05/07/2018 DERECHOS HUMANOS
ABUSO SEXUAL CONTRA NIÑOS, NIÑAS Y ADOLESCENTES

Repudiaron participaciones por el fallecimiento de Pacce

Daniel Pacce falleció el lunes, sin haberse logrado siquiera que comparezca ante sede judicial para responder a la denuncia en su contra por abuso sexual a Rosalía Alvarado y María Belén, cuando ambas eran niñas, presentada hace dos años. Las sobrevivientes junto organizaciones sociales y particulares criticaron de condolencias de integrantes del Estado: “Aprendan a separar sus relaciones de amistad de las funciones por las que el pueblo los demanda y exige”, manifestaron.

img El miércoles, tendrá lugar una audiencia para reclamar por la no prescripción de la causa y que se avance en el juzgamiento de la otra denunciada, Noemí Alvarado/ GENTILEZA

Tal y como informó este matutino en su portal web el lunes, se produjo el fallecimiento de Daniel Pacce, denunciado junto a su esposa Noemi Alvarado, por abuso sexual a Rosalía Alvarado y Belén Duet, cuando ambas eran niñas. El deceso de Pacce ocurrió en el marco de las marchas y contramarchas judiciales en el caso, que viene atravesando sendos obstáculos para su realización. El último de ellos ocurrió la semana pasada, con la postergación de la audiencia en la que las sobrevientes presentarían al juez de garantías Horacio Sandoval su pedido de cese de archivo de la causa.

De modo intempestivo, la instancia se pospuso al miércoles en lo que fue una nueva dilación, a dos años de haberse presentado la denuncia al matrimonio. Así las cosas, otra vez, como ocurrió con varios de los jerarcas del genocidio fallecidos o que han superado la edad de 70 años, la “impunidad biológica” viene a socorrer a imputados en crímenes aberrantes sobre la base del paso del tiempo y una Justicia demasiado lenta. Con todo, huelga decir que Pacce “zafó” de la Justicia pero no del escarnio y la condena social.

En contacto con elDIARIO de la Región, desde el entorno de las sobrevivientes, declararon: “La lucha sigue porque Noemí Alvarado es una abusadora de niñas y niños, la verdad salió a la luz. Pacce no fue condenado por una justicia patriarcal pero sí socialmente. Será recordado como una persona nefasta, un exdiputado abusador. Y seguiremos adelante para exigir que la justicia investigue y condene estos delitos".

En ese sentido, el abogado querellante Paulo Pereyra sostuvo: “En relación a la muerte, de Pacce esperamos de todos modos la realización de la audiencia programada en el entendimiento de que lo que se archivó fue una investigación penal preparatoria , y lo pretendemos es justamente eso, desarchivar el proceso y que se investigue.Además,  independientemente del fallecimiento de uno de los denunciados, queda otra persona denunciada”, afirmó, en referencia a Noemí Alvarado, también denunciada por su rol protagónico en los ataques.

REPUDIOS

Conocida la muerte de Pacce, exfuncionario público durante la Gobernación de Florencio Tenev y diputado nacional por el justicialismo entre 1987-1991, se difundieron sendas participaciones que provocaron profundo malestar en Rosalía Alvarado, Belén Duet  y organizaciones sociales, políticas y colectivos de mujeres y de la diversidad: “El ministro de Gobierno, Martín Nievas; la presidenta de la Cámara de Diputados, Élida Cuesta, y el vicepresidente primero de la legislatura, Juan José Bergia, no tuvieron reparos en utilizar sus cargos para publicar avisos fúnebres aún a sabiendas de la causa iniciada por Rosalía y Belén contra Pacce y su mujer”, señalaron en un documento.

Además plantearon que "Pacce, que no sólo se encargó de robar la inocencia de varias niñes que frecuentában su casa con la participación activa de Noemí Alvarado su cónyugue, sino que además perseguía militantes de izquierda durante los años más oscuros de nuestra historia aliado a la Triple A; se murió sin haber recibido condena penal pero con una condena social que lo recordará siempre como un ser nefasto, perverso e hijo sano del patriarcado. Pacce fue y es el patriarcado, que somete nuestros cuerpos a las torturas más crueles". Finalizaron el documento con el siguiente llamado: “Sres/as funcionarios/as: usen sus cargos para defender la justicia y para colaborar con las víctimas de abuso sexual contra niños, niñas y adolescentes. Aprendan a separar sus relaciones de amistad de las funciones por las que el pueblo los demanda y exige, dejen de avalar a pedófilos desde un sillón. Sus mensajes hechos públicos denotan complicidad y condescendencia con los crímenes más aberrantes contra la infancia”.

 

 

 

 

 

EDICIÓN IMPRESA