18/11/2017 DERECHOS HUMANOS
CABALLERO II, DÍA 43

Luis Alberto Patetta completó la primera parte de su indagatoria

El juicio oral por crímenes de lesa humanidad en la ex Brigada de Investigaciones pasó a cuarto intermedio hasta el 23. Allí, se espera dar por finalizado el descargo del imputado y fijar la fecha de alegatos.

img Este es el cuarto juicio por crímenes de lesa humanidad en Chaco.

Durante la mañana ayer, se retomaron los debates en el juicio oral denominado Caballero II, por torturas, desapariciones y violación en el centro clandestino que funcionara en la ex Brigada de Investigaciones durante la última dictadura.

En la audiencia de la fecha, la número 43 de un juicio que comenzó el 16 de junio del año pasado y en el cual queda poco para su definición, prestó declaración indagatoria el exmilitar y ya condenado en procesos anteriores Luis Alberto Patetta, quien al igual que sus predecesores ante el tribunal negó la totalidad de los hechos que se le imputan. Básicamente, manifestó la incongruencia en descripciones de testigos y contradicciones en los testimonios que lo incriminan.

La audiencia en el Tribunal Oral Federal de Resistencia (Irigoyen 33) comenzó con un retraso de casi una hora según lo pautado con anterioridad, pasadas las 10. Patetta declaró por sistema de videoconferencia desde sede judicial en Buenos Aires, donde cumple condena en el penal de Marcos Paz, junto con el también militar José Tadeo Bettolli, quien declaró el 27 de octubre.

La exposición del exmilitar, ya condenado en las causas Masacre de Margarita Belén y Caballero I, se vio entorpecida por desperfectos en la transmisión, los cuales vinieron a sumarse al tono grave de voz del imputado, ya de por sí difícil de seguir, situación que derivó en sendas interrupciones, por lo cual Patetta no logró terminar su declaración. La causa pasó a cuarto intermedio hasta el 23, cuando se espera dar por finalizada la cuestión, avanzar en la incorporación de pruebas y documentales y fijar la fecha del inicio de alegatos.

 

CABALLERO II

Este es el cuarto juicio por crímenes de lesa humanidad en Chaco, continuidad de la causa “Caballero Lucio Humberto y otros s/ tormento agravado” que comenzó el 5 de mayo de 2010 y culminó el 13 de diciembre de ese año, siendo el primer fallo por una causa de crímenes de lesa humanidad en la provincia.

El tribunal está integrado por los jueces Eduardo Belforte (presidente, de Formosa), Mario Alurralde (Reconquista), Juan Manuel Iglesias y Delfina Deogens (Resistencia). Los dos primeros participaron en el juicio por la causa Masacre de Margarita Belén I.

La acusación la lleva adelante la Fiscalía Federal, representada por los doctores Carlos Amad, Diego Vigay y Patricio Sabadini, y las querellas, en representación de la Secretaría de DD. HH. de la Nación, Mario Bosch hasta su deceso y posterior remplazo por parte del abogado Manuel Brest Enjuanes, de la Secretaría de DD. HH. de la Nación en Corrientes, y representación de la Secretaría de DD. HH. de Provincia, Paulo Pereyra y Silvina Canteros.

Juan Manuel Costilla, ejerce la defensa oficial de la totalidad de imputados a excepción de Miguel Pelozo, defendido por Néstor Cáceres. A Musa Azar y Garbi los representa el Matías Elías Azar, hijo del primero.

 

LA PATOTA DE

INVESTIGACIONES

Los imputados son Gabino Manader, suboficial Mayor de la Policía de Chaco; José Francisco Rodríguez Valiente, comisario General  de la Policía de Chaco; José Marin,  sargento de la Policía de Chaco; Ramón Esteban Meza, comisario General de la Policía de Chaco; Luis Alberto Patetta, teniente Primero del Ejército Argentino; Enzo Breard,  cabo Primero de la Policía de Chaco; Albino Luis Borda, suboficial Principal de la Policía de Chaco; Jorge Ibarra, suboficial Principal de la Policía de Chaco; Miguel Pelozo y José Tadeo Luis Bettolli, teniente Coronel del Ejército Argentino.

Además, fueron sumados al juicio el excomisario Antonio Musa Azar Curi, exjefe de Inteligencia de la Policía de Santiago del Estero; y el excomisario Miguel Garbi, mano derecha de Azar, como imputados en el expediente sobre el secuestro y torturas a una joven detenida política en el ex centro clandestino de la Brigada de Investigaciones.

 

EDICIÓN IMPRESA