27/06/2018 DERECHOS HUMANOS

Pañuelos rojos contra el abuso en la infancia

Con el acompañamiento de organizaciones sociales y particulares, las sobrevivientes Rosalía Alvarado y Belén Duet acudieron a la Fiscalía N° 2. Allí, fueron notificadas de la suspensión de la audiencia, que estaba prevista para ayer y fue reprogramada para el 11 de julio. Solicitarán en la oportunidad la nulidad del archivo de su denuncia por abuso sexual en la infancia contra Daniel Pacce y su esposa Noemí Alvarado.

img Solicitan la ratificación de las pericias realizadas en la causa y que el matrimonio sea convocado a declarar y llevado a juicio oral.

“Gracias de corazón por el acompañamiento, es un abrazo que nos da fuerza para seguir, no somos solamente Rosalía y Belén, somos muchas y muchos los que pasamos por este horror y necesitamos que la Justicia nos escuche y que investigue esta verdad, que como siempre digo, nos brota del cuerpo y no tiene marcha atrás”; palabras de una emocionada Rosalía Alvarado, este martes en la vereda de la Fiscalía N° 2. Allí, fue formalmente notificada de la postergación de la audiencia en la que junto con María Belén Duet iban a solicitar la reapertura de la causa por abuso sexual en la infancia contra Daniel Pacce y su esposa Noemí Alvarado.

El reclamo justamente es por la ratificación de las pericias realizadas en la causa y que el matrimonio sea convocado a declarar y llevado a juicio oral, además de evitar el “cajoneo” de sus denuncias sin siquiera un dictamen por parte de la Justicia, como fue el archivo resuelto por Daniela Meiriño, por considerar prescripta toda posibilidad de acción por parte de las sobrevivientes. Pacce es un exfuncionario y diputado nacional por el justicialismo y su esposa, Noemí Alvarado, es tía por vía paterna de Rosalía. Cuando fueron atacadas por el matrimonio, a mediados de los 80, ambas eran niñas: Rosalía tenía seis años y Belén, tres.

En ese sentido, María Belén Duet señaló a elDIARIO de la Región: “La sensación que nos queda hoy es que la Justicia tiene cosas más importantes para atender y que somos un número, una cosa más en una lista de ‘trámites’, como nos dijeron. Pero no nos van a ganar por cansancio, vamos a seguir. Hablar es liberador, es pasar a un estado de potencia y no tener solamente el dolor. Estamos en unión, en una lucha integrada por una red. El primer paso para liberarse es hablar”.

EMPODERADAS

Antes del ingreso de la sede administrativa para la notificación, se organizó una improvisada lista de oradores, con lectura de textos alusivos por parte del grupo de narración oral de Namiyac, que coordina María Fernanda Sánchez Barros, que leyó un relato de Caperucita y el Lobo reversionado en clave de género. “El lobo es el patriarcado y su impunidad milenaria (...) pero esto está cambiando, hoy nos sentimos caperucitas empoderadas, de ahí el pañuelo rojo que identifica esta lucha, para que el abuso sexual no quede impune. Será Justicia”.

Algunas de las organizaciones y espacios presentes fueron la Comisión Provincial por la Memoria, la ATE Verde y Blanca, la Secretaría de la Mujer del Municipio y el equipo de la legisladora provincial Gladis Cristaldo, como también la diputada nacional Lucila Masin. El Ateneo Feminista también fue de la partida y elaboró un documento en el cual advierten que “el abuso sexual infantil es un fenómeno que ha estado silenciado, invisibilizado y naturalizado durante siglos por el patriarcado”, y por ello consideran “imprescindible que la Justicia se deje atravesar por una verdadera visión de género en sus prácticas y así dé lugar al acto de reparación tan esperado por las víctimas”.

Además, acompañaron la iniciativa las agrupaciones Descamisados, Colectivo Nacional, Comisión Permanente por los Derechos Humanos, Actrices y Artistas Chaqueños.

EL 11, OTRA VEZ

Consultado por este matutino sobre las perspectivas y antecedentes en el presente caso, el abogado Paulo Pereyra, representante de ambas denunciantes, precisó: “Fuimos notificados de que la audiencia se suspendió en razón del cúmulo de trabajo; es cierto que las prioridades en el Juzgado de Garantía son las causas con presos, pero las víctimas también tienen un derecho a la Justicia, más en un caso en el cual el paso del tiempo influye sobremanera”.

Sobre lo que se espera para la audiencia en cuestión, que tendrá lugar el 11 de julio, y sobre el pedido de reapertura, Pereyra afirmó: “Tanto Belén como Rosalía siempre buscaron en la Justicia la respuesta a su demanda, que no es otra cosa que ser escuchadas en relación a un grave delito como es el abuso sexual en la infancia, y donde paso del tiempo no debería obturar el avance del proceso y del juzgamiento adecuado”.

Cabe resaltar luego de la reforma de la Ley N° 27206, se canceló la prescripción del abuso sexual en la infancia para poder presentar una denuncia formal, ya que está comprobado que en muchos de los casos suele suceder lo que se denomina "descubrimiento tardío”, o bien lisa y llanamente un retraso en la posibilidad de expresar lo ocurrido, razón por la cual estos ilícitos raras veces son denunciados en forma inmediata.

 

 

 

EDICIÓN IMPRESA