03/09/2018 DERECHOS HUMANOS

Julio Aranda, en el Monumento por la Masacre de Margarita Belén

Familiares, amistades, compañeros y compañeras de militancia esparcieron las cenizas del exdetenido político Julio Aranda, fallecido la semana pasada en las inmediaciones del Monumento a los caídos en la Masacre de Margarita Belén, en la ruta 11, durante la mañana de este domingo.

img

Al igual que cuando se supo de su deceso, por redes sociales circularon mensajes de despedida. “Mis compañeros. Los de la vida. Los de siempre. Chau, Julio querido. Ellos, los masacrados en Margarita Belén, te abrazan desde hoy. Fuerza, Ratón querido. Fuerza, familia Aranda. ¡Y fuerza nosotros, los que honramos la memoria de este pueblo! Hasta la victoria, siempre”, saludó desde la distancia el exdetenido Jorge Giles, al anoticiarse del homenaje. “Desde Misiones, con tantísimo afecto acompañamos a tod@s. Sus cenizas descansarán junto a los que también se jugaron la vida por una patria justa libre y soberana. ¡Hasta la victoria final, Julio!”.

Aranda falleció el martes por la madrugada luego de ser internado de urgencia por un sorpresivo cáncer de hígado en estado muy avanzado. Al igual que su hermano, Carlos, también sobreviviente del terrorismo de Estado, fue un pilar en el proceso de juzgamiento a los delitos de lesa humanidad del genocidio en la región, con un valiente testimonio en los juicios realizados en la provincia, y compromiso en cada una de las luchas por la Memoria y la Justicia Social durante todos estos años.

 

Al igual que su hermano, Carlos, Julio fue un pilar en el proceso de juzgamiento a los delitos de lesa humanidad del genocidio en la región. / gentileza

 

 

 

 

 

 

 

 

EDICIÓN IMPRESA