26/06/2018 EL PAÍS

Los ecos del paro nacional

Distintos referentes de los gremios de trabajadores dieron su punto vista respecto al paro y las movilizaciones efectuadas en el día de ayer a lo largo y ancho del país, con el objetivo de remarcar el descontento del pueblo con las políticas de ajuste de parte del gobierno de Mauricio Macri.

img El tercer paro de la CGT tuvo gran repercusión a nivel nacional.

En primer lugar, Juan Carlos Schmid, secretario Genaral de la Confederación General del Trabajo (CGT) aseguró que la protesta de la jornada, que contó con el apoyo de las CTA y de las organizaciones sociales, tuvo un “altísimo nivel de acatamiento en todo el país”, al tiempo que reconoció que “un paro general significa el fracaso del diálogo social y también el fracaso de la política”. Su colega Carlos Acuña advirtió, a su turno, que los dirigentes gremiales “somos peronistas pero trabajamos para todos los trabajadores”.

Pese a la medida de fuerza efectuada, Schmid dejo abierta la posiblidad a reunirse con el Gobierno, afirmó que “si hay capacidad de diálogo, abierta y honesta, y sin confusión, nosotros estamos dispuestos a discutir”. Además descartó que el Ministerio de Trabajo pueda soslayar su responsabilidad acerca de los convenios colectivos de trabajo, acordado entre las patronales y los sindicatos de cada sector, y afirmó que la cartera que dirige Jorge Triaca lo que tienen que hacer es “poner en vigencia” dichos acuerdos. “De lo contrario, agregó, estarían incumpliendo la ley, tal como lo están haciendo con la paritaria nacional docente”.

 

TRES AÑOS DE INFLACIÓN

El triunviro Héctor Daer, a su turno, dijo que “desde diciembre de 2015 hasta hoy hubo una inflación del 95 por ciento, y no son los trabajadores los culpables de ese proceso”. Más adelante recordó que el plan económico vigente favoreció “a los sectores que más ganan y que más tienen, como el sector agropecuario y las mineras”.

 En la sede de la central obrera, , Daer, Schmid y Carlos Acuña salieron al cruce de los funcionarios nacionales que dijeron que éste se trataba de un paro “político” e incluso consideraron que el Partido Justicialista (PJ) estaba detrás de la huelga, y subrayaron que el nivel de adhesión registrado demuestra el “fracaso” de las políticas oficiales.

“Éste ha sido un paro nacional de un nivel de acatamiento altísimo. Un paro general significa el fracaso del diálogo social y también el fracaso de la política”, sostuvo Schmid, quien agregó que la CGT agotó “todas las instancias para poder encontrar alternativas” antes de convocar a la huelga.

 

“EL FMI ES HAMBRE PARA EL PUEBLO”

El líder de la CTA de los Trabajadores, Hugo Yasky, dijo que el paro “una señal de rechazo absoluto” al Fondo Monetario Internacional (FMI) y que los trabajadores  no piensan “abandonar la calle ni un instante” para modificar la política económica.

“El pueblo no quiere al FMI interfiriendo en las decisiones económicas, no quiere más ajuste, más hambre, más tarifazos”.

También reclamó la “apertura de paritarias de forma inmediata para todos los sindicatos” y “respeto a las leyes laborales”.

“Si el gobierno piensa que el paro no sirve para nada lo va a terminar pagando caro, el año que viene como mínimo en las urnas, pero esto no termina hoy, se va a profundizar”, advirtió el líder de la CTA de los Trabajadores.

 

MOYANO CONTRA TODOS

El líder del sindicato de camioneros, Hugo Moyano, redobló las críticas contra el Gobierno y cargó también contra la cúpula de la CGT, en medio del paro nacional de 24 horas que lleva adelante la central obrera, al sostener que no hay posibilidad de diálogo entre las partes.

“El paro es contundente, hay una realidad que no se puede ocultar”, expresó Moyano, agregando: “No se puede esperar mucho de este Gobierno; ellos nos han llevado a esta situación extrema, de hambre y ellos mismos nos dicen descaradamente que está todo mejor y eso le da más bronca a la gente”.

Además, el gremialista fue tajante al comentar que el Gobierno no encuentra soluciones y por eso “se han entregado al FMI”, categorizándolo como un gobierno del Fondo.

Asimismo, apuntó contra los máximos responsables de la central sindical y solicitó un accionar más agresivo de parte de los sindicalistas: “Ellos hablan de diálogo, pero ¿para qué? ¿Para llegar a la situación en la que estamos hoy? Es una tomada de pelo; espero que la CGT no caiga nuevamente en esa situación, sino todos los esfuerzos y sacrificios que se hacen para una medida importante no van a servir para nada”.

 

 

 

 

 

 

 

EDICIÓN IMPRESA