07/04/2018 EL MUNDO
DECLARACIONES DE LULA DA SILVA EN SAN PABLO

“Mi crimen es haber metido a los pobres en la Universidad”

Vencido el plazo impuesto por el juez Moro para su detención, el ex presidente y dirigente obrero y principal referente político de Brasil habló a una multitud en la sede del sindicato metalúrgico de Sao Bernardo Do Campo, en San Pablo, a la salida de una misa en homenaje a su esposa Marisa Leticia Rocco, quien hoy cumpliría 68 años. Lula es favorito en todas las encuestas para las elecciones de octubre próximo en el país hermano."No estoy escondido, no tengo miedo, y voy a probar mi inocencia" manifestó el dirigente.

img

Una misa convertida en acto político respaldando al ex presidente Luiz Inácio Lula da Silva se inició pasadas las 11 en las afueras de San Pablo a cargo del obispo emérito de la ciudad de Blumenau, Angélico Bernardino, quien convocó a la "resistencia pero en la lucha pacífica y dándonos las manos contra el arbitrio".

 

El ex presidente y favorito en todas las encuestas para las elecciones de octubre próximo en Brasil no se presentó y permaneció en el mismo sindicato que comandó los años 70 y 80. Miles de manifestantes fueron hasta allí a expresarle su apoyo.Ante una multitud que coreaba “Lula guerrero del pueblo brasileño”, “Lula Inocente” y “Lula Presidente”, la Policía Federal desistió de llevar a cabo el  arresto al menos hasta hoy. Los seguidores del líder del PT siguen firmes fuera de la sede sindical, desde la cual anoche el ex presidente salió a saludarlos y a retribuirles su apoyo.La misa contó con cantos populares como "María María" y "O que é, o que è", un clásico samba de Gonzaguinha que hizo famoso Maria Bethania, la hermana de Caetano Veloso.

Aunque se había dicho que Lula daría un discurso, no lo hizo. Optó, en cambio, por enviar un mensaje breve, pero contundente a través de su cuenta de Twitter. “La lucha continúa”, escribió en su cuenta de esa red social.

 

Las versiones indican que el ex ministro de Justicia José Eduardo Cardozo comanda las negociaciones para que Lula se entregue después de la misa en homenaje a la ex primera dama Marisa Leticia Rocco, quien hoy cumpliría 68 años.

Lula pasó la segunda noche en el Sindictao de Metalúrgicos de Sao Bernardo do Campo, Gran San Pablo y después de 48 hora salió a la calle para participar del acto, subido a un escenario, luego de que ayer a las 17 venciera el plazo que le había otorgado el juez Sérgio Moro para entregarse a la policía."Nuestro hermano Lula, un hombre que surgió de las entrañas del pueblo y logró ser presidente, reelegirse y nombrar a su sucesora, reelecta también", dijo el obispo.

Al lado de Lula se encuentran la ex presidenta Dilma Rousseff, el ex canciller Celso Amorim y el acto fue abierto por el ex secretario general de la presidencia, Gilberto Carvalho, el principal nexo con los movimientos de base de la Iglesia Católica con el Partido de los Trabajadores, con llegada al papa Francisco.

Lula tiene una historia vinculada a los movimientos católicos de base, al punto que en 1980, cuando fue detenido por 31 días por la dictadura militar, se celebraron misas en las fábricas para pedir su liberación.

 

EDICIÓN IMPRESA