10/12/2017 DEPORTES

River despidió el año 2017 con una sonrisa y otra copa

El Millonario venció 2 a 1 a Atlético Tucumán y se coronó bicampeón del certamen.

img

MENDOZA. River se coronó en la noche del sábado campeón de la Copa Argentina tras vencer a Atlético Tucumán, en el estadio Malvinas Argentinas, por 2 a 1. A pesar de algunos errores, volvió a jugar en buena forma y se llevó merecidamente el trofeo.

De esta forma, el equipo de Marcelo Gallardo despidió el año con sonrisa. El Millonario se impuso con tantos de Ignacio Scocco (10’PT) e Ignacio Fernández (3’ST) y concretó la defensa del título; los tucumanos, descontaron con un gol de José “Pulga” Rodríguez (12’PT) y jugaron así su primera copa nacional.

Después de una sucesión de duros golpes: River defendió con éxito el título de la Copa Argentina. La multitud millonaria festejó lo que ya es una costumbre en el ciclo de Marcelo Gallardo: desde 2014, siempre celebra al menos un trofeo. En esta ocasión, la conquista de esta copa disimula los sinsabores por la dura eliminación de la Libertadores ante Lanús -era el gran objetivo del año- y la caída en el último superclásico con Boca.

River y Atlético Tucumán no se dieron tregua en los primeros pasajes de la final. Abrió la cuenta Ignacio Scocco a los 10’ de juego, y 2’ después empató la Pulga Rodríguez. Sin embargo, Ignacio Fernández clavó un zurdazo que volvió a poner en ventaja al conjunto millonario a los 3’ de la segunda etapa.

En el primer tiempo, el equipo tucumano fue más peligroso en las inmediaciones del área rival, pero no logró revertir el marcador. El conjunto de Gallardo, en tanto, se quedó en insinuaciones después de la apertura de Scocco, aunque el desarrollo global en los primeros 45’ fue intenso y entretenido.

Pero, todo cambió en el segundo tiempo, con ese gol a los 3’ de Ignacio Fernández, que se redime de sus expulsiones en dos partidos clave: el partido de vuelta de las semifinales de la Libertadores ante Lanús, y el superclásico frente a Boca, ambos perdidos.

River fue llevando el trámite del encuentro hasta el cierre y volvió a festejar. Y, la hinchada, una vez más como en los últimos cuatro años, le rindió tributo a su técnico al grito de "Muñeeeco, Muñeeeco".

El resultado final significó una alegría enorme para River, y no es para menos. En un semestre parco, logró cerrar el año gritando campeón, en un trofeo que además tiene un gran sabor a desahogo. 

EDICIÓN IMPRESA