21/10/2017 EL PAÍS

Un dolor llamado Santiago Maldonado

En la tarde de ayer, el hermano del joven artesano manifestó que pudo reconocer la identidad del cadáver en base a una serie de tatuajes y señaló la responsabilidad de la Gendarmería en el hecho. De modo espontáneo, particulares acercaron ofrendas en la fachada de la morgue judicial. "Es una muerte desde el Estado y en democracia", sostuvo la presidenta de Abuelas de Plaza de Mayo, Estela Carlotto.

img

“El cuerpo encontrado en el fío Chubut es el de Santiago. La incertidumbre sobre su paradero ha terminado. El calvario que nuestra familia inició el mismo día en que supimos de su desaparición no terminará hasta obtener justicia”, así comienza el breve comunicado emitido ayer por la familia de Santiago Maldonado, cuyo cadáver fue identificado por su hermano en base a los tatuajes que tenía el joven. El hermano del joven de 28 años agradeció la atención de los medios de comunicación, pero pidió "respeto con la familia" y exigió que a partir de ahora puedan estar "más tranquilos".

Sergio aseguró que la hipótesis de la familia continúa siendo que "la Gendarmería es responsable" y señaló que seguirán impulsando la investigación "para que se sepa la verdad y tener justicia". Minutos antes de la rueda de prensa de la familia, la presidenta de la Asamblea Permanente por los Derechos Humanos (APDH), Gisela Cardozo, había indicado que la autopsia —de la que participan 20 peritos y dos veedores— se extenderá hasta la medianoche. Cardozo destacó los pasos dados por el juez e indicó que "es importante que realmente se está cuidando" la realización de la autopsia.

Ante la confirmación la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, y la diputada Elisa Carrió se convirtieron en el blanco de las críticas de los dirigentes opositores en Twitter. “Es Santiago”, “El Bolsón” y “Gendarmería” se convirtieron rápidamente en tendencia mientras se sumaban tuits en contra del Gobierno por el manejo del caso.

Las fotos tomadas por la Gendarmería al momento de la irrupción en la comunidad mapuche de Cushamen, el 1 de agosto muestran a Santiago Maldonado con la campera celeste que el joven mapuche Matías Santana declaró haberle prestado. El Gobierno y sus medios de propaganda habían descalificado ese testimonio. Las fotos, reproducidas en exclusiva por Página /12, confirman la veracidad del mismo y evidencian que el gobierno no colaboró en el esclarecimiento del caso a pesar de lo dicho por la gobernadora Vidal al conocerse el hallazgo de un cuerpo en el río Chubut.

CRIMEN DE ESTADO

Tras conocerse la noticia la titular de Abuelas de Plaza de Mayo, Estela de Carlotto, aseguró que los organismos de derechos humanos acompañarán a la familia del joven "en los pasos de la memoria, la verdad y la justicia", porque "ahora falta saber quiénes, cuándo, cómo y dónde" mataron al joven de 28 años, que permaneció desaparecido desde el 1 de agosto, cuando la Gendarmería reprimió a la comunidad mapuche del Pu Lof en Cushamen.

"Hay grandes responsabilidades que desde el presidente (Mauricio Macri) para abajo tendrán que rendir cuentas a la historia, pero primero a la Justicia", advirtió la titular de Abuelas y dijo no esperar ninguna declaración por parte del Ejecutivo. "El Ejecutivo no dijo nada hasta ahora, y (la ministra de Seguridad, Patricia) Bullrich, nos dijo en la cara que no iba a aceptar una desaparición forzada y que nunca iba a involucrar a la Gendarmería", señaló la referente de derechos humanos.

JUICIO Y CASTIGO

En otro tramo del comunicado, los Maldonado afirmaron: “Las circunstancias del hallazgo del cuerpo nos generan muchas dudas. Creemos que es el momento de avanzar con firmeza en la investigación y dejar trabajar sin presiones al Juez Lleral. Necesitamos saber qué le sucedió a Santiago y quiénes son los responsables de su muerte. Todos. No sólo quienes le quitaron la vida sino los que, por acción u omisión, colaboraron en el encubrimiento y perjudicaron el proceso de búsqueda”. 

Entre errores, declaraciones y cruces, el macrismo, a través de la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, cometió un hecho de gravedad institucional por lo que está acusado de encubrimiento. Dio el nombre de un testigo protegido Bullrich puso en riesgo la vida de un testigo protegido. En su exposición en el Congreso, Bullrich aseguró: "El doctor Nocetti pasó por el lugar, se bajó del auto porque iba a Esquel, saludó a la Gendarmería y siguió", sostuvo la ministra de Seguridad.

Remarcó que Nocetti "no participó, no dio órdenes, no tuvo nada que ver con la parte operativa" del procedimiento. Sin embargo, tras abrirse el secreto de sumario, documentos de la Gendarmería confirmaron que Nocetti, jefe de gabinete de Bullrich, ordenó, diseñó y armó el operativo represivo de esa fuerza de seguridad cuando desapareció Maldonado”.

Además, instaló la teoría del puestero e intentó responsabilizar del hecho a la comunidad mapuche. Periodistas afines del Gobierno, militantes de Cambiemos, diputados PRO y los trolls macristas a través de cadenas en las redes sociales intentaron darle fuerza a esta hipótesis. Pero finalmente el lunes se confirmó que el ADN de la sangre del cuchillo no coincide con el de Maldonado, por lo que se cayó la principal coartada del Gobierno y de Bullrich.

EDICIÓN IMPRESA