07/05/2018 DERECHOS HUMANOS

Un nuevo “besazo” por el respeto a los derechos LGTBIQ+

El sábado se realizó una intervención callejera en la peatonal de Resistencia, como modo de responder hacia los últimos hostigamientos institucionales hacia la libre expresión de un grupo de menores. Hace unas semanas atrás una pareja de chicos denunció el maltrato de un personal policial en pleno centro de la ciudad, y a ello se sumó otras denuncias de estudiantes secundarios.

img

Este sábado se llevó a cabo un nuevo “besazo” desde la comunidad de las disidencias sexuales en Resistencia. Esta intervención fue en la esquina de avenida Alberdi y peatonal, y respondía directamente a la denuncia de dos chicos menores de edad. Ellos habían hecho público cómo agente policial los hostigó y echó de la vía pública por besarse, tratándolos de “obscenos”.

Un grupo independiente de la disidencia sexual decidió organizarse para hacer una acción ante esta violencia institucional injustificada, además de acompañar así sea simbólicamente a estos jóvenes. Es así que empezaron a realizarse asambleas abiertas en la plaza Belgrano, dónde además de este hecho se fueron sumando otras denuncias de agresiones institucionales, sobre todo en las escuelas secundarias. Al “pañuelazo” que se hizo la semana pasada en la escuela N° 45, también se agregaron agresiones de los directivos y pares hacia alumnos fundadas en homo-odio.    

La intervención elegida en la asamblea fue la de visibilizar la diversidad sexo-afectivo a través de “un beso político”, tal como había sucedido en marzo con el “besazo lésbico”. Esta vez, según pudo saber elDIARIO de la Región, se pensó en una acción más callejera que mediática, y por eso hubo una difusión pública pero no masiva. Uno de los motivos fue justamente la participación de gran cantidad de menores que preferían proteger su identidad. Durante las asambleas previas se había hablado del derecho a la imagen, a la libertad de expresión y de la censura, también expusieron motivos más serios como el resguardo de sus familias y de su propia integridad si eran reconocidos.

Tras el beso político, en el que participaron gays, lesbianas y personas no binarias, se volvió a cerrar con una sentada a modo asambleario. Una de las personas participantes dijo al cierre de esa parte “como verán, debemos estar atentes al caminar porque buscan atacarnos cuando estamos separados, hoy como somos muches en el mismo lugar en el que sucedió el hecho, nadie vino a preguntarnos absolutamente nada”.  

Con una gran participación de adolescentes y personas jóvenes, este grupo definió seguir juntándose como asamblea permanente ante los ataques locales y nacionales cada vez más frecuentes y violentos hacia las disidencias.

 

JOE LEMONGE

Durante la intervención también hubo un momento para recordar la reciente historia que atraviesa Joe Lemonge, un joven trans de Entre Ríos que fue condenado por defenderse de sus agresores, tal como le sucedió a Analía “Higui” de Jesús el año pasado y que llevó al asesinato de Natalia “Pepa” Gaitán hace ocho años, entre tantos otros relatos similares.

El Tribunal de Juicio y Apelaciones de Paraná con asiento en La Paz (Entre Ríos) decidió el viernes condenar a Joe por considerarlo “autor material de homicidio en grado tentativa” a una pena de cinco años y seis meses de prisión. Durante toda la audiencia, Joe fue tratado en femenino a pesar de que su identidad autopercibida es masculina, una parte de la ley nacional de Identidad que la Justicia argentina preferió desconocer.

El hecho que se le imputó ocurrió el 13 de octubre de 2016 en su vivienda en el barrio Hipólito Yrigoyen de Santa Elena. Aquel día, Joe fue atacado por dos varones en su casa y al defenderse de las agresiones hirió a uno de ellos en el cuello, según declaró ante la Justicia.

La jueza Cristina Lía Vandembroucke entendió que Joe Lamonge es autor material de homicidio en grado de tentativa y lo sentenció a la pena de 5 años y seis meses de prisión de cumplimiento efectivo. El fiscal Santiago Alfieri había pedido 8 años de prisión. El próximo 11 de mayo a las 9 de la mañana se leerá el fallo completo.

 

EDICIÓN IMPRESA