17/10/2018 DERECHOS HUMANOS

Restituyen los restos de un desaparecido

Se trata de Pantaleón "Panta" Romero, militante de las Ligas Agrarias Correntinas, desaparecido en marzo de 1977. Desde el Registro Único de la Verdad, dependiente de la Comisión Provincial por la Memoria de la Provincia de Chaco, difundieron su adhesión: “Es una forma de cerrar una etapa para los familiares y compañeros de ‘Don Panta’, permitiéndoles hacer el duelo que les negaron por tanto tiempo para seguir avanzando en el proceso de Memoria, Verdad y Justicia”.

img

En el Día de la Lealtad, Don “Panta” Romero, militante de Ligas Agrarias de Corrientes, vuelve con los suyos, luego de permanecer desaparecido desde marzo de 1977, producto del terrorismo de Estado ejercido por la última dictadura cívico militar.

La entrega de los restos a sus familiares se realizará este miércoles  17 , en el Juzgado Federal de Goya. Don Pantaleón Romero fue un productor tabacalero y dirigente de las Ligas Agrarias, secuestrado por las fuerzas represivas de la Dictadura Cívico Militar de su casa en Paraje Palmitas, Perugorria, en la madrugada del 17 de marzo de 1977, y sus familiares nunca pudieron saber de su paradero.

Esa misma noche, se llevaron también a Antonio "Tonito" Olivo, quien permanece desaparecido. Los restos de Romero permanecieron enterrados como NN en el Cementerio de Mercedes hasta que recientemente fueron identificados por el Equipo Argentino de Antropologia Forense (EAAF).

Cabe recordar que, en la actualidad, se halla en pleno proceso, con proximidad a su elevación a juicio oral, la investigación de operativos de secuestro, torturas y exterminio contra varios referentes liguistas de Chaco. En este proceso, figuran como imputados el exteniente coronel del Ejército, José Tadeo Betolli; el agente de la Policía Miguel Antonio González; sus pares Carlos Chávez y Alcides Sanfenraiter, junto al excomisario José Francisco Rodríguez Valiente y el comisario general Eduardo Wischnivetzky. Todos ellos acusados de torturas, vejaciones y homicidio agravado.

El Registro Único de la Verdad (RUV), dependiente de la Comisión Provincial por la Memoria de la Provincia de Chaco, difundió su adhesión al acto de restitución de los restos de Don Pantaleón "Panta" Romero.

“Entendemos que esta restitución será una forma de cerrar una etapa para los familiares y compañeros de ‘Don Panta’, permitiéndoles hacer el duelo que les negaron por tanto tiempo, pero a la vez es una forma de renovar fuerzas y compromiso en la búsqueda de miles de compañeros cuyo destino final aún desconocemos. Las Ligas Agrarias y el interior de nuestras provincias fueron sectores especialmente castigados por la dictadura, ya que a su entender el pobre no tenía derecho a organizarse y reclamar por lo que le correspondía”, señalaron desde el RUV y añadieron: “Esta es la historia común que nos une y que hoy más que nunca, en el contexto adverso que estamos viviendo, debemos dar a conocer y reivindicar para seguir avanzando en el proceso de Memoria, Verdad y Justicia”.

Don Pantaleón Romero, productor tabacalero y dirigente de las Ligas Agrarias, fue secuestrado por las fuerzas represivas de la Dictadura Cívico Militar de su casa en Paraje Palmitas, Perugorria, en la madrugada del 17 de marzo de 1977, y sus familiares nunca pudieron saber de su paradero. Esa misma noche se llevaron también a Antonio "Tonito" Olivo, que permanece desaparecido. Sus restos permanecieron enterrados como NN en el Cementerio de Mercedes hasta que recientemente fueron identificados por el EAAF (Equipo Argentino de Antropologia Forense).

Desde Memoria Derechos Humanos y Solidaridad, de Goya, saludaron la restitución y afirmaron que “Este nuevo hallazgo y restitución es un triunfo más de la búsqueda de MEMORIA VERDAD Y JUSTICIA que pone blanco sobre negro el nefasto accionar de la Dictadura que creó la figura del desaparecido, para ocultar los crímenes de lesa humanidad, aterrorizar a la población y acallar a las víctimas, familiares y su entorno social” .

LIGAS AGRARIAS

Las Ligas Agrarias nuclearon a los pequeños productores rurales del interior provincial que se organizaron durante los sesenta y setenta para hacerle frente a la especulación con el precio del algodón por parte de los grandes monopolios como la multinacional Bunge y Born. Muchos de sus integrantes fueron “barridos” del mapa en sendos operativos del Ejército y Policía, con cientos de militantes de base secuestrados, sometidos a torturas y vejámenes y encarcelados. Pese a todo, fueron los más afortunados; prácticamente la totalidad de los dirigentes de la organización fueron desaparecidos, o bien emboscados y asesinados y el crimen simulado en supuestos “enfrentamientos” simulados, en emboscadas y fusilamientos clandestinos, al modo de la Masacre de Margarita Belén.

EDICIÓN IMPRESA