14/11/2017 EL MUNDO
BRASIL

Marcharon contra el proyecto de criminalización del aborto en cualquier caso

Miles de mujeres protestaron el lunes en diferentes ciudades de Brasil contra un proyecto de ley que, en la práctica, puede prohibir el aborto en todos los casos y que ya ha sido aprobado por una comisión de la Cámara de Diputados.

img

 

 

En Sao Paulo, centenas de mujeres marcharon por la avenida Paulista, una de las principales arterias de la ciudad, para reivindicar su derecho a decidir y criticar la enmienda que, en caso de ser aprobada en el Congreso, abre una ventana para que la interrupción voluntaria del embarazo sea penalizada incluso en caso de violación.

Con 18 votos a favor y uno en contra, los diputados dieron la pasada semana el primer paso para criminalizar el aborto en todas las circunstancias, incluidas aquellas que hoy en día están permitidas por la ley, como en caso de violaciones, el riesgo de vida de la madre o problemas en el feto.

La PEC (enmienda constitucional) 181 fue bautizada como la “Enmienda caballo de Troya”, ya que el proyecto inicial buscaba ampliar la licencia de maternidad para las madres de niños prematuros, pero acabó incluyendo una cláusula que abre espacio para que el aborto sea totalmente ilegal.

“La PEC atendía inicialmente una reivindicación de las mujeres, que era la ampliación de la licencia de la maternidad, pero lo han cambiado. Esto es una pesadilla para las mujeres”, denunció en declaraciones a Efe Samia Bomfim, del Frente Feminista de Izquierdas, quien recordó que una mujer es violada cada once minutos en Brasil.

Luiza Erundina, exalcaldesa de Sao Paulo y diputada federal del izquierdista Partido Socialismo y Libertad (PSOL), enfatizó que la culpa del “retroceso” es de una Cámara “irresponsable”, formada por “diputados machistas” y fundamentalistas que no respetan “los derechos de las mujeres brasileñas”.

Las participantes de la marcha recordaron que la enmienda, modificada por el diputado Jorge Tadeu Mudalen y que establece que la “vida empieza en la concepción”, contó con el aval de 18 diputados, todos ellos hombres.

La enmienda tiene un largo camino por delante antes de ser aprobada y deberá contar con el visto bueno del pleno de la Cámara Baja y del Senado antes de entrar en vigor.

“Quieren que la mujer que se queda embarazada por un violador no tenga derecho al aborto, o peor, que sea presa por interrumpir el embarazo o asesinada por un aborto clandestino. Nos están obligando a vivir una segunda violencia. Y por la vida de las mujeres, ni una vida menos”, dijo la actriz brasileña Camila Pitanga en un vídeo divulgado en las redes sociales.

EDICIÓN IMPRESA