05/02/2018 DEPORTES
SUPERLIGA

San Lorenzo y Boca animaron una igualdad calentísima

BUENOS AIRES. Caliente. Calentísimo. Una final, así se jugó. Polémica pura y más en el cierre, cuando Rojas fue mal expulsado y San Lorenzo jugó el final con nueve.

img Los jugadores de San Lorenzo y Boca, discutiendo salvo Belluschi y Tévez.

Ni así Boca pudo ganar en el Gasómetro, después de más de un tiempo con uno más en cancha y jugando unos minutos con dos. Por eso el aplauso de la gente del Ciclón, más allá de la calentura por algunos fallos y de que el líder sigue a seis puntos.

Convirtió Botta y pareció que la paternidad se venía encima. Y, al toque de la lesión de Pablo Pérez y el ingreso de Bou, el empate de Tévez, de cabeza, volvió a poner a Boca en partido, le dio el ánimo para empezar a manejar la pelota y buscar. Fue de ida y vuelta, con espacios, con llegadas en las dos áreas, con promesa de gol. Hasta que otra falta infantil de Quignón en la mitad de cancha (primero a Tévez, luego a Bou) dejó a San Lorenzo con diez de cara al segundo tiempo: a pedir de Boca, más allá de que el 1-1 le servía.

Pero, a Boca le faltó fuego en complemento. Lo buscó, aunque siempre tratando de cuidar su arco, sin quemar las naves. No tuvo esa actitud de ir al frente y tratar de dar un zarpazo en el torneo. Buscó sin cambiar el ritmo, con Tévez tirándose atrás y no hizo valer el 11 contra 10.

Tuvo alguna chance, sí, como una perlita de Tévez y un cabezazo de Nández, que dio en el palo. Pero, no le encontró la vuelta a un Ciclón bien parado, que esperó el milagro de contra. Y, menos con los córners, sumando 15 a lo largo del partido, aunque sin poder sacar diferencia.

El clásico estuvo caliente por lo que se jugaba y porque tenía el ingrediente de Buffarini (muy insultado) y Más en cancha; pero, explotó con la roja equivocada de Trucco. Y, con todo San Lorenzo jugando bajo protesta, Boca tuvo casi 10’ para dar el golpe contra nueve: no generó chances y hasta zafó en el descuento en un derechazo de Paulo Díaz.

El 1-1 deja en carrera a San Lorenzo, que se llevó un punto jugando en desventaja. Boca está arriba, no perdió, pero dejó de pie al segundo cuando tuvo la chance de noquearlo.

 

LAUTARO MUNDIAL

Ante los ojos del técnico de ña Selección argentina, Jorge Sampaoli, Lautaro Martínez tuvo su noche perfecta: anotó tres goles, le hicieron el penal que convirtió Licha López y los hinchas lo pidieron para que vista la celeste y blanca.

Huracán, por su parte, mostró un nivel muy bajo y perdió la posibilidad de meterse en zona de Libertadores. Además, por el 4-0 en contra le costará bastante levantarse anímicamente.

 

 

 

EDICIÓN IMPRESA