04/08/2018 INFORMACIÓN GENERAL
EN LA REGIÓN

Se registraron más de 70 ataques por usar “pañuelo verde”

El Observatorio de Conflictos Sociales del Nea hizo un informe sobre los ataques hacia las personas que están a favor del aborto legal. Según la encuesta, los ataques directos se incrementaron en los dos últimos meses.

img

En la región NEA se registraron 75 ataques violentos hacia personas que están a favor de la Ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo entre el periodo comprendido entre agosto del 2017 y julio del 2018. El informe, hecho por el Observatorio de Conflictos Sociales del Nea que depende de la UNNE, indicó que los valores máximos fueron en los meses de junio y julio de este año. “Se han multiplicado los hechos de violencia pasando de un promedio de tres casos entre agosto 2017 y mayo del 2018 a 15 casos en junio y 33 en julio del 2018”, señalaron.

El análisis hecho por el equipo de docentes, profesionales y alumnado de la universidad, argumentó que “puede deberse al actual llamamiento de sectores religiosos (como la Iglesia Católica) a manifestar activamente contra la ley luego de la media sanción en la Cámara de Diputados el 14 de junio y la inmediatez de la segunda instancia en la Cámara de Senadores el 8 de agosto próximo”.

En cuanto al tipo de violencia, en 46 de los casos las víctimas sufrieron violencia verbal en forma de amenazas, insultos y acoso, las cuales van desde amenazas de muerte y violación hasta palabras como “puta, abortera y lesbiana” como supuestos descalificativos. Los cuatro casos registrados de violencia física fueron durante los ataques posteriores al Encuentro de Mujeres en Resistencia. “En otros casos repetidamente han arrojado agua con pimienta y gas pimienta a las víctimas”, señalaron. Otros nueve casos fueron de persecución en la vía pública, “una de las mismas ha manifestado haber sido víctima de dos exorcismos por parte de personas religiosas”. Completan la lista, ocho casos de censura en establecimientos educativos y de trabajo, y otros siete casos de violencia simbólica por parte de docentes y personas individuales.

Otro dato preocupante es que más del 62% de los ataques fueron hechos en la vía pública, mientras que el segundo lugar lo ocupan los establecimientos educativos. Las redes sociales, trabajo y familias tienen un porcentaje menor.

El informe se completa con un panorama de intolerancia con respecto a otros factores, ya que el 72% de los ataques fueron de un individuo o bien un grupo mixto y en la mayoría de los casos las personas que fueron víctimas no recibió ningún tipo de ayuda.

La encuesta continúa abierta y se puede acceder a ella desde las redes sociales del Observatorio.

 

ATAQUES DE ODIO

 

El Observatorio catalogó estos ataques según el concepto de la autora María Mercedes Gómez que define a los ataques de odio como “(...) una conducta violenta motivada por el prejuicio, y su producción y reproducción parecen propias de las sociedades humanas a lo largo de la historia”. Los crímenes de odio se producen a fin de mantener un orden de dominación histórica. El ataque violento puede ser dinamizado por las diferencias de género, raza, clase, ideología, sexualidad u origen de la víctima. En los casos relevados es fácilmente reconocible que el elemento dinamizador de los hechos de violencia es la diferencia ideológica entre las víctimas y las personas victimarias; además de ello, la diferencia genérica entre ambas partes ha agravado los hechos, ya que muchos ataques han sido protagonizados por varones. En este caso además, estos crímenes de odio deben ser vistos a la luz de un fenómeno más amplio, el cual es la violencia patriarcal. Este tipo de violencia busca conservar las relaciones de dominación jerárquica entre los géneros mediante el mandato de la maternidad obligatoria y la invisibilización y el silenciamiento de las otras elecciones de proyectos de vida por fuera de la maternidad para las personas con capacidad de gestar. Condenando, de esta forma, a la ilegalidad y la muerte si deciden no proseguir con el embarazo.

 

 

JUSTIFICACIÓN

DEL INFORME

 

 En el documento, el equipo argumenta las razones por las cuales se realizó este trabajo: “el presente informe tiene como fin visibilizar los hechos de violencia explícita sufridos por las personas que se han manifestado recientemente en favor de la legalización del aborto

(mediante el uso del pañuelo verde característico, o bien por la expresión de su apoyo a la

Campaña Nacional por el Aborto Legal, Seguro y Gratuito), en la región del Nordeste

Argentino durante el último año”.

“El relevamiento de la información fue realizado a partir de encuestas virtuales a personas individuales las cuales fueron víctimas o testigues de los hechos de violencia en las provincias de Chaco, Corrientes, Formosa y Misiones”, indicaron en el informe.

EDICIÓN IMPRESA