16/07/2018 DERECHOS HUMANOS
DERECHOS HUMANOS

Marcha atrás en la domiciliaria para el represor Bettolli

La jueza Zunilda Niremperger resolvió en disidencia con el Tribunal Oral Federal de Resistencia, que le había otorgado el privilegio al militar, con dos condenas a cuestas por crímenes de lesa humanidad durante la última dictadura. La magistrada se basó en la oposiciones presentadas por la el Ministerio Público Fiscal y la querella de la Secretaría de DD. HH. de la provincia.

img

Finalmente, la jueza federal Zunilda Nirenperger denegó la prisión domiciliaria para el represor José Tadeo Luis Bettolli, quien cumple dos condenas en causas por torturas y desapariciones durante la última dictadura e implicado como uno de los jefes de la represión a militantes de Ligas Agrarias en causas en proceso.

A fines de junio, los jueces Juan Manuel Iglesias y Eduardo Belforte del Tribunal Oral Federal (TOF) de Resistencia habían resuelto conceder el privilegio al exmilitar. La magistrada se basó en una serie de oposiciones presentadas por la Fiscalía Federal y la querella de la Secretaría de DD. HH. 

Bettolli fue denunciado en las causas Caballero I y II como uno de represores encargados de realizar tareas de inteligencia contra Ligas Agrarias y militantes de toda la región, así como una suerte de “enlace” entre los mandos militares y el personal policial que operaba en la ex Brigada de Investigaciones. Uno de los hechos por los que fue condenado es la desaparición de Pedro Morel y Sara Ayala.

Los exdetenidos Juan Eduardo Lenscak, Vicente Canteros, Aníbal Ponti, y Rodolfo Sobcko describieron al exmilitar como un cuadro político, muy formado e inteligente, que rara vez manejaba la picana, sino que dirigía los interrogatorios con preguntas precisas sobre el paradero de otros militantes perseguidos, estructura de las organizaciones, estado de la moral y demás cuestiones de interés. Realizó diversos cursos en la Escuela Inteligencia del Ejército Argentino y que reportó como jefe de la oficina de Inteligencia al Regimiento N° 29 de Formosa.

También debe apuntarse que Bettolli registra como jefe de Regimiento Infantería Monte N° 30 una sanción en 1908 en los marcos de levantamiento de “carapintadas” en Campo de Mayo y Villa Martelli contra las instituciones democráticas de nuestro país.

Con esta resolución de Niremperger, Bettolli seguirá cumpliendo condena en el penal de Campo de Mayo en Buenos Aires. Es probable que su defensa decida apelar la medida: si eso sucede, la decisión recaerá en la Cámara de Apelaciones. 

LAS OPOSICIONES

elDIARIO DE LA REGIÓN tuvo acceso a la resolución de la magistrada federal, en la cual recoge como fundamentos principales vertidos desde la parte acusadora (fiscalía más querella) el peligro de fuga, la posibilidad de un entorpecimiento en la investigaciones en curso, la inexistencia alguna situación de excepción alguna que torna viable el otorgamiento de la prisión domiciliaria del imputado.

“La prisión domiciliaria por cierto es materialmente un modo de reducción al menos de aflictividad de la respuesta punitiva. La prisión domiciliaria implica una reducción en sentido material del encierro cautelar o de la ejecución de la pena en el entendimiento de que el tiempo no es su única dimensión”, señaló la jueza en su escrito: entiende la fiscalía que el riesgo de Fuga que existe respecto del imputado Luis Tadeo Bettolli es muy alto en razón de la condena que está cumpliendo y el pronóstico de pena de la causa en la que está condenado y en la que debe ser juzgado aún y por la gravedad de los delitos imputados crímenes de lesa humanidad

Cabe recordar que a principios de año el TOF había resuelto por la negativa un pedido de domiciliaria para Bettolli, de 72 años, que luego fue confirmado por la Sala IV de la Cámara Federal de Casación Penal, que determinó que cumpla su condena en una cárcel común. Según pudo saber este matutino, los magistrados considerarían de aplicación automática la prisión domiciliaria cuando un individuo supera los 70 años.

 

 

EDICIÓN IMPRESA