05/02/2018 ECONOMÍA

Las medidas económicas, con alto impacto negativo en las recuperadas

Un informe preliminar elaborado por el programa Facultad Abierta de la UBA reveló el estado de situación de empresas recuperadas del país, a dos años del Gobierno de Mauricio Macri, a partir de un relevamiento de 73 cooperativas de trabajo. Sólo el 15 % logró aumentar su reparto mensual.

img Se multiplica la cantidad de empresas recuperadas en el país, en medio de un fuerte achicamiento del sector.

Mientras se multiplica la cantidad de empresas recuperadas en el país por el cierre de privadas, el achicamiento del sector se hace evidente desde hace dos años a esta parte, a raíz de las medidas económicas del Gobierno de Mauricio Macri. Esta idea se desprende del informe preliminar de la última encuesta sectorial apuntalada por el programa Facultad Abierta de la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de Buenos Aires (UBA).

“Lo que muestra el informe son los efectos de la política de gobierno sobre las empresas recuperadas, es lo que se planteaba en el anterior informe de situación, a mitad del 2016, donde las tendencias ya se veían de lo que ahora se está consolidando, a través de una política económica que ataca a la producción de todas las empresas que trabajan para el mercado interno, que no son las empresas exportadoras y grandes corporaciones, que son las grandes beneficiarias del modelo”, aseguró el antropólogo Andrés Ruggeri, director del programa, en declaraciones a Ansol.

El aumento en la cantidad de empresas recuperadas es una respuesta de parte de los trabajadores al cierre de fábricas ante la baja de las ventas, suba de costos y apertura de importaciones. Al mismo tiempo, esos mismos factores, es decir, el deterioro del mercado interno, los sucesivos tarifazos y el ingreso de competencia externa, generaron un fuerte deterioro en la situación económica de las empresas recuperadas, con caída de la producción e interrupción en algunos casos, bajas nominales de los retiros monetarios de los asociados y reducción del nivel de empleo. Además, los trabajadores de las empresas recuperadas fueron blanco de la represión policial.

“Las cooperativas tienen impacto directo de la política económica del Gobierno ante la caída del consumo y la apertura de importaciones (que configura un panorama muy parecido a los 90) y el abaratamiento del tipo de cambio que encarece la producción nacional. Esto se conjuga con los brutales tarifazos que multiplican los costos de la producción y vuelven casi imposible enfrentar las nuevas condiciones macroeconómicas”, fue el diagnóstico de Ruggeri.

El informe se basa en una encuesta realizada a finales del año pasado sobre unas 73 empresas recuperadas de diversas regiones del país. De ese total, el 80 % registra bajas de producción frente al año previo y el 12 % está directamente sin producción. El informe advierte el impacto sobre los textiles, cerámica, metalúrgicas, curtiembre, gráficas y cristalería. El giro en las condiciones económicas fue particularmente nocivo para el sector de las recuperadas porque se trata de empresas que por lo general se dedican a la producción de bienes para el mercado interno y que suelen arrastrar retrasos tecnológicos. En este estado de las cosas, no hay políticas de Estado para fortalecer al sector.

La caída de la producción tiene consecuencia inmediata sobre los retiros de dinero de los asociados. En un 42 % de las recuperadas encuestadas hubo una reducción nominal de los ingresos de los trabajadores, el 32 % no tuvo cambios y hubo subas en el 15 % de los casos. De cualquier forma, los trabajadores de recuperadas perdieron poder adquisitivo.

En cuanto al empleo, “de los casi 16.000vtrabajadores a principios de 2016 hay una disminución neta de 500 puestos de trabajo, a pesar de existir nuevas recuperadas. De hecho, hay 1400 empleos menos comparando solo las existentes hasta 2015. Desde la asunción del macrismo se recuperaron 24 empresas. En esa lista están, entre otras, la textil Atlantis (ex Lavadero Montanati, en Villa Marteli), gráfica El Registro (ex Gráfica Pellerano, en Quilmes), alimentos Galleti (en Santa Fe), la textil Globito Team (ex Línea Globito, ubicada en el barrio de La Paternal), Laboratorios Proin (en el partido de San Martín), Luis Jeannot Sueyro (ex Sanatorio Agos, Gualeguaychú) y la química Rubenico (en el partido de San Martín).

Tal como lo señaló Ruggeri a Ansol, “en 2016, cuando hicimos el primer informe hubo una sola empresa recuperada nueva. 25 corresponde a un año y medio. Este promedio no es ni muy distinto que lo que hubo en los años anteriores, pero sí, uno ve que hay una enorme cantidad de empresas que van cerrando, y por eso la cifra tendría que ser mayor. Sin embargo, lo que evita que sean más de 25 son, justamente, las acciones del Gobierno”

El documento de Facultad Abierta advierte sobre las situaciones de desalojo y represión policial que se verificaron a lo largo de los últimos dos años. Menciona los casos de represión en Pepsico, Artes Gráficas Rioplatense, MAM (Neuquén), el despliegue policial en la textil Globito. “El caso más flagrante de persecución y represión se dio en Acoplados del Oeste, exPetinari. Tras el veto de la gobernadora, María Eugenia Vidal, a la ley de expropiación (votada incluso por su propio partido), fueron violentamente desalojados por un gigantesco operativo de 600 policías. Los trabajadores están sometidos a todo tipo de presiones, desde amenazas explícitas hasta un insólito allanamiento en las casas de cuatro de los cinco integrantes del consejo de la cooperativa en horario nocturno”, describe el informe. (Fuente: Página 12/ Ansol/ Autogestión para otra Economía)

 

 

 

 

 

 

EDICIÓN IMPRESA