06/05/2018 LA CIUDAD
MARCHA MUNDIAL DE LA MARIHUANA

MMM: Resistencia marchó por el cese de la criminalización

Familiares de usuarios medicinales, particulares e integrantes de las agrupaciones Resistencia Cannábica y Mamá Cultiva le pusieron el cuerpo al reclamo por el fin de la criminalización y persecución del uso y cultivo de cannabis. Fue en el marco de la marcha global, que se realiza en varias ciudades del mundo desde 1999. En la capital chaqueña, el punto de encuentro de fue la plaza 25 de Mayo, desde donde se marchó hasta la plaza Belgrano, en la séptima edición en el orden local. Una de las exigencias más fuertes fue la derogación de la ley N° 7573, conocida como de narcomenudeo.

img

Por séptima vez consecutiva, Resistencia marcó presencia en la Marcha Mundial de la Marihuana, con una convocatoria impulsada por las agrupaciones Resistencia Cannábica y Mamá Cultiva, así como usuarios particulares, tanto recreativos como medicinales, todos congregados para reclamar que termine la criminalización y persecución, y en contraposición a ello, promover alternativas a la medicación de farmacéuticas privadas y desarticular prejuicios y mandatos represivos.

En ese sentido, la exigencia mayoritaria fue la derogación de la ley N° 7573, conocida como de narcomenudeo, una norma por la cual la Justicia provincial centra su esfuerzo en la persecución de la tenencia y que entorpece la lucha contra el narcotráfico, según lo han señalado públicamente fiscales federales y otros magistrados.

“Mucha agua ha corrido bajo el puente como para seguir negando que existe una cultura cannábica que merece ser reconocida como tal. El autocultivo para consumo personal es un fenómeno que crece en la región de la mano de un importante movimiento de usuarios que reivindica el derecho a cultivar como una forma de evitar la participación en el mercado ilegal”, señalaron los organizadores.

 

AUTOCULTIVO, SÍ;

NARCO, NO

La marcha comenzó a las 16.30 en plaza 25 de Mayo, frente a la avenida Alberdi, desde donde se recorrió el microcentro hacia la plaza Belgrano, donde se culminó la actividad con una ronda musical abierta. Resistencia Cannábica y Mamá Cultiva fueron las organizaciones que impulsaron la movida, con dos ejes esenciales: el derecho al autocultivo y la tenencia, para el cese de procesos penales a cultivadores y simples usuarios, la importancia del uso medicinal, y para asegurar todo ello, la faz legislativa del asunto, esto es, la “urgente” modificación de la Ley de Drogas N° 23737 y la derogación de la Ley de Narcomenudeo N° 7573, cuya aplicación entorpece el combate al narcotráfico al saturar la actividad judicial con los simple consumidores o “minoristas”.

Otra ley blanco de críticas es la norma N° 27350 de Investigación Médica y Científica del Uso Medicinal de la Planta de Cannabis y sus Derivados, aprobada en marzo de 2017, que no autoriza el cultivo del cannabis para uso medicinal, una actividad que sigue siendo ilegal, puesto que la actual Ley de Drogas marca una pena de 4 a 15 años de prisión para todas las acciones que refieren al autocultivo y cultivo solidario. Otra cuestión es que sólo se autorizan a importar gratuitamente aceite de cannabis para las personas con epilepsia refractaria, dejando en absoluta orfandad a quienes padecen enfermedades como encefalopatías epilépticas, cáncer, dolor crónico, HIV, diferentes esclerosis, mal de Parkinson y mal de Alzheimer, entre otras.

En 2017, el I Congreso Argentino de Cannabis y Salud, realizado en la Universidad Nacional de La Plata (UNLP), concluyó que “el cultivo personal y solidario con fines terapéuticos es una práctica innegable y en crecimiento, que debe ser contemplada y regulada, ya que democratiza el acceso seguro al cannabis medicinal”. Allí, habían compartido los resultados de sus investigaciones y experiencias empíricas 46 expositores de Argentina, Chile y Uruguay.

 

MMM

La Marcha Mundial de la Marihuana (MMM) es un evento que se realiza desde 1999 de forma simultánea y autónoma el primer sábado de mayo de cada año, en ciudades de todo el mundo. El objetivo es realizar un reclamo común que evidencie la cantidad de personas que exigen normalizar la situación de la planta de cannabis y terminar con la criminalización y persecución de sus usuarios y cultivadores. Teniendo en cuenta las particularidades propias de cada país, en las manifestaciones se reclama desde el cese de las detenciones, los procesos penales o las multas a usuarios y cultivadores, hasta el reconocimiento de los usos medicinales e industriales del cannabis y la regulación del acceso al mismo.

 

 

 

 

Galeria

EDICIÓN IMPRESA