08/09/2018 DERECHOS HUMANOS

No firmar el convenio para formar forenses “es una deuda con los 30.000 desaparecidos”

Taty Almeida, madre de la línea fundadora de Madres de Plaza de Mayo, participó ayer de la asamblea ciudadana por el Plan Costanero en Corrientes. Allí, se refirió al convenio que aún precisa la firma de la rectora de UNNE para que futuros antropólogos se formen en la vecina provincia y se sumó a la movida Costanera sin Dueños.

img Espacio de Memoria Ri9 Taty Almeida, junto a Juan González, de CTA; la senadora nacional Ana Almirón; Pablo Vassel, ex subsecretario de Derechos Humanos de Corrientes; y el presidente del Espacio de Memoria Ri9, Daniel Cian en la asamblea ciudadana por

Taty Almeida, madre de la línea fundadora de Madres de Plaza de Mayo, estuvo ayer en Corrientes para participar de la asamblea ciudadana para defender la costanera de la vecina provincia y solicitar mayor información sobre el Plan Costero. De la misma participaron también Juan González, de CTA; la senadora nacional Ana Almirón; Pablo Vassel, exsubsecretario de Derechos Humanos de Corrientes; y el presidente del Espacio de Memoria Ri9, Daniel Cian.

En el encuentro, destacó “la necesidad de fomentar espacios en los que se ejercite la memoria, aunque el presidente, Mauricio Macri, y compañía pretenda borrarla” e hizo un especial llamado a la rectora de la Universidad Nacional del Nordeste (UNNE), Delfina Veiravé.

Respecto de la iniciativa de que jóvenes antropólogos forenses formen a los futuros profesionales en Corrientes pero falta la firma la rectora de la Universidad. “Si no firma, será una deuda de la rectora con nuestros 30.000 desaparecidos; porque son los antropólogos los que están recuperando los restos de nuestros hijos. Tenemos el derecho a tener sus restos, a llevarles una flor, a hacer el duelo. La lucha no termina por eso, al contrario, da mucha más fuerza porque ahí está la evidencia. Los huesos hablan. Este pedido no es sólo el nuestro sino el de los 30.000”, enfatizó.

En esta línea, recordó que es madre de tres hijos: Jorge, Alejandro y Fabiana. “El 17 de junio de 1975, Alejandro tenía 20 años cuando lo detienen y lo desaperecen. Antes del golpe cívico-militar-clerical. Estaba cursando primer año de Medicina y trabajaba en Télam. Al día siguiente, iba a tener un parcial y me avisó que no iría a trabajar. Salió de casa, dijo que enseguida volvía y nunca más lo volví a ver. “Esperáme, ya vengo”. Eso fue lo último que me dijo Alejandro. Lo último que supe de él. Al día siguiente pregunto a los porteros, a los vecinos, y me entero que había habido una razzia muy grande en un bar de Santa Fe y Scalabrini Ortiz. Después de muchos, muchos años, me enteré que militaba en el ERP (Ejército Revolucionario del Pueblo)”.

Desde ese momento, comenzó una histórica búsqueda que marcó el rumbo de las políticas de derechos humanos y los juicios de delitos de lesa humanidad.

 

“COSTANERA SIN DUEÑOS”

El evento realizado por la asociación civil por el Espacio de Memoria del ex Regimiento para la apertura del sitio que fuera centro clandestino de detención de la dictadura. Organizaciones sociales, vecinales y profesionales autoconvocadas llevaron a cabo una movida cultural, artística y comunicacional con el fin de manifestar su postura contraria al Plan Costero y solicitan mayor información sobre el proyecto de refuncionalización de la ribera capitalina, y pedir mayores instancias de participación ciudadana.

El encuentro se realizó desde las 17 en la Asamblea Ciudadana, ubicada entre la avenida Vera y la calle San Lorenzo, bajo las consignas “costanera sin dueños” y “defendamos la costa”. (Gentileza, Espacio de Memoria Ri9)

 

 

 

 

EDICIÓN IMPRESA