07/01/2018 LA PROVINCIA

La Plaza del Pueblo, por la derogación de la reforma previsional

elDIARIO de la Región estuvo la segunda Plaza del Pueblo en la provincia. En este contexto, se convocó a sumar firmas para que el bloque legislativo opositor presente un proyecto que derogue el ajuste a jubilados. Advirtió además que Cambiemos se apresura por la reforma laboral.

img

Con una acción más directa y en consonancia con otras ciudades del país, en la segunda Plaza del Pueblo se sumó a la junta de “Un millón de firmas contra la reforma previsional”. Esta campaña fue lanzada en la semana y ayer, en el segundo encuentro impulsado por el Frente Feminista Nacional y Popular, se habilitó en Resistencia. El objetivo será que se impulse a través de un proyecto de ley la derogación de la reforma que perjudica a jubilados, amas de casa y menores.

Un gran público desde Resistencia y Barranqueras se acercó a la Plaza de la Integración para participar del micrófono abierto. Ante la ausencia de las diputadas Analía Rach y Lucila Masin, por razones personales según explicaron, fue la senadora nacional Marín Pilatti de Vergara quien abrió el debate público, junto a la referente de la Central de Trabajadores de Argentina (CTA) de los Trabajadores, Mora Pared. Sandra Mendoza, quien había anunciado su participación, también estuvo ausente.

Fue Mora Pared la primera en destacar que son las mujeres las principales afectadas por esta reforma. Las amas de casa “siempre fueron trabajadoras”, expuso. Señaló que es obligación del sindicalismo “tratar de frenar los despidos” que continúan también en la provincia luego de los de fin de año. Asimismo, proteger “a los viejos y a los niños, que no pueden defenderse en una asamblea”. “Es hora de que estemos juntos y preparados para defender nuestros derechos”, agregó, en el marco de algo que se repitió en otras oradoras, la lucha que se viene este año con la reforma laboral.

Hablaron también referentes de La Revuelta Feminista, la CTERA, la Federación Universitaria y entre los temas destacados estuvo la educación, la Ley de Salud Mental, Milagro Sala y los presos políticos. Se destacó la participación de una de las representantes del Frente, quien denunció que no quieren más “machirulos y violentos en sus organizaciones”. “Corramos a los dirigentes que no nos representan, no los necesitamos”, vociferó. 

 

“NO PODEMOS PERDONAR,

NO PODEMOS PERMITIR”

Al tomar la palabra, Pilatti de Vergara agradeció a militantes, colegas y la comunidad que se acercó. Destacó la organización del Frente Nacional y Popular, que se formó luego de los caldeados días de lucha del Encuentro Nacional de Mujeres el año pasado en la provincia. También, que las jóvenes militantes peronistas no dejaran de gestionar aún en enero. “Una se ve obligada y con orgullo a trabajar junto a ellas para recuperar al peronismo”, dijo. Habló de recuperar la dignidad como pueblo, ya que la historia argentina demostró que la derecha y liberalismo es algo que vuelve y se repite. Tenemos que ver “qué hay que hacer para no volver a caer en esto”. Con respecto a la reforma laboral, advirtió que lo que busca Cambiemos es “sacarle la carga impositiva a los empresarios a costa de los trabajadores”.

Pero, la senadora cristinista además de hablar de recuperar el peronismo, tuvo duras declaraciones con respecto a la dirigencia provincial. “El pacto fiscal que firmaron los gobernadores tiene obligaciones que no son más que ajustes, no son más que promesas”, manifestó y aclaró que donde se hablaba en la década anterior de inversiones, para el Gobierno de Mauricio Macri es gasto público. “Qué peronista puede estar feliz cuando se está echando a trabajadores”, expresó, cada vez más directa con respecto a qué sector se estaba dirigiendo.

Dijo: “Para volver, tenemos que volver, pero mejores. No con los traidores que no supieron levantar la bandera del pueblo en los peores momentos”. Y con la expresión “ubicar en su palmera”, exhortó a la unidad verdadera, porque cuando se equivocan (desde el Gobierno Nacional) nos pone en riesgo a todos. “No podemos perdonar, no podemos permitir que ocurra esto”, señaló. 

Por último, dirigiéndose directamente al gobernador, Domingo Peppo, manifestó que era una pena “que haya dicho que firmó con orgullo el pacto fiscal” cuando hubo un claro apriete en desventaja para la provincia. Dijo que así se unió a quienes se bajaron los pantalones. “Son a ellos a quienes vamos a tener que ubicar en su palmera”, aclaró.

 

Galeria

EDICIÓN IMPRESA