18/10/2017 DERECHOS HUMANOS
DIEZ MESES Y UN DÍA DESAPARECIDA

Las paredes se limpiaron y Maira no aparece

A la espera de que desde el fuero federal se expidan sobre el pedido de investigar su desaparición en el marco de la trata de personas, que se extiende día a día, Antonia Morán entiende que “la Justicia no está a la altura” de investigar dónde está y que pasó con su hija.

img

Se cumplió ayer un nuevo mes sin Maira Benítez. Van diez meses y un día que Brisa no abraza a su mamá y que Antonia no ve a su hija. A la espera de que desde el fuero federal se expidan sobre el pedido de investigar su desaparición en el marco de la trata de personas, que se extiende día a día, Morán entiende que “la Justicia no está a la altura” de investigar dónde está y que pasó con su hija.

Morán participó activamente del XXXII Encuentro Nacional de Mujeres el fin de semana, cuando pasó la mayor parte del tiempo en la plaza central contando el caso a medios nacionales. “Siempre me hice la pregunta de por qué el caso de Maira no tuvo trascendencia a nivel nacional como otros”, contó en declaraciones a radio Libertad.

Sobre la posibilidad de que la investigación se pasé al fuero federal, Morán se mostró expectante “ya que acá las investigaciones que se hicieron fueron agotadas, según lo que dicen las fiscales”. Recordó además que desde un primer momento realizó el pedido y la denuncia por un posible caso de trata, que fue rechazado por no tener las características del mismo.

“La Justicia no está a la altura. No se investigó de la manera que se tenía que investigar”, sentenció la mamá de la joven desaparecida y pidió que realmente se “investigue a las personas que son responsables de la desaparición de Maira, Rodrigo Silva, Cáceres y su patrón, el juez Eduardo Costa, porqué escapar de ese lugar”, se preguntó.

“Ahora, entiendo cómo son las cosas, cómo es la Justicia. Creo que si me hubiera quedado en mi casa, no hubiese salido a la luz”, aseguró sobre su activa participación en la búsqueda de su hija desde el 17 de diciembre de 2016 y consideró: “Los que deberían realmente buscar a Maira se sienten ofendidos porque no me quedé ni un momento”.

 

DIEZ MESES SIN RESPUESTA

Solá destacó que “gracias al movimiento de mujeres se logrado que DD. HH. se presente como querellante en la causa teniendo en cuenta las enormes irregularidades que provocaron el alejamiento del fiscal Sergio Ríos y que incluso ahora las dos fiscales se declaren incompetentes y traten de pasar la causa al fuero federal”.

“Ahora, milagrosamente parecen las pruebas que sabíamos hace meses que existían, como la caja de vino, dentro de la que se encontró una listita con el nombre de Maira y otras chicas más, con precios y con el mensaje ‘retirar en lo de Rodri, el puestero’”, recordó sobre la prueba que la Fiscalía toma para pedir nuevamente la intervención de la Justicia federal. Y reiteró que “eso se descubrió hace meses, la mamá de Maira venía pidiendo que se activara el protocolo de trata y nunca la escucharon”.

Solá señaló que “ahora hay que esperar que el juzgado federal acepte el caso” y se lamentó porque “no es algo seguro ya que pueden argumentar que no hay pruebas suficientes para hacerse cargo del caso”. “Lo único que queremos es que Maira vuelva”, interpeló.

En cuanto a los plazos que restan para saber la definición de la Justicia, mientras Maira sigue desaparecida, señaló que “también resta definir un pedido de excarcelación para algunos de los imputados que siguen presos y piden que se resuelva eso primero para que luego resolver lo otro”. “Pensamos que es una maniobra dilatoria y lo único que hacen es tratar de cansar a la población, sacar el tema del tapete y de los medios”, sentenció.

“La calles y las paredes van a estar siempre pintadas con el nombre y la cara de Maira porque las paredes se vuelven a pintar pero las pibas no regresan”, selló.

 

EDICIÓN IMPRESA