11/12/2017 DERECHOS HUMANOS

La justicia machista, interpelada en la agenda de la semana

Mañana, habrá una conferencia de prensa y una marcha por la causa de Raúl Sebastiani, acusado por violencia de género por su expareja, Eliana Tapia. El miércoles, la familia de Yamila, la joven brutalmente golpeada por su pareja en Pampa del Indio, también se movilizará pidiendo justicia.

img

En la noche de ayer se hizo pública la movida social convocada por la misma afectada, Eliana Tapia. La reconocida causa contra el empresario Raúl Sebastiani por ejercer violencia machista hacia Tapia, tuvo otro reprochable vuelco cuando en la audiencia citada para la semana pasada volvió a suspenderse por motivos técnicos en la defensa del mismo. Días antes, además la misma víctima difundió pruebas fotográficas de cómo Sebastiani paseaba de las playa correntinas de Paso de la Patria, cuando tiene una restricción judicial que le impide salir de la provincia por esta misma causa.

Por este motivo, mañana Eliana Tapia realizará una conferencia de prensa en el Museo de Medios “acompañada de distintos movimientos de mujeres, organizaciones, grupas e independientes con el objetivo de visibilizar el pedido de una justicia antripatriarcal y no clasista”.

“El movimiento de mujeres e identidades femeninas nos levantamos contra los Poderes del Estado que otorgan privilegios a golpeadores y abusadores, dejando desamparadas y en peligro a las sobrevivientes de la violencia machista”, expresaron. Mañana, se comunicará el estado actual de la causa por el juicio hacia Raúl Sebastiani, para el mismo día a las 18 se convoca a una marcha hasta el equipo fiscal N° 13 que tiene la causa, en 9 de Julio 236.

En el comunicado, exhortan: “¡Decimos basta! A la impunidad que se le brinda al violento con dinero y contactos. A la revictimización de las sobrevivientes a través de dichos y hechos que minimizan nuestro sufrimiento y nos culpabiliza de su violencia machista. A sentencias irrisorias que los dejan en libertad o los eximen de culpas, dejándonos inermes ante su odio misógino. A la justicia corporativa que protege a funcionarios que replican conductas patriarcales y correctivas hacia las víctimas”.

 

FABIO LOVEY, DETENIDO:

SIN CERTEZAS JUDICIALES

 

Por otro lado, la familia de Yamila Molina, la mujer violentamente golpeada por quien fuera su pareja en Pampa del Indio, Fabio Lovey, también convoca a marcha ante la desidia policial y judicial. Si bien la semana pasada el hombre fue detenido luego de días de estar prófugo, desde un primer momento, Esther Molina, hermana de la joven, denunció la desidia policial para detenerlo. La hermana comentó que Lovey quiso hacer pasar la internación producto de las lesiones que le provocó como un incidente doméstico. Cuando la misma Yamila expresó que fue su pareja, la Policía estando al tanto, no actuó.

Lovey fue detenido en la comisaría de San Martín y existe un hermetismo con respecto a la causa, pero la familia denuncia que el acusado confesó haberle asestado sólo “algunos golpes” y temen que el hecho sea caratulado con lesiones leves. Mientras, la realidad de la víctima es que luego de extirparle el bazo sanguíneo quedará con daños irreversibles en la movilidad de su cuerpo, no podrá continuar trabajando cuando era ella el principal sustento de sus hijos y no tiene para trasladarse siquiera del hospital hasta su casa.

Por este motivo, convocan a marchar el miércoles a las 9 desde el mástil mayor de la 9 de julio hasta el Superior Tribunal de Justicia, como modo de acompañar a Yamila y su familia. Invitan a los movimientos de mujeres y feministas, organizaciones sociales y toda persona que sea afectada por una justica que otorga todos los beneficios a los violentos y deja al azar a las mujeres víctimas.

El fiscal Guillermo Codutti en declaraciones a la prensa dio más dudas que certezas en la causa, luego de la declaración de Lovey sólo aseguró que ya tenía asesoramiento legal, en cambio, puso en duda las pruebas necesarias para fijar una caratula judicial por sus actos. Dijo que esperaba “una prueba que puede llegar a cambiar la definición” y aclaró que “no le consta” que el detenido tenga otras denuncias por agresiones. 

EDICIÓN IMPRESA