15/10/2017 DERECHOS HUMANOS

Radialistas feministas, 10 años de transmisiones colectivas en primera persona

Mujeres comunicadoras le hacen frente a la hegemonía de los medios para contar con relatos propios lo que construye cada encuentro. Durante su paso por este espacio feminista, transmitido por radios comunitarias de todo el país, visibilizan además problemáticas y situaciones silenciadas por los poderes y en Chaco la desaparición de Maira Benítez copó los diales para pedir una vez más por su búsqueda y aparición con vida.

img

 

Con una carpa montada en un espacio verde la plaza central de Resistencia, alrededor de cientos de mesas y espacios feministas, las mujeres radialistas montaron su radio abierta para contar al XXXII Encuentro Nacional de Mujeres, como lo hacen desde 2008, en primera persona, con relatos propios y visibilizando problemáticas y situaciones silenciadas por el patriarcado en los medios de comunicación.

"Hace 10 años hacemos transmisiones colectivas con  compañeras  radialistas de distintas radios comunitarias del país, cansadas un poco de que los hegemónicos y grandes medios tomaran la palabra por nosotras para transmitir  lo que son los encuentros nacionales de mujeres y no vernos reflejadas ni identificadas con nada de lo que se dice sobre nosotras", contó Daniela de la Red Nosotros en el Mundo en una charla con elDIARIO de la Región, mientras de fondo sus compañeras entrevistan a Antonia Morán, madre de la joven Maira Benítez desparecida hace casi 10 meses y por la aún esperan que la Justicia Federal investigue un posible caso de trata.

El trabajo autegestionado y cooperativo es lo que las distingue de los grandes medios y lo que les permite abordar las diversas experiencias y expresiones de las mujeres y personas as mujeres y personas LGTTBIQ (lesbianas, gays, transexuales, transgénero, bisexuales, intersexuales y queer), para contar con una perspectiva de género y teniendo en cuenta la importancia que los feminismos deben tener en los medios para contribuir a la democratización en la sociedad de la información.

"No solamente nos importa la transmisión en vivo, a la que se enganchan radios comunitarias del país. Este no es nada más un espacio que transmite y lleva la bandera de lo que se construye en este espacio de comunicación feminista, sino que en realidad somos un montón de colectivos que estamos articuladas con radios comunitarias que por lo general se hacen eco de toda esta producción que las mujeres radialistas feministas de sus propias emisoras vienen hacer en los encuentros".

 

PRIMERO QUE

NADA, FEMINISTAS

"Primero que nada, somos feministas, o mujeres que venimos participando de los movimientos feministas organizadas en el país. Haciendo uso de las nuevas tecnologías y aprovechando lo que nos facilitan, decidimos empezar a hacer nuestras propias radios y transmitirla a todas aquellas personas que no podían llegar físicamente a los encuentros y hacerlo en primera persona", contó Daniela sobre cómo se conformó este espacio feminista de comunicación independiente.

Esa la "forma que, como parte activa de los encuentros", hallaron las comunicadoras para poder dar a conocer sus propios relatos e "invitar a muchas otras compañeras con otras voces mujeres trans y travestis para que también pudieran compartir ellas como las interpelan los encuentros, que por lo general no tiene nada  que ver con lo que el señor y la señora reciben en su casa a partir de lo que ve en un televisor o lee en un diario".

"Por suerte a medida de que ha ido pasando el tiempo, hay muchas compañeras que están bastante sensibilizadas y que están tienen la posibilidad incluso de tomar fuentes informativas de otras mujeres que participan en los encuentros y no de hacer lecturas e interpretaciones sin saber realmente las cosas que  se construyen acá dentro", celebró la comunicadora en cuanto a la importancia de compartir la información de forma comunitaria y libre.

 

MEMORIA HISTÓRICA

Embanderadas de su trabajo comunitario, otro de los logros resaltados por Daniela fue el archivo que confecciona desde su primer participación en este evento único en el mundo: "Tratamos, cuando nos permite la tecnología, de guardar, dejar registro y documentar todo y de hecho desde el primer encuentro que empezamos hacer la radio que fue en Neuquén en 2008, es que vamos  acopiando todas las voces que han pasado".

"Hay un registro de la memoria histórica de un recorte, ya que es nuestro registro, de los encuentros que hacemos a partir de las voces que circulan durante los dos días de radio que tratamos de montar", sostuvo. 

 

"UNA RADIO QUE NO ARRANCA ACÁ"

La construcción no sólo la hacen hacia afuera, las radialistas crecen juntas y sientan los cimientos de una red que traspasa fronteras y culturas.

"Venimos construyendo no solamente la historia de ir produciendo juntas este espacio lo que nos antecede sino que también empezamos a pensarla desde agosto más o menos, intercambiando emails, audios, pensando la producción, haciendo spots, el flayer de difusión, qué grilla vamos a tener, quién lleva los cables, las pilas, los afiches. Todo se va construyendo con el aporte de más de 30 compañeras, que generalmente la vamos sosteniendo, y durante esos meses previos al encuentro laburamos para poder llegar acá con el aporte de cada una de nosotras, que en definitiva es lo que desde los feminismos que habitamos intentamos promover".

Daniela, que expresa en su rostro el cansancio por tanto laburo y lo que aún se viene pero además una sonrisa imborrable al verse rodeada de compañeras, sostiene que "no hay expertas, aunque si las hay (risas), pero en realidad acá somos todas iguales". "Es un proceso de aprendizaje mutuo. Inclusive funciona como un taller entre nosotras, porque vamos aprendiendo de los recursos que cada una va acumulando en sus experiencias personales o en sus otras experiencias colectivas".

"Nos vamos potenciando entre todas, no nada más en la producción sino a la hora de construir este espacio que es un enorme esfuerzo pero con muchísimo amor y alegría, realmente lo disfrutamos y lo hacemos con placer, sabiendo que en algún momento te convertís en  una guardiana de esa memoria histórica, de que se conserve, de que esté".

EDICIÓN IMPRESA