21/12/2017 DERECHOS HUMANOS
ALEGATOS

Causa Sebastiani: la querella pidió 8 años de prisión

La fiscalía solicitó la mitad de esa cifra y desde la defensa pretenden una condena a tres años (lo que implicaría el cumplimiento en suspenso de la pena). Se espera que se dicte sentencia en los primeros días de febrero de 2018. En el juicio oral se juzga la paliza y amenazas de muerte por parte del empresario automotor Raúl Sebastiani contra su ex pareja Eliana Tapia.

img Pasaron poco más de dos años de los hechos que ocasionaron el presente juicio, cuando restan dos meses para el primer aniversario de la sentencia “fallida” a tres años/ Jorge Flores eldiariodelaregiónCAUSA SEBASTIANI

Este miércoles se realizaron los alegatos en la causa que tiene como imputado a Raúl Sebastiani por violencia de género contra su ex pareja Eliana Tapia, con el pedido de pena del querellante Roberto Sotelo por 8 años de prisión, y de la fiscal Dolly Fernández por 4. Por su parte el defensor Marcelino Leiva propuso 3 años de prisión en suspenso. Ahora tan sólo resta que el tribunal que integran los magistrados Víctor del Río, Ernesto Azcona y Gloria Zalazar fijen la fecha de la sentencia, para lo cual rige el plazo de quince días hábiles, luego de la feria judicial, de enero, por lo que se espera el fallo en los primeros días de febrero.

 Cabe recordar que pasaron poco más de dos años de los hechos que ocasionaron el presente juicio, cuando restan dos meses para el primer aniversario de la sentencia “fallida” a tres años de prisión en suspenso dictada por la jueza Lidia Lezcano de Urturi, el 13 de febrero de 2017. Cabe recordar que  raíz de las serias deficiencias del fallo de Lezcano de Urturi, se desencadenó en paralelo, por un lado un repudio generalizado de buena parte de la sociedad y un recurso de apelación de la querella, que fue contestado en modo afirmativo por el Superior Tribunal de Justicia. Así, a principios de septiembre se resolvió el apartamiento de la jueza Lezcano de Urturi y el dictado de una nueva sentencia en el juicio por violencia de género contra el empresario Raúl Sebastiani. Otra cuestión que fue dejada sin efecto por el STJ fue el tratamiento psicológico que fuera ordenado por Urturi a Eliana Tapia.

ALEGATOS

Ayer la jornada se desarrolló con cierta tranquilidad, luego de que el martes la audiencia tuviese como eje la presentación por Leiva, que presentó un recurso de nulidad por supuestos “vicios” e “incompetencias” a ciertos artículos del Código Procesal Penal, como el 35 bis que regula las salas unipersonales o el 67, de trámite de recusación. Contestadas estas cuestiones con el rechazo total de cada uno de los pedidos de nulidad, se avanzó en la presentación de los respectivos alegatos, antes de lo cual, como rige de ordinario, Sebastiani ejerció el derecho que lo asiste a manifestarse ante el tribunal, pero se limitó a informar sus datos personales de rigor, no sin cierto nerviosismo.

Ya en el marco de los alegatos, desde la Fiscalía remarcaron informes psiquiátricos que señalan el carácter violento del imputado y precisaron que la solicitud de 4 años de prisión, implica un cumplimiento efectivo. En relación con ello, desde la defensa acercaron una curiosa argumentación según la cual la pena en suspenso se justificaría en tanto es necesaria para habilitar la posibilidad de reinserción de Sebastiani, que estaría sometiéndose a un tratamiento psiquiátrico. Desde la querella, expusieron en términos similares a la presentación original, con el pedido de 8 años de prisión, oportunidad en la cual Sotelo destacó el relato coherente y sólido de la víctima, que demostró la responsabilidad penal del imputado.

EL ATAQUE

El episodio de violencia que originó este juicio ocurrió en agosto de 2015, cuando Eliana Tapia fue víctima de sorprendió a Sebastiani con otra mujer en el departamento del imputado. Sobrevino una escena de reproches, una discusión, y luego un ataque por parte de Sebastiani, con una paliza feroz y gravísimos abusos que incluyeron la privación de la libertad de la joven, que intentó escapar pero fue reducida en reiteradas ocasiones, y amenazas de muerte con un arma de fuego;  “Me decía que me iba a matar y me gatillaba” relató Tapia en su declaración ante el tribunal en 2016. Presa del terror y de la confusión, todavía en shock, demoró dos días en hacer la denuncia. Tanto la caratula como el modo en el que fue asistida la víctima en sede policial luego del hecho (fue examinada por un agente masculino, que ni siquiera era médico y no se hizo efectivo el protocolo vigente para casos de violencia contra el género y abusos de este tipo), fueron objeto de críticas por parte de la familia de Eliana y organizaciones de DD. HH.

 

 

Pasaron poco más de dos años de los hechos que ocasionaron el presente juicio, cuando restan dos meses para el primer aniversario de la sentencia “fallida” a tres años/ Jorge Flores eldiariodelaregiónCAUSA SEBASTIANI

 

 

 

 

 

 

EDICIÓN IMPRESA