19/11/2017 LA CIUDAD

Resistencia avanza con el plan de gestión de residuos

La estrategia tiene un plan de ejecución de dos años y un presupuesto anual de $ 1.000 millones. Contempla la instalación de islas ecológicas, centros de concentración de logística, y una planta de selección y reacondicionamiento, entre otras medidas.

img

El jefe comunal, Jorge Capitanich, concretó la presentación del Plan de Gestión Integral de Residuos Sólidos Urbanos (Girsu) de Resistencia. Lo hizo ante el Ministerio de Planificación, Ambiente e Innovación Tecnológica de la provincia, en el marco del cumplimiento de la ley N° 7034 y continuando con las acciones en materia de gestión de residuos, según indicaron desde la Municipalidad.

El plan que presentaron contiene los estudios de base, el diagnóstico y las acciones que se van implementar en la ciudad, a fin de lograr una gestión sustentable y sostenible en materia ambiental.

El plan tiene en cuenta todas y cada una de las etapas que involucran a los residuos sólidos en jurisdicción de la ciudad. El proyecto abarca desde la etapa de generación de residuos, orientado a la reducción en origen; la recolección y el transporte desde el sitio de generación, hasta el pos-tratamiento y la disposición final.

El plazo de ejecución previsto es de 24 meses e implica un presupuesto de $ 1.000 millones anuales. Esta suma comprende gastos en materia de personal, insumos, equipamiento y ejecución de planes y programas especiales.

La presentación implica un importante avance en la sistematización de las acciones que implementan en materia de gestión ambiental, complementando el Plan de Gestión Provincial y el proyecto de Centro de Tratamiento y Disposición Final de Residuos municipal, que fue aprobado por una audiencia pública el 11 de octubre.

 

DETALLES DE

LA PROPUESTA

La nueva metodología propuesta por el Municipio – presentada en la Audiencia Pública – contempla la implementación de 90 a 100 islas ecológicas en distintos puntos de la ciudad de fácil accesibilidad para la disposición diferencial voluntaria de los vecinos. Estos residuos sólidos urbanos (RSU) serían trasladados por camiones a una Estación de Transferencia (ET), que se instalaría entre la calle Ushuaia y la avenida Mac Lean, facilitando la logística de traslado de los mismos para permitir la eficiencia de los recorridos y los tiempos, evitando largas distancias que generan altos costos.

Posteriormente, los RSU compactados pasarían Planta de Selección y Reacondicionamiento (PSyA), donde se llevaría adelante un proceso eficiente de los residuos que combinaría trabajadores con la utilización de cintas seleccionadoras. A su vez, esto permitirá la formalización de trabajadores marginales que tendrán condiciones de salubridad acordes a lo que establecen las normativas vigentes.

El proceso de disposición final se llevaría adelante en una planta de enfardado, para luego proceder con un enterramiento controlado, utilizando tecnología de última generación ambientalmente sustentable. Con este esquema, el Municipio busca no solo achicar el gasto económico de logística que se realiza actualmente, sino también fomentar la selección de RSU y reducir el arrojo de residuos en la vía pública con la implementación de las islas ecológicas. Además, con el Centro de Transferencia se pretende brindar un lugar controlado y cercano para que recolectores informales (carreros) hagan la disposición y no arrojen los residuos en la vía pública.

 

EDICIÓN IMPRESA