18/10/2018 EL PAÍS

La inflación alcanzó su pico máximo y adelantan un panorama aun peor

Según el Indec, la inflación de septiembre fue del 6,5 %. Lo cual derivó en una medida anual que ya superó el 32%. El ministro de Hacienda vaticinó un octubre “malo”.

img

Los precios minorista aumentaron durante septiembre un 6,5 por ciento, según consignó ayer por la tarde el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (Indec). Se trata de la mayor suba en lo que va del año y estuvo encabezada por los rubros de transporte, vestimenta y calzado y alimentos.

La inflación acumulada en el año asciende al 32,4 por ciento y trepa al 40,5 por ciento si se toman los últimos 12 meses. En tanto, si se analiza el impacto de la inflación por regiones, cuatro de las seis regiones del país están por encima del nivel nacional en comparación con el mes anterior, el acumulado anual y la comparación interanual.

 

SIN TECHO   

Desde la corrida cambiaria de abril, la harina duplicó su precio, el aceite subió un 60 %, la manteca un 30 % y el detergente, un 62 por ciento. Estas subas han implicado un derrumbe del poder adquisitivo del salario, de casi el 15 % en lo que va del Gobierno de Macri.

En septiembre, el transporte fue lo que más aumentó a nivel nacional: un 10,4 por ciento, mientras que hubo varios rubros que superaron la media de inflación, entre ellos vestimenta y calzado, con una suba del 9,8 por ciento, y alimentos, con un incremento del 7%. Si se observan esos incrementos por encima de la media en el Gran Buenos Aires, la zona más poblada del país, la suba en transporte trepa al 10,6 por ciento; vestimenta y calzado al 13,1 por ciento; y los alimentos al 7,3. 

El impacto de la suba de precios fue mayor en la mayoría de las regiones en las que se divide el país tanto en la comparación con el mes anterior como en el acumulado anual. En la medición desestacionalizada, los inflación golpeó más fuerte en GBA (6,6 por ciento) Noreste (7,3 por ciento), Cuyo (6,8 por ciento) y Patagonia (6,6 por ciento).

 

ECOS DEL 2002

Con la suba de precios de septiembre, el Gobierno de Macri iguala su propio récord del 6,5 por ciento registrado en abril de 2016. Para encontrar una inflación más alta hay que remontarse a abril de 2002, cuando la suba fue del 10,4 por ciento. Entonces Eduardo Duhalde estaba interinamente al frente de la Presidencia y la megadevaluación que determinó la salida de la convertibilidad impactó de lleno en los precios internos.

 

DUJOVNE ABRE EL PARAGUAS

El ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, admitió que “todavía octubre va a ser malo” respecto de la suba de precios provocada por la abrupta devaluación del peso y evitó dar precisiones para la inflación del 2019, al señalar que la expectativa de un 23 por ciento indicada en el Presupuesto 2019 es solo “un indicio”, “una proyección y no una meta”. También, reconoció así el fracaso de las metas de inflación que en diciembre pasado indicaban un 15 por ciento de inflación para todo 2018.

"La inflación va a bajar, sin duda, pero tenemos que esperar", pidió el ministro en una entrevista con el diario El Cronista poco antes de conocerse el 6,5 por ciento de inflación registrada en septiembre, la cifra más alta desde abril de 2016.

En cuanto a las expectativas a futuro, el funcionario confió en que después de octubre la inflación disminuirá debido a que “cuando se miran los datos diarios de los últimos 10 días se ve una desacelaración importante”. “Todavía octubre va a ser malo, pero la dinámica está cambiando”, consideró el ministro de Hacienda frente a las cifras record en la suba de precios, mientras que defendió la decisión de aplicar “una política monetaria lo suficientemente dura como para reanclar expectativas”.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Fuente: Página /12

EDICIÓN IMPRESA