12/10/2018 DERECHOS HUMANOS
HACIA EL ENCUENTRO DE MUJERES

Un feminismo comunitario, antipatriarcal y plurinacional

Las militantes feministas de Bolivia Adriana Guzman y Jimena Tejerina pasaron por la provincia antes continuar rumbo a Trelew. Durante su viaje, explicaron las bases de su “feminismo por necesidad” y en el medio del debate regional por el carácter plurinacional de los encuentros de mujeres.

img

El miércoles por la tarde, las activistas del colectivo Feminismo Comunitario Antipatriarcal (FCA) de Bolivia Adriana Guzman y Jimena Tejerina fueron invitadas al espacio de las Mujeres Clasistas Combativas (MCC) en Villa Prosperidad. En una red que una la lucha de las opresiones de sexo, género, clase y racial, estas mujeres dieron charlas abiertas para mujeres independientes y de distintas organizaciones sociales y feministas. elDIARIO de la Región participó de la charla y acompañó el pasaje de estas militantes por Resistencia.

Como era de esperarse, la venida de representantas de este calibre en el marco de la semana en la que se realiza el Encuentro Nacional de Mujeres no pasó desapercibido para las fuerzas de Seguridad nacionales. En un claro hecho de persecución “racial y social”, tal lo describieron las organizaciones, Guzman y Tejerina fueron detenidas en la frontera entre Bolivia y Argentina. Fueron demoradas varias horas por la Gendarmería y obligadas a pagar una multa de $2000 para poder ingresar al país con sus artesanías, relataron desde el MCC, e incluso tuvieron que aportar con un giro de dinero desde Chaco para que las mujeres pudieran llegar a destino luego de la multa abultada y sin justificación.

“Aprovechamos para denunciar y repudiar este hecho que desnuda una vez más las situaciones de violencia y racismo a la que somos expuestas las mujeres a diario solo por nuestra condición mujeres latinoamericanas, indígenas, negras, pobres, lesbianas y trans”, indicaron desde las organización piquetera provincial. Según relataron, los agentes insistían sobre la idea racial “del contrabando” sin ninguna prueba que lo confirmara.

El FCA, explicaron, “lucha, resiste y propone” ante un sistema opresor patriarcal que, para su funcionamiento y para mantener su poder, necesita de la violencia en todas sus expresiones (discriminación, colonialismo, racismo, machismo, pobreza, entre otros). En ese marco será su llegada a Trelew, para un encuentro de mujeres histórico que vuelve al sur argentino en un contexto de resistencia indigenista y persecución estatal a la organización mapuche.

La lucha simbólica, cultural y social será imponer el carácter plurinacional del encuentro. Un debate que ya inició en la provincia el año pasado, dónde la presencia de mujeres indígenas y la reivindicación de su resistencia tuvieron un fuerte impacto.  

EL ABORTO Y LA

“MADRE TIERRA”

“El poder y la violencia son estructurales al patriarcado”, explica Tejerina. Y las mujeres indígenas saben que dentro de la lógica colonialista “el primer territorio invadido son nuestros cuerpos”. “La violencia estructural que construye el patriarcado se ensaya sobre nuestros cuerpos”, indica, y Guzman agrega que es por ello que en el debate por la norma para regular el aborto libre “hay una reacción, los hombres y el Estado se disputan nuestro cuerpos como propiedad privada”.

“Nos castigan por abortar y por parir”, señalan, y explican que, romantizando la abnegación de madre, el sistema perpetúa este “trabajo que es jodidamente aleccionador”. Su propuesta ante esto es parir y criar en comunidad, en un ambiente que sea seguro y horizontal para las infancias. Además, homologan la concepción occidental (y prejuiciosamente ligadas a las comunidades originarias) de la “Madre Tierra”, como una lógica de extirpación y explotación de un sistema que “nos exprime todo”. “Para nosotras, la Pachamama es el espacio vital, no es madre sino autoridad de vida”, afirman.      

 

EDICIÓN IMPRESA