21/10/2017 DERECHOS HUMANOS

Preocupación por la investigación sobre el ataque a las mujeres del Encuentro

A cinco días del ataque organizado a un grupo de mujeres que participaban del XXXII ENM, las implicadas denuncian incertidumbre y falta de compromiso con el proceso judicial de los hechos.

img

El lunes a la siesta, una patota de más de 100 personas organizadas atacaron violentamente a un grupo de mujeres que vinieron a participar del XXXII Encuentro Nacional de Mujeres Chaco 2017.

La jornada había terminado de forma exitosa y pacífica, cuando en esa siesta se convocaron en plaza 25 de Mayo personas “para proteger la ciudad de las feminazis”, como decía su cadena por WhatsApp y Facebook. Esta manifestación estaba encabezada por la exdiputada Cleia Ávila, el periodista José Viñuela y la asociación Vecinos Autoconvocados. Una vez terminada el hecho de terror, la Secretaría de Derechos Humanos recopiló los testimonios de todas las mujeres víctimas de los ataques.

Aparte de lo trascendido, pasaron desapercibidos hechos graves como la gran cantidad de personas que observó lo ocurrido de forma pasiva, la doble violencia que recibieron las mujeres que acudieron al hospital Perrando y fueron maltratadas por el personal de salud que “no las querían atender”, manifestaron; la no intromisión policial durante los ataques que muchas participantes denunciaron, e incluso el robo de un celular que podría dar pistas si la investigación siguiera su curso correspondiente.

Pero además, varias de las mujeres atacadas son de la ciudad, y fueron ella las que tomaron la posta el día martes para continuar con la denuncia penal en la Unidad de Atención a Víctimas y al Ciudadano.

Una de las integrantes de Comisión Organizadora que fue víctima de los hechos agresivos contó a elDIARIO de la Región, desde ese momento no se supo más nada de cómo se continúa y mucho menos de cómo los estamentos como Derechos Humanos o la Unidad de Delitos Informáticos, que habían tomado también denuncias, integrarían esos datos.

“Me preocupa que existan videos, fotografías, testimonios sueltos que nosotras tratamos de recopilar, pero que están a la vista del poder judicial, sin embargo nadie más que nosotras actúe”, declaró una de las damnificadas. “Toda la semana se utilizó lo que nos pasó partidariamente, les dio línea a un lado como al otro, sin embargo las que aún lloramos cuando pasamos por la plaza, las que tenemos miedo de que nos linchen por la calles, las que tenemos insomnio sólo por escuchar el motor de una moto somos nosotras”, agregó.

Según explicó la Comisión Organizadora, a partir de su comunicado muchas personas que fueron testigos de lo ocurrido dejaron fotos, testimonios y videos que ellas tratan de sistematizar. “La verdad es que en esta semana primero intentamos recuperarnos anímica y psicológicamente pero fuimos dándonos cuenta de cosas y recordando otras”, expresó. Entre lo que fueron recordando suena muy fuerte la no acción inmediata policial que estaba en el lugar. Varias de las que participaron acudieron a los efectivos de seguridad que les respondieron “que no podían hacer nada” o directamente las ignoraron.

Además, coincidieron en que los rumores y denuncias se agravan, y que hay ciertas agrupaciones sociales que confunden más de lo que aportan. “Nos han llegado rumores sobre policías de civil, la no actuación de la Fiscalía de turno, de empresarios y líderes religiosos que pagaron para hacer estas agresiones, punteros políticos que estaban ahí. Nosotras no sabemos, corrimos por nuestras vidas y hasta ahora tememos por nuestra integridad, no podemos hacer el trabajo de la Justicia, aunque tememos que esto quede en la nada”, concluyó y advirtió que hay muchas posibilidades que las fotos que circularon ayer sean falsas. “Una compañera tiene la ruta de su celular robado, ninguna pudo tomar una foto tan nítida ante el terror, si esas fotos son realmente del momento las tomó alguien que estaba con ellos o fuera de peligro, entonces, ¿cómo llegó hasta esas agrupaciones?”, preguntaron.

 

 

EDICIÓN IMPRESA