13/04/2018 DERECHOS HUMANOS
ABUSO SEXUAL EN LA INFANCIA

Se resolvió la nulidad de las notificaciones de archivo de las denuncias contra Pacce

Ayer, se dispuso la nulidad de las notificaciones por las que se había resuelto el archivo de las actuaciones iniciadas luego de las denuncias de Rosalía Alvarado y Belén Duet por abuso sexual infantil contra Daniel Pacce y su esposa Noemí Alvarado. Según pudo saber elDIARIO de la Región, en la mañana de hoy la querella presentará un escrito con el pedido al juez de Garantía Nº 2, Héctor Sandoval, de convocatoria a una audiencia.

img

Ayer, tuvo lugar la remoción de un nuevo escollo en esa suerte de carrera de obstáculos que implica el reclamo ante la Justicia por parte de Rosalía Alvarado y María Belén Duet, denunciantes por abuso sexual en su infancia contra Daniel Pacce y su esposa Noemí Alvarado. Se trata de dos resoluciones a las que tuvo acceso elDIARIO de la Región por las cuales el Ministerio Público Fiscal declaró la nulidad de notificaciones procesales las cuales en un primer momento habían allanado el camino hacia el archivo de las actuaciones.

En las resoluciones citadas la fiscal Daniela Meiriño reconoce “lo que fue evidentemente un error involuntario que la cédula librada a la suscripta a los fines de notificar el correspondiente archivo cuenta con un error en la identidad del notificado – cifrado del orden de Sigi 94– lo cual también invalida el acto, porque impide el verdadero destinatario de la comunicación conozca la resolución o requerimiento dictado”. Por ello y otras consideraciones en la misma línea se decidió la “marcha atrás” respecto de la validez de los citados documentos.

Asimismo, según pudo precisar a este matutino el querellante Paulo Pereyra, en el transcurso de la jornada presentará un escrito de oposición en reclamo de una convocatoria a audiencia, en la cual el juez de Garantía N º2, Héctor Sandoval, una vez convocada a la instancia, recibirá el pedido de rechazo al archivo de la causa. “Ni siquiera el archivo implica una presunción de inocencia. Acá no hubo proceso de investigación aún. Y para que prescriba debería haberse imputado y ese es nuestro pedido, por un derecho fundamental a la verdad por parte de las víctimas, pero también de la sociedad, con todas las garantías del debido proceso”, afirmó, Pereyra.

EL PEOR CRIMEN

Para continuar con la metáfora de la “carrera de obstáculos”, no sería exagerado afirmar que el camino procesal aún ni siquiera superó el casillero N° 1. Cuando fueron atacadas por el matrimonio Pacce ambas denunciantes eran niñas, Rosalía tenía 6 años, y María Belén 3. Primero tuvieron que enfrentar cada una a su modo esa “encerrona macabra” que implica sufrir un abuso sexual en la infancia y cuando pudieron presentar una denuncia, se toparon con para la ley vigente los hechos estaban prescriptos. Tuvieron que esperar a la reforma de la ley N° 27206 que canceló la prescripción del abuso sexual en la infancia para poder presentar una denuncia formal contra sus agresores el 15 de junio de 2016. Tuvieron que esperar a la reforma de la ley N° 27206 de respeto a los tiempos de las víctimas la cual canceló la prescripción del abuso sexual en la infancia para poder presentar una denuncia formal contra sus agresores el 15 de junio de 2016.

En todo este tiempo, el avance de la causa fue prácticamente nulo fueron tomadas una serie de declaraciones, se notificó a Pacce, (no así a su esposa, también denunciada) y luego la defensa presentó el pedido de prescripción. Ambas sobrevivientes esperan la ratificación de pericias realizadas en la causa y que el matrimonio sea convocado a declarar y llevado a juicio oral.

En palabras de Rosalía a elDIARIO de la Región: “Necesitamos que la Justicia investigue este tipo de delitos, una carga toda la vida con esto, y hay herramientas para un pronunciamiento judicial antes que un archivo”.

LOS ABUSADORES

Daniel Pacce fue funcionario durante la Gobernación de Florencio Tenev y diputado nacional por el justicialismo entre 1987-1991, tuvo un paso por demás intrascendente por el Congreso de la Nación, por lo menos en lo que a labor parlamentaria se refiere. Pacce y su esposa Noemí Alvarado (integró el Directorio del Instituto de Vivienda), tenían una vida social muy activa y era habitual que su domicilio hubiese muchos niños, hijos de amigos y allegados. Noemí atraía las niñas con la excusa de cuidarlas y atenderlas, y Pacce consumaba la agresión en su domicilio.

 

EDICIÓN IMPRESA