28/09/2018 DERECHOS HUMANOS
“A CARLITOS LO RECUPERAMOS”

Restituyeron los restos de Carlos Tereszecuk

Familiares del militante misionero y una de las víctimas de la Masacre de Margarita Belén, recibieron sus restos en la Juzgado Federal Nº 1 de Corrientes. Tras la entrega, realizaron una intervención en el río Paraná.

img Al grito de “Carlos Tereszecuk, presente. 30 compañeras y compañeros detenidos y desaparecidos, presentes ahora y siempre”, recibieron los restos del militante desaparecido. Gentileza

El Juzgado Federal N° 1 de Corrientes restituyó ayer los restos de Carlos Tereszecuk a su familia. La entrega estuvo encabezada por el juez Carlos Soto Dávila y el fiscal Flavio Ferriniste. Acompañaron funcionarios de la Secretaría de Derechos Humanos de Chaco, la asociación civil “Espacio de Memoria Ex RI9” y a la agrupación HIJOS de Corrientes.

El militante de Posadas, Misiones y una de las víctimas de la Masacre de Margarita Belén, fue detenido y desparecido durante la dictadura cívico-militar de 1976. Sus restos, que habían sido ocultados por el terrorismo de Estado en Empedrado, fue identificado por el Equipo Argentino de Antropología Forense (EEAF) a principios de septiembre.

Tras la entrega formal, familiares, amigos, exdetenidos e integrantes de las agrupaciones arrojaron al río Paraná 66 flores al río Paraná en recuerdo de la edad que actualmente tendría Tereszecuk. “A Carlitos, lo recuperamos”, celebró emocionado Carlos Raúl Aranda, o más conocido como “Ratón”, quien estuvo detenido junto al misionero en la Brigada

Aranda se refirió la singularidad de “sentir dolor y alegría al mismo tiempo” y aseguró: “Una vez más podemos decir que triunfamos sobre la muerte. Es un verdadero triunfo para todos los que lo queríamos y para las causas populares”.

Los familiares de Tereszecuk contaron que ahora se reunirán en Posadas para conseguir un espacio donde depositar sus restos en las tierras donde nació.

 

IDENTIFICACIÓN

La identificación de Tereszecuk forma parte de un proceso iniciado en 2005 en una causa de la Justicia Federal de Corrientes por desaparición forzada de personas durante la última dictadura cívico-militar, con pesquisas en Corrientes, sobre la orilla del Paraná y zonas adyacentes como Empedrado. Esta la línea investigativa río Paraná cobró fuerza luego de la identificación por parte del EAAF de los cuerpos de Rómulo Artieda, detenido en el Centro Clandestino ex Regimiento Nº 9 de Corrientes, y de Julio Bocha Pereyra, asesinado en la Masacre Margarita Belén en Chaco; y que fueran arrojados a las aguas del Paraná.

La actividad desplegada en Empedrado es el resultado de un trabajo articulado inédito, entre los estudiantes del Instituto de Ciencias Criminalísticas y Criminología de la Universidad Nacional del Nordeste (UNNE), la Fiscalía Federal de Corrientes y la Comisión Provincial de DD. HH. de Corrientes.

En Chaco, se realizaron trabajos de relevamiento en un campo situado a la vera del arroyo Guaycurú, en cercanías de donde se perpetrara la Masacre de Margarita Belén y en el cementerio San Francisco Solano.

 

LA LÍNEA RÍO PARANÁ

Tereszecuck se trasladó a Resistencia huyendo de la represión y fue visto por última vez en una fecha cercana a al fusilamiento clandestino del 13 de diciembre de 1976 conocido como Masacre de Margarita Belén. El exdetenido Carlos Aranda afirmó durante su testimonio en las Causas Masacre y “Caballero” haber compartido cautiverio en la Jefatura de Policía de Chaco y que el misionero estaba muy golpeado luego de haber sido sometido a feroces sesiones de tortura por la patota parapolicial de Thomas, Meza, Manader y compañía.

Respecto de los otros militantes identificados con anterioridad, el correntino Artieda, y el del formoseño “Bocha” Pereira, el primero fue identificado por el EAAF en agosto de 2007, y Pereira en noviembre de 2014. Sus restos fueron recogidos del río Paraná a la altura de Empedrado por lugareños y enterrados como NN en el cementerio de la localidad. La identificación de Tereszecuck viene a sumar un nuevo indicio que reafirma de modo contundente la sistemática de desaparición de víctimas del terrorismo de Estado arrojando sus cadáveres al río. En ese sentido, cabe recordar que en Causa Regimiento 9, de Corrientes, el exmédico de la Policía de Corrientes, en la localidad de Empedrado, Otto Manzolillo, recordó que entre los años 76 y 77, aparecieron flotando en el río Paraná cuerpos con el abdomen abierto “desde la pelvis hasta el pecho”, jóvenes, con las yemas cortadas.

 

DESAPARICIONES

Entre los desaparecidos vinculados con Chaco se encuentran entre otros Fernando Piérola, Roberto Yedro, Reynaldo Zapata Soñez, Eduardo Fernández, Delicia González, Raúl Caire (fusilados en la masacre de Margarita Belén). También, se busca el destino final personas desaparecidas en el Centro Clandestino de la Brigada de Investigaciones como son los militantes del PRT: Sara Fulvia Ayala, Pedro Morel, Enzo Lauroni, Abel Arce, Mónica Judith Almirón y también detenidos desaparecidos de Ligas Agrarias como Carlos Héctor Orianky, Secundino Vallejos Rogelio Vocouber, Luis Fleitas y Armando Molina.

En la reciente causa Caballero II, los policías y militares condenados lo fueron por torturas, violaciones y la desaparición de Sara Fulvia Ayala, Pedro Morel. Asimismo, en 2013, la Justicia Federal condenó a Raúl Tozzo a 24 años de prisión por las seis desapariciones entre las que figuran el caso de Tereszecuck y el de Pereira.

                               

 

EDICIÓN IMPRESA