20/05/2018 EL PAÍS

Los movimientos sociales preparan su gran Marcha Federal

Integrantes de la Confederación de Trabajadores de la Economía Popular, Barrios de Pie y la Corriente Clasista y Combativa lanzaron la Marcha Federal. Arrancará el 28 con cuatro columnas que atravesarán todo el país para confluir el 1 de junio frente al Congreso Nacional para reclamar por “pan y trabajo”. A su vez, debaten unificarse en un sindicato, que agruparía cerca de medio millón de trabajadores informales organizados y pedir su incorporación a la CGT.

img ​Movimientos sociales anunciaron que el 28 comenzará una gran Marcha Federal bajo la consigna “pan y trabajo”.

Los movimientos sociales que encabezan la Confederación de Trabajadores de la Economía Popular (CTEP), Barrios de Pie (BdP) y la Corriente Clasista y Combativa (CCC) lanzaron la Marcha Federal, que arrancará el 28 con cuatro columnas que atravesarán todo el país para confluir el 1 de junio frente al Congreso Nacional para reclamar por “pan y trabajo”. Mientras tanto, iniciaron el proceso de debate interno para unificarse en un sindicato, que agruparía a cerca de medio millón de trabajadores informales organizados y pedir su incorporación a la Confederación General del Trabajo (CGT), en paralelo a la discusión sobre la nueva conducción de la central obrera y frente a la política económica del Gobierno de ajuste, tarifazos y el acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI).

“Si el acuerdo al cual está convocando el Gobierno está vinculado a la reducción del déficit fiscal, por supuesto que estamos parados en la vereda de enfrente, porque consideramos que son perjudiciales para Argentina. Vemos que es un acuerdo basado en el ajuste y entendemos que los acuerdos con el FMI han tenido siempre consecuencias sociales que nunca se pudieron revertir. De todas maneras, sí estamos dispuestos a tender puentes con todos, pero para lograr medidas positivas, como la declaración de la emergencia social”, dijo Gildo Onorato, de la CTEP y el Movimiento Evita sobre el llamado al diálogo del Gobierno.

Estos movimientos sociales habían sorprendido con su capacidad de movilización el 7 de agosto de 2016, cuando marcharon desde San Cayetano hasta Plaza de Mayo bajo la consigna de “tierra, techo y trabajo”, con el acompañamiento de sindicatos de la CGT y la Central de Trabajadores de Argentina (CTA). Ahora, buscarán ratificarla con una Marcha Federal que durante cuatro días recorrerá el país con los trabajadores marginados de un sistema económico, agravado por la crisis financiera, el endeudamiento externo y el acuerdo con el FMI.

El 28, arrancarán cinco columnas. Dos desde el norte. Una comenzará en Posadas, Formosa y Resistencia, para cruzar Santa Fe y Rosario. La otra irá desde La Quiaca, San Salvador de Jujuy, Salta, Tucumán, Santiago del Estero, Córdoba y Entre Ríos. Ambas llegarán a Retiro. Desde la zona cordillerana, atravesarán La Rioja, San Juan, Mendoza y Córdoba para hacer el último tramo desde Liniers. Otras dos cruzaran el sur. Una comenzará en Bariloche, pasará por Neuquén, General Roca, La Pampa, Bahía Blanca y Mar del Plata. La última, desde mucho más lejos: Ushuaia, Río Gallegos, Caleta Olivia, Comodoro Rivadavia, Trelew, Puerto Madryn, Bahía Blanca y Viedma. Ambas se juntarán en Constitución. Todas confluirán el 1 de junio frente al Congreso, donde también habrá acompañamiento de sindicatos de distintas centrales sindicales.

Pero la apuesta más audaz de los movimientos sociales es la convergencia en un solo sindicato. Servirá de base la personería social que obtuvo la CTEP en el final del gobierno de CFK, al que le modificarán parte del estatuto y el nombre incorporando la palabra sindicato, para luego insistir en la incorporación a la CGT en representación de los trabajadores informales. Ese sindicato agruparía en principio al menos medio millón de personas y pasaría a ser el sindicato más importante de la central obrera. A esta propuesta, además de la CTEP, BdP y la CCC, se sumaron el Frente Popular Darío Santillán, el Frente de Organizaciones en Lucha y otras organizaciones menores.

 

 

 

EDICIÓN IMPRESA