02/11/2018 DERECHOS HUMANOS

Semana disidente: “Estamos orgulloses”

El colectivo lgbtttqi+ de Resistencia y Corrientes prepara una cargada agenda actividades que culminará con una marcha y fiesta para visibilizar las identidades y fortalecer la resistencia contra la avanzada fascista en la región. Muestras, charlas, talleres y conversatorios, abrirán un espacio para compartir y mostrar el orgullo de ser disidente.

img

La Semana del Orgullo Disidente comenzará el lunes, con una muestra colectiva y regional, se extenderá con charlas, talleres y conversatorios, y culminará el viernes con la segunda marcha del colectivo y una fiesta para visibilizar las identidades y fortalecer la resistencia contra la avanzada fascista y antiderechos en la región.

La convocatoria, que tendrá su última asamblea organizativa mañana, es abierta a todas las identidades disidentes y que comparten instancias feministas, y reúne oficialmente por primera vez al colectivo lgbtttqi+ de Resistencia y Corrientes.

En se segundo año consecutivo, la movida disidente de la región se afianzó y ávida de construir nuevas formas de relacionarse y defender los derechos conquistados, preparan una cargada agenda que “superó las expectativas de todes”. La motivan además la patrulla de los sectores más conservadores y clericales de la sociedad, de la mano del triunfo de gobiernos fascistas y neoliberales en Latinoámerica, que esperan arrasar con los derechos adquiridos en más de una década de lucha, concienciación y visibilización.

“Ahora se habla de una resistencia de la comunidad, algo que empezábamos a ver el año pasado y no es solamente en Argentina, sino en toda la región, hay una creciente habilitación al odio, del pasaje al acto en cuanto a crímenes de odio”, señalaron desde la organización de la movida a elDIARIO de la Región. Y en eso, remarcaron “la avanzada fascista contra la educación sexual integral (ESI), que nos afecta específicamente, porque habilita la prohibición o censura a poder expresarse, de ser persona y de vivir”.

La vuelta de los discursos odiantes en la sociedad marca también “un choque peligroso entre los pibites que vienen muy empoderades, sabiendo qué cosas pueden ser en la vida, que se enfrentan con este muro de concreto que son los antiderechos”. “Son sectores que permiten voces de odio y habilitan en las sociedad cierto tipo de discursos que antes estaban más o menos controlados, aunque sea como políticamente incorrectos”, expresaron y por eso convocaron a “resistir” y “estar atentes”. Porque las “violencias que tratan de coartar la libertad de los cuerpos y la lucha de poder vivir dignamente, y no solamente se dan ahora, comienzan desde lo más íntimo en los hogares, con los padres, madres, primes, hermanes y compañeres de trabajo. Allí se aplican todas estas violencias que nos van disciplinando el cuerpo”.

“Esto tiene que ver con nuestra calidad de vida y siempre, ahora más que nunca, es transversal. No podemos estar ciegos a lo que pasa a nivel regional y político, porque son esas habilitaciones las que justamente afectan nuestras conquistas de derechos, mientras vivamos en democracia”.

En esa base se construye el espacio disidente, que tiene como impulsores al movimiento Cuis y la organización Horda de Lesbianas: “Nosotres mismos tenemos que decirnos que estamos orgulloses. Mostrar que existe y que está bien que exista este colectivo”.  

Y el mensaje para paliar el odio es claro: “Acá está esa familia, esa comunidad o colectivo que va alojarte cuando te sientas expulsado”.  Porque: “Ahí está el miedo de estos discursos hegemónicos, que demostramos que si podemos formar familias, echar raíces, podemos cuidarnos entre nosotres. Estos espacios habilitan esto, conocernos”.

ORGANIZACIÓN

COLECTIVA Y ABIERTA

Sobre el proceso de decisión y armado de la semana que promete ser imperdible, contaron que se utilizaron las páginas de los distintos movimientos para invitar y respetar a todas las voces, con la idea de sumar propuestas.

“Cada uno de los días y las actividades se conformó así, con ideas que iban llegando, algunas estaban cerradas y otras se armaron en el transcurso de las asambleas”. Además, “las asambleas se realizaron en Resistencia y Corrientes y hubo reuniones para acordar consignas y fechas, y poder combinar una agenda común que se complemente”.

Consultados sobre el salto de una jornada de visibilización a cinco días de espacios para verse, conocerse y construir, resaltaron: “La semana de actividades responde a un crecimiento de todes quienes estamos organizades o no; porque también hay muchas personas que se acercan de forma independiente y hay una demanda en crecimiento de propuestas, ideas y ganas de hacer sobre todo”.

Otro avance para remarcar es la participación de “les pibites” y, en eso, se destaca “el trabajo de la Cuis, que empezó siendo una fiesta, pero se transformó en un espacio que alojó a las personas más chicas y en eso van confluyendo las organizaciones con personas que trabajan hace un montón de tiempo en la marcha y que viene poniendo los ejes, en el protocolo y la postura política”.

“Nos quedaba corta una marcha”,celebraron y resumieron algunas de las actividades en las que se hace visible que el colectivo también produce conocimiento y arte y puede socializarlo: “La grilla comienza el lunes, con una muestra de arte, que superó las expectativas en la convocatoria, con artistas disidentes, temáticas y expresiones distintas, desde performance, instalaciones, muestras fotográficas y estará toda la semana disponible. Se hizo a través de las redes sociales y hubo mucha gente de la disidencia, de las ciudades, de la provincia y de la región que se sumó”.

El martes arranca con uno de los talleres más emblemáticos para el colectivo: Violencia de tortas. “Se marcó una diferencia respecto del año pasado, cuando se hicieron visible las violencias dentro de comunidad, donde también existen relaciones de poder, manipulaciones, celos y un gran vacío legal, con la invisibilización total de otras formas de pareja y convivencia”.

“Empezamos a hablar de eso, hicimos los escraches a violentas el año pasado y esto año decidimos empezar a construir en base a eso. Visibilizamos que existen estas personas, que no queremos que se involucren porque están marchando con nosotres personas que fueron víctimas, y ahora vamos a construir nuestros propios conceptos, formas y estrategias”, resaltaron.

Luego, seguirá un taller de autodefensa; un ciclo de cine; y encuentros, que van desde talleres de danza contemporánea hasta charlas filosóficas, de activismo gordo, feminismo poscolonial; entre otras temáticas. Finalmente, el viernes será el cierre con la marcha y la Fiesta Cuis; y el sábado, la marcha y la fiesta se trasladarán a Corrientes

LA DISIDENCIA POLÍTICA

Como punto importante se habló también del origen de la marcha disidente que se realiza por segunda vez en Resistencia y por primera vez junto con Corrientes: “Somos conscientes y estamos enterades de que hay otra marcha, el 19 de noviembre, y queremos dejar en claro nuestra postura y porque nos marcamos como marcha disidente”.

Y recordaron que el quiebre se dio en 2017: “Dentro de la comisión que organizaba la marcha por la participación del INADI, en un año que fue muy fuerte porque se empezó a implementar el protocolo para personas de la comunidad LGBTTIQ+ en los espacios de las fuerzas de seguridad y la justicia. El INADI bancó a nivel nacional como un buen protocolo, que en realidad era absolutamente discriminatorio y el INADI Chaco también avaló la postura nacional”. 

Frente a esto, alzaron la voz “como protagonistas en única fecha” para encontrares y rechazaron así la participación de la “institución gubernamental para que baje línea”.  

Sin embargo, la intención de una marcha de unidad nuca escapó al colectivo disidente: “Este año tuvimos la idea de marchar todes juntes en una fecha y sucedió, de una manera que no quisimos pero lo aceptamos, una convocatoria a puertas cerradas para ciertas personas, donde sabemos que vuelve a estar el INADI y otras organizaciones que quizás no son representativas de estas luchas, con las que por supuesto que nos encontramos en las calles por otras consignas y otras problemáticas”.

“Ya el mundo es heterosexual, hoy es el momento de que nosotres construyamos políticas de las disidencias y la diversidad”, remarcaron aunque no dejaron de lado la “idea de unidad y de poder debatir” por lo que los talleres contarán con la participación de referentes históricas del colectivo trans y travesti.

“Si es disidente no es solamente por disidencia a esa marcha sino como una afirmación política contra el término diversidad, que indica una igualdad de en términos de poder con la heterosexualidad como régimen político impuesto desde la niñez. Oponerse a ese régimen es ser disidente y no diverso”.

LA AGENDA 

El lunes, habrá una muestra de arte queer/feminista a cargo de La Cuis, en el Museo de Medios de Comunicación (Pellegrini 219). Se inaugurará desde las 18 y se exhibirá toda la semana.

El martes, en la plaza España, a partir de las 16, tendrá lugar el conversatorio "Violencia de tortas" y taller de Autodefensa Disidente a cargo de Horda de Lesbianas.

El miércoles, será el ciclo de Cine Disidente, a cargo de SectaFEM, en la Casa de las Culturas (Marcelo T de Alvear 90), a partir de las 18.

El jueves, el foro "Por una disidencia libre, respetuosa y con empatía", en la plaza 25 de Mayo, a partir de las 15.30; "La disidencia también produce"; también tendrán lugar conversatorios y talleres, en la Casa por la Memoria, a partir de las 16; y la feria de Emprendedorxs Disidentes y Feministas, en la plaza 25 de Mayo, a partir de las 15.30.

El viernes, será la Marcha del Orgullo Disidente en Resistencia, desde el mástil (avenida 9 de Julio y la plaza 25 de Mayo) a las 17, con cierre en plaza Belgrano. Se llevará a cabo la lectura de un documento y la grilla cultural). Seguidamente, tendrá lugar la Fiesta Cuis.

El sábado, será la Marcha del Orgullo Disidente en Corrientes.

EDICIÓN IMPRESA