10/01/2018 EL PAÍS

Macri, con la reforma laboral a Marzo

Ante el rechazo del PJ y las organizaciones obreras, así como de buena parte de la sociedad y con el recuerdo fresco del costo político que implicó el ajuste a los jubilados, el Gobierno nacional analiza posponer su avanzada en la legislación del trabajo con la mentada reforma laboral en orden de conseguir el consenso necesario en marzo. Hoy, Macri presentaría un decreto de reforma del Estado. Ayer, insistió nuevamente con la necesidad de profundizar el ajuste social.

img

Luego del rechazo del PJ y de la CGT, el Gobierno reculó en su avanzada contra los derechos de trabajadores en la mentada reforma laboral. Tenía previsto impulsar el nuevo ajuste en las extraordinarias de febrero del Congreso, pero atrasa el tratamiento para intentar más consensos. Hoy, Macri presentaría un decreto de reforma del Estado. Ayer, insistió nuevamente con la necesidad de profundizar el ajuste social.

“Son siempre los trabajadores los que realizan el mayor esfuerzo, el mayor sacrificio…”, dijo Hugo Moyano durante el acto formal de inauguración de la nueva clínica del Sindicato de Camioneros, ubicada en el barrio porteño de Caballito. Y lo dijo dirigiéndose explícitamente al ministro de Trabajo, Jorge Triaca, presente en el acto en nombre de Mauricio Macri, quien había sido invitado pero desistió de concurrir por compromisos previamente asumidos: vacaciones en Villa La Angostura, como se sabe.

El mensaje viene a cuento de la tibia oposición que la reforma laboral viene cosechando entre los principales sindicatos, pese a las simpatías que a priori obtuvo entre los sindicalistas y gracias a la fuerte presión ejercida por las bases. El Gobierno parece haber tomado nota del asunto y sobre todo de lo ocurrido alrededor del Congreso cuando impulsó el tratamiento y aprobación del ajuste previsional. Teme como a la peste que, teniendo en cuenta el carácter del nuevo ajuste, la mayoría de los sindicatos le copen la Capital. Así, el macrismo decidió morigerar sus urgencias y dejar que el Congreso trate la reforma recién en marzo y no en las extraordinarias de febrero, como tenía previsto en un primer momento.

El oficialismo prefiere utilizar las extraordinarias para sancionar las leyes de la competencia o la de mercado de capitales sin meterse de lleno en algo del que no sabrá cómo salir. Muy probablemente, dejará entonces los dos primeros meses del año para intentar nuevos consensos, especialmente entre los sectores sindicales y luego en el PJ que responde a los gobernadores.

DECRETAZO

Macri quiere entrar a cualquier precio a la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), un organismo integrado por 35 países que otorga cierto piso mínimo de seriedad en el manejo macroeconómico. La OCDE marcó varias reformas a instrumentar y una de ellas es que la administración pública sea más eficaz y transparente. El Gobierno trabaja desde hace meses en una reforma del derecho administrativo argentino de los últimos años, con el objeto de terminar con la burocracia y ajustar los mecanismos de contratación del Estado a parámetros de economías más modernas. El objetivo de esta reforma es atraer las inversiones prometidas que aún no llegan.

En ese sentido, el megadecreto que aparecería hoy en el Boletín Oficial incluye normativas como la ampliación de los alcances de la firma digital, la habilitación de puertos, la creación de un fondo fiduciario para el desarrollo del capital emprendedor y hasta la regulación de la circulación de obras de arte. Además, el decreto abarcará la regulación del régimen de contrataciones de la administración de bienes del estado, el marco operatorio del Fondo de Garantía de Sustentabilidad de la Anses, la publicidad en las licitaciones de la obra pública y definiciones del sistema métrico legal.

Por otra parte, se espera que la Administración Nacional de Aviación Civil, que es un organismo descentralizado dependiente del ministerio de Transporte, sea reemplazada por una sociedad del Estado, que se llamaría Empresa Argentina de Navegación Aérea S.E. Asimismo, el Fondo de Garantías de la Pequeña y Mediana Empresa será reemplazado por el Fondo de Garantía Argentino. Al mismo tiempo, se espera una modificación en la Unidad de Información Financiera (UIF), a cargo de la investigación del lavado de activos.

“AJUSTAR ES LA TAREA”

Macri está de vacaciones, pero ayer interrumpió su licencia para sobrevolar con el gobernador mendocino, Alfredo Cornejo, las zonas afectadas por los incendios de esa provincia (página 12). Además de atribuir los incendios a la “crisis del cambio climático” y el “calentamiento global”, Macri volvió a hacer foco en la toma de deuda: “No es de buenos padres dejarles deudas a sus hijos”, dijo sin remordimientos.

Pese a que su Gobierno emitió en dos años un nivel record de deuda y hasta colocó un bono a 100 años, un compromiso que deberán enfrentar los próximos 25 períodos presidenciales de Argentina, insistió con aquello de que no es bueno endeudar a las futuras generaciones. "Por eso, todos tenemos que estar comprometidos en reducir el déficit fiscal y transformarlo en superávit, para en vez de dejar deudas, pagar deudas", pregonó el presidente, como lo había hecho una semana atrás cuando también dejó por un rato su descanso en Villa La Angostura para mostrarse con el gobernador de Chubut, Mariano Arcioni.

Desde el inicio del gobierno de Cambiemos, el Tesoro emitió deuda externa neta por 61.664 millones de dólares, más de 10 por ciento del PIB, posicionando al país entre los más endeudados del mundo. El 75 por ciento de ese dinero se utilizó para financiar la fuga de capitales.

ECONOMÍA 

Para el IPC Congreso, la inflación en 2017 fue del 24,6 por ciento; los mayores aumentos se registraron en las tarifas de luz, gas y combustibles. Le siguieron los alimentos y bebidas. El Gobierno había vaticinado para el año pasado un 17 por ciento de inflación. Ayer, el Banco Central redujo en 75 puntos básicos su tasa de referencia: la dejó en 28 por ciento, en un nuevo impulso a bicicleta financiera. La entidad a cargo de Sturzenegger argumentó la decisión a partir del cambio de las metas de inflación para 2018, que pasó de 10 a 15 por ciento, tras una decisión del Poder Ejecutivo que puso en jaque la independencia de la entidad. La expresidenta del Banco Central (BCRA) Mercedes Marcó del Pont sostuvo que la entidad “se ha metido en una encerrona complicada con el manejo de la tasa de interés” y que una de las actuales dificultades es que “lo que falta son dólares genuinos provenientes de la producción”. 

EDICIÓN IMPRESA