09/03/2018 EL PAÍS

Las rebeldes al patriarcado tomaron las calles del país

Las mujeres hicieron de las calles de las principales ciudades del país el cauce de la marea feminista en reclamo de la igualdad de derechos, fin de la brecha salarial, aborto legal y condena a la violencia de género. En Buenos Aires, una multitud se movilizó desde la Plaza de Mayo hasta el Congreso.

img La convocatoria fue protagonizada por 500.000 mujeres, lesbianas, trans y travestis que marcharon desde Plaza de Mayo hasta la Plaza de los Dos Congresos.

Argentina fue uno de los países en los cuales más fuerte se sintió el impacto de la marea feminista, organizada en reclamo por la igualdad de género y el empoderamiento de la mujer ante los embates del machismo y el sistema patriarcal. La convocatoria fue protagonizada por 500.000 mujeres, lesbianas, trans y travestis que marcharon desde Plaza de Mayo hasta la Plaza de los Dos Congresos en el marco del Paro Internacional Feminista. Las consignas de aborto legal, paridad laboral y salarial, fin de la violencia machista traducida en violencia de género y femicidios, y fin del patriarcado fueron expresadas a través de cánticos y pancartas en esta marcha, que incluyó un Paro Internacional de Mujeres.

Varias organizaciones participaron del armado de lo que se dio en llamar 8M, con actos, homenajes, un paro y una marcha convocada, sobre todo, a través de las redes sociales, hacia el Congreso, en la que también se reclamará legalizar el aborto. Las enormes columnas de personas se movilizaron desde la Plaza de Mayo y pasadas las 18 se realizó el acto central en el Congreso de la Nación, donde se leyó el documento en conjunto entre los organizadores.

"Quiero un mundo más justo para mi hija", "Los hombres tienen miedo que una mujer les ganen, nosotras tememos que nos maten" o "Que ganas de ser pared para que te indignes cuando nos tocan sin permiso" fueron los carteles más llamativos durante la manifestación. La marcha se inició con una clase de aeróbicos frente al Cabildo, mientras se podían observar madres con sus hijas que mostraban carteles pidiendo educación sexual en las escuelas. Andrea, integrante por la Campaña Nacional por el Aborto Legal, Seguro y Gratuito, destacó que la marcha es el broche de oro a la presentación del proyecto contra la despenalización del aborto, que ingresó al Congreso el 6.

En el cierre de la histórica jornada, la locutora y periodista Liliana Daunes fue la encargada de leer el documento conjunto, que insistió en el reclamo del aborto legal, seguro y gratuito, en un basta a las violencias femicidas y travesticidas y se pronunció en contra de los despidos el ajuste del Gobierno nacional. "Contra todas estas crueldades, hemos desarrollado asambleas en las escuelas secundarias, en los lugares de trabajo, en los territorios en conflicto, en los hospitales, en las villas", destacaron el camino recorrido desde el anterior 8M y celebraron: "La marea feminista sigue creciendo como una fuerza internacionalista".

LA SORORIDAD

Como un efecto solidario y combativo, el movimiento de mujeres en Argentina cobró fuerza y creció ampliamente en los últimos tres años. "Si nos tocan a una, nos tocan a todas", fue una de las frases que se internalizó y generó una aguerrida empatía entre miles de mujeres que eran víctimas de la violencia machista. La necesidad de hablar, de contar y sobre todo de cambiar el rumbo de la vida política y social es enorme, por eso el hecho de que se haya visibilizado en las calles fue el primer indicador de que el mundo está listo para cambiar su rumbo hacia una igualdad de géneros real y concreta.

Un día la historia debía cambiar. El dolor por la muerte de una joven en manos de su novio (Chiara Pérez), en mayo de 2015, fue el disparador de un basta colectivo. El 3 de junio, se realizó una marcha multitudinaria, que se replicó en todo el país.

14 meses después, en octubre de 2016, otra muerte sacó a la calle otro vendaval de mujeres. Esta vez, la manifestación incluía un paro de una hora en sus lugares de trabajo. Fue entonces cuando nació el Paro Internacional de Mujeres, un movimiento de base organizado por mujeres, lesbianas, travestis y trans de distintas partes del mundo, cuya organización permitió el 8 de Marzo de 2017 pegar un grito colectivo que enmudeció el seno del patriarcado en sus diferentes ámbitos.

MACRI: “GRACIAS A LAS

QUE ME HICIERON FELIZ”

“Quiero agradecer a las mujeres que hicieron que yo sea un hombre feliz”. Esa fue la frase que eligió el presidente, Mauricio Macri, para colocarse en el centro de su discurso por el Día Internacional de la Mujer. Antes, anunció la presentación en el Congreso de la Nación de un proyecto de ley "para avanzar en la equidad de la ley de género" y así "lograr el salario igualitario", como anticipó el 1 al hablar ante la Asamblea Legislativa. También, ratificó que presentará una iniciativa para ampliar licencias por fertilización asistida, por adopción y por paternidad, pero no hizo mención al debate por la legalización del aborto.

CFK: NADA SERÁ IGUAL

La senadora por la provincia de Buenos Aires y expresidenta, Cristina Kirchner, también sumó su adhesión a la histórica jornada de ayer: “Ya nada volverá a ser como antes”, remarcó a propósito del grado de movilización al que llegaron las mujeres en los últimos años, como conclusión de una serie de publicaciones que realizó en Twitter por el 8M. También, señaló que “si tuviera que elegir, el mayor logro del colectivo feminista en Argentina es el auténtico proceso de cambio cultural que está construyendo”.

“¡Ya nadie podrá preguntarle a una mujer cómo iba vestida cuando la agredieron sexualmente! Y si lo hacen, sabremos que son machistas. Ya nadie criticará a una mujer por decir presidenta en lugar de presidente, ni se burlará cuando se dirija a todos y a todas. Y si lo hacen, también sabremos que son machistas”, apuntó también la exmandataria.

CFK señaló que “parecen cambios menores. Pero créanme, no lo son. El machismo, el patriarcado (este concepto se lo debo a mi hija feminista), es antes que nada una construcción cultural. Y de su derrota dependen todas las otras victorias: la política, la económica y la social” y concluyó: “En este segundo Paro Internacional de Mujeres -tercero nacional en Argentina- hay una primera victoria: ya nada volverá a ser como antes.”

 

 

EDICIÓN IMPRESA