26/01/2018 EL PAÍS
GIRA INTERNACIONAL DE MACRI

Macron puso trabas al acuerdo entre el Mercosur y la Unión Europea

El presidente no tuvo éxito en su paso por París. Insistió en que el acuerdo entre los dos bloques comerciales "es una oportunidad para ambas regiones” que no se puede desperdiciar. Pero, su par francés dejó en claro que priorizará los intereses de su país.

img

 

 

 

 

 

Durante una conferencia de prensa en el Palacio del Elíseo junto con su par, Emmanuel Macron, el presidente, Mauricio Macri, insistió con la "gigantesca oportunidad" que significaría cerrar el acuerdo comercial entre el Mercosur y la Unión Europa, una obsesión del mandatario durante su gira europea. A pesar de que los principales medios franceses obviaron la reunión, Macron había advertido en la previa que velaría para que se respetaran "las líneas rojas" reclamadas por los sectores sensibles de la economía francesa.   

"El mundo nos exige desafíos para abrirnos y perder los miedos. Debemos competir y sumarnos a esta revolución tecnológica que nos invita a innovar todo el tiempo", subrayó Macri e insistió con que "el acuerdo entre la Unión Europea y el Mercosur reafirmaría los vínculos entre las dos regiones". A pesar del entusiasmo, no hubo definiciones respecto del acuerdo, que se continuará negociando la semana próxima en Bruselas.  

En medio de su arenga por el acuerdo con Europa, Macri evitó en la conferencia de hoy el eurocentrismo que desembuchó ayer en el Foro de Davos y modificó su mirada antropológica de América Latina: "La mayoría de los inmigrantes de nuestros países vienen de Europa. Este acuerdo nos permitiría dar un salto en la afinidad cultural”, dijo. 

La posibilidad de anunciar un pronto acuerdo entre los bloques económicos ya había sido puesta en duda por Macron antes del encuentro con Macri. El presidente francés, en una reunión que mantuvo ayer con sus compatriotas agricultores, señaló que un tratado de libre comercio "será un desafío, en particular para el sector bovino, porque permitirá la entrada de volúmenes" de carne que, según el Instituto de Ganadería de Francia, podría bajar un 10 por ciento los precios y poner en riesgo entre 25.000 y 30.000 empleos. 

Por eso, Macron se comprometió a no aceptar "acuerdos que favorezcan a un actor industrial o agrícola a miles de kilómetros, que tiene otro modelo social o un modelo ambiental contrario a lo que nosotros exigimos a nuestros propios agricultores", y subrayó que el tratado "puede ser bueno si se respetan nuestras líneas rojas”.

A pesar del desencuentro, Macri le agradeció a Macron el apoyo de Francia para la incorporación de Argentina a la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) e invitó al presidente francés a la cumbre del G20, que este año se desarrollará en Buenos Aires. 

En su intervención, el presidente argentino, quien antes del encuentro con Macron en el Eliseo había desayunado con el Movimiento de Empresas de Francia (Medef), entre quienes estaban los gerentes de Suez y Carrefour, insistió en invitar a los empresarios galos a "sumarse al desarrollo de Argentina" y calificó como "integración inteligente" la política de apertura económica que lleva adelante la Casa Rosada.

 

EDICIÓN IMPRESA