20/10/2018 DERECHOS HUMANOS
QUINTA MARCHA NACIONAL

Resistencia salió a la calle por el derecho a la Salud Mental

Con actividades durante toda la jornada, organizaciones sociales y políticas, trabajadores y referentes de la temática, estudiantes, y colectivos de usuarios, le pusieron el cuerpo a la quinta manifestación nacional de repudio al desfinanciamiento en el sector bajo la consigna “La salud mental está en las calles”. Se realizó una marcha alrededor de la plaza 25 de Mayo por la mañana, y un encuentro cultural por la tarde en la plaza 9 de Julio.

img

Contra la exclusión y el encierro, contra los prejuicios y la discriminación, en defensa de los derechos humanos y el nuevo paradigma que implica la correcta aplicación de la ley N° 26657, en peligro ante los embates del neoliberalismo macrista que busca desfinanciar el sector y desmantelar los equipos encargados de hacerla efectiva, Resistencia “sacó” a la salud mental a las calles, con una marcha por el microcentro, por la mañana, y un encuentro cultural por la tarde, en el marco de la movida nacional en su quinta edición.

Por la mañana la actividad comenzó en la vereda de la Casa por la Memoria, pasadas las 9.30, con concentración de adherentes, la música de Anto Ramírez (hip hop), Franco Lavia y Coqui Ortiz y por último la lectura de un documento con los ejes del reclamo y las reivindicaciones centrales luego de lo cual se realizó la recorrida alrededor de la plaza 25 de Mayo.

En el documento se advirtió: “El Gobierno macrista está intentando implementar la falsamente denominada Cobertura Universal de Salud (CUS) junto a la Agencia Nacional de Evaluación de Tecnologías de Salud (AGNET): un sistema impuesto por el Banco Mundial que consiste en recortar y reasignar el presupuesto del sistema de salud pública al sector privado, proveyendo una “canasta básica” de servicios de forma gratuita y dejando por fuera toda una serie de prácticas sanitarias que la población deberá pagar. Quieren hacer de la Salud un privilegio al cual podrán acceder solamente aquellos que puedan solventarlo”.

En ese sentido, se remarcó: “Eliminar el Ministerio de Salud implica ni más ni menos que degradar la salud, constituyendo un ataque directo a nuestro sistema público y a los derechos de todas y todos. Esta brutal transferencia de recursos de los sectores populares a los capitales concentrados ha provocado el aumento de la desigualdad, la pobreza, la desocupación y precarización laboral”.

Por ello señalaron: “Nos encontramos acá porque creemos que la salida es colectiva, plural y transversal. Logramos consolidarnos como movimiento social desde el protagonismo de usuarixs, trabajadorxs, estudiantxs y organizaciones vinculadas al campo de la salud mental. Muy lejos quedan las metas de desmanicomialización para el 2020 y de la construcción de un sistema comunitario y de programas integrales de inclusión social, laboral y cultural”.

Por la tarde, las actividades se trasladaron a la plaza 9 de Julio con el encuentro cultural “Patas Arriba”, en el cual colectivos de artistas, profesionales y trabajadores así como  usuarios de salud mental y familiares  compartieron la tarde con la realización de un recital de la orquesta Municipal, y muestras de pinturas y dibujos, y una ronda de lectura.

LEY DE SALUD MENTAL

En contacto con elDIARIO de la Región, la licenciada Ana María Delgado, presidenta de la Federación de Psicólogos de la República Argentina y del Colegio de psicólogos de Chaco afirmó: “Acompañamos esta quinta marcha porque sabemos que tenemos colegas que han quedado fuera del sistema, no pueden ofrecer su trabajo como lo venían haciendo y para lo que se formaron. Por otro lado sabemos que la comunidad está necesitando estos servicios, en hospitales y centros de salud pero también en cualquier instancia social, en la escuela, el barrio, etcétera”.

Consultada respecto del amplio campo de la demanda en la materia, ante una coyuntura de crisis económica y social que la agrava y la vuelve aún más necesaria, Delgado subrayó: “Las consultas tienen diversos temas, y lo que hemos notado es que en los últimos tiempos la gente consulta por padecimientos por fuera de una ‘enfermedad mental’. Las consultas pueden ser por una situación crítica familiar, que impacta al interior del grupo, y una situación crítica social también lo hace. Un problema al nivel del trabajo tendrá un impacto familiar, y justamente la salud mental viene a conformar un dispositivo para que no se rompa esa red social para estos distintos niveles de padecimientos. Lo que queremos con esta marcha es visibilizar en la comunidad que estamos alertas y que vamos a defender la Ley de Salud Mental y su implementación en Municipio, Provincia y Nación”.  

Cabe recordar que la Ley Nacional de Salud Mental N° 26657 fue sancionada en 2010,  resultado de un arduo trabajo de años por parte de familiares y usuarios, profesionales de salud mental y organismos de derechos humanos, en el marco de la aprobación de otras leyes similares como la Ley de Servicios Audiovisuales y la Ley de Matrimonio Igualitario. Establece que la salud mental es un problema pluricausal y que su abordaje necesita una mirada integral, interdisciplinaria e intersectorial, priorizando la atención primaria, igualitaria y en Comunidad.

NO SÓLO “COSA

DE LOCOS”

Por su parte, Carolina Fule, de la Red Entre Líneas sostuvo: “El lema es la Salud Mental está en la calles porque refleja que se trata de un derecho de todos y todas, y lamentablemente las razones para este tipo de reclamos se suman día a día. Hoy tenemos como eje fundamental el desguace del Ministerio de Salud Pública degradado a Secretaría, ello implica por ejemplo que entre otras cuestiones, en lo atinente a la Salud Mental el Ministerio era el órgano de aplicación de la Ley de Salud Mental y esta situación determina que la Ley quede como una letra muerta”.

Fule destacó asimismo que esto implica: “Por ejemplo, la premisa de un 2020 sin manicomios queda cada vez más lejos, también traslada a las provincias y municipios toda la responsabilidad de la atención. Por eso reclamamos la federalización de la política sanitaria y en el orden provincial el acompañamiento, la situación es gravísima con despidos y desfinanciamiento. Y parece una obviedad pero cuando hablamos de Salud Mental hablamos de los derechos fundamentales de las personas, no es solamente “cosa de locos”, se trata de violencia de género, de violencia institucional, atención a la niñez, a adultos mayores, pueblos originarios, etcétera”. 

 

EDICIÓN IMPRESA