02/07/2018 EL PAÍS

Las ventas minoristas disminuyeron un 2,8% en el año

Las ventas minoristas en pequeños y medianos comercios experimentaron en junio una caída de un 4,2% frente a igual mes del año pasado. En tanto, acumularon una baja anual de un 2,8% en el primer semestre del año, de acuerdo a un informe privado.

img

La Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME) difundió un estudio sobre las ventas comerciales minoristas en el país, las cuales registraron una baja anual de un 2,8% en el primer semestre. Junio, en relación con el mismo mes del año pasado, también registró una disminución, en este caso de un 4,2%.
Frente a mayo, la actividad comercial mejoró un 15,7% (sin desestacionalizar), debido a que en el sexto mes del año se celebró el Día del Padre y comenzaron los anticipos de aguinaldo que le inyectaron más liquidez al mercado de consumo.

Sin embargo, "la volatilidad del dólar y el deteriorado poder adquisitivo de las familias retrajeron las decisiones de gasto, sobre todo de bienes durables", sostuvo la CAME en su relevamiento divulgado a la prensa. "Tampoco ayudaron el paro general, el de Camioneros y los partidos de la selección (que sólo movilizaron ciertos rubros), que dejaron las calles vacías y restaron ventas al comercio pyme", resaltó el informe en referencia a los encuentros que disputó el conjunto nacional de fútbol en el Mundial de Rusia 2018, de la cual fue eliminada.

"La incertidumbre cambiaria -el dólar sigue avanzando hacia los 30 pesos- continuó afectando el consumo, pero este mes se sumaron además los mayores problemas de trabajo e ingresos, especialmente en los sectores de ingresos medios y bajos", añadió CAME.
Señaló, además, que es necesario "tener en cuenta que en junio de 2017 hubo una caída de un 1,4%, lo que refleja la difícil situación que atraviesa el comercio pyme".
En junio de este año, sólo el 24,3% de los comercios consultados para la elaboración de este informe tuvieron alzas anuales en sus ventas (en mayo, el 25,8%, y en abril, el 32,8%). En cambio, el 64,9% registró variaciones negativas y el 10,7% se mantuvo sin cambios. 
"Además de la debilidad en las ventas, los comercios debieron hacer frente a los mayores precios con que llegó la mercadería. Aumentos que, en parte, fueron absorbidos por el comercio para no afectar la demanda", consignó la CAME.
Con respecto al tipo de cambio, "los comercios de las ciudades de frontera con Chile, Paraguay y Bolivia se vieron favorecidos por la suba del dólar, porque menos gente cruzó a comprar a esos países y en cambio los sustituyeron por compras en los comercios locales", indicó la entidad.
"Los 19 rubros relevados cayeron en la comparación anual. Las caídas llegaron al 7% anual en el caso del rubro marroquinería, ya que se vendió por el Día del Padre y después las ventas se apagaron", agregó el informe. "En algunos comercios consultados, se llegó a vender apenas una o dos unidades por día. En otros, salvó el frío y que la gente compró menos en los centros comerciales y más en los comercios de barrio, en el caso específico de estos productos", analiza el estudio.
En alimentos y bebidas, las ventas a precios constantes bajaron un 1,1% anual y acumulan una caída de un 1,2% en el primer semestre del año.
En indumentaria, cayeron un 4,8% en la comparación interanual y registran una baja de un 4,1% en el primer semestre de 2018 (siempre medidas a precios constantes).
En calzados, retrocedieron un 4,7% y acumulan una baja de un 3,7% en lo que va del año, destacó la CAME.
Para la elaboración del informe, se cubrió un universo de 2.000 comercios pymes de la ciudad de Buenos Aires, el Conurbano bonaerense y el interior del país en los principales rubros que concentran la venta minorista familiar.

EDICIÓN IMPRESA