura de Milagro Sala. Se pidió además por la libertad de expresión, la erradicación de la trata de personas, entre tantos otros reclamos.

Al momento de la lectura del documento, enfatizaron nuevamente en el anclaje regional con respecto a las redes de trata y su encubrimiento estatal y social, la feminización de la pobreza ante el contexto político y económico como el actual.

Por parte de las agrupaciones de izquierda además apuntaron a la construcción de refugios para las mujeres de que sufren violencia de género y que el Estado reconozca y reglamente el trabajo sexual. Otras denuncias importantes fueron la aplicación real de una educación sexual integral y que los métodos anticonceptivos estén disponibles en los centros de salud públicos. Tampoco faltó el repudio y la preocupación por las reformas jubilatoria y laboral presentadas por el Gobierno Nacional. Nuevamente, se hizo un reclamo por la causa de Maira Benítez, reclamando que hace 11 meses que ni el Estado ni la Justicia pueden dar una respuesta.

 

UNIÓN DE MUJERES

EN LUCHA

En el contexto de la marcha, se presentó este nuevo movimiento integrado mayoritariamente por mujeres de organizaciones sociales, movimientos piqueteros o universitarios. Lo anunciaron como un espacio abierto para discutir las distintas problemáticas por las que atraviesan las mujeres. Su principal reconocimiento fue que será en adelante uno de los pocos frentes en la ciudad integrado por mujeres que proviene de esos espacios políticos. Otras de las consecuencias positivas que dejó el Encuentro Nacional de Mujeres en Chaco.

 

 

 

HABITANDO LOS

ESPACIOS PÚBLICOS

DE OTROS MODOS

Por otro lado, la novel agrupación Bisexuales Feministas Chaco Corrientes emitió un comunicado argumentando por qué no se unirían a la marcha en este día. “Apostamos a crear espacios seguros para todes, donde NADIE deba soportar violencia entre compañeres. El testimonio de las víctimas jamás se pone en duda y es necesario acompañarlas. Nuestras convicciones guían nuestros actos, es por esto que nos negamos a participar "para ser manada" en un ambiente que dice promover la seguridad y sororidad, pero que por detrás oculta y encubre allegades violentes. La violencia es violencia, no importa de donde venga”, expresaron. En cambio, hicieron una intervención en la Plaza 25 de Mayo con carteles y velas nombrando a varías de las víctimas de femicidio de la provincia en este año.

Otra actividad se dio en la Plaza España donde un círculo grande de mujeres se sentó a discutir y debatir sobre las violencias cotidianas que se viven, además de estrategias para la deconstrucción y el trabajo con perspectiva de género. Se habló de la incidencia de los medios de comunicación, la educación, los feminismos y muchas experiencias personales.   

Galeria

EDICIÓN IMPRESA