16/05/2018 EL PAÍS
BUENOS AIRES

Gendarmería reprimió a trabajadores de Cresta Roja

Los trabajadores mantenían un bloqueo en la planta de la ruta 205 en repudio al plan de despidos y suspensiones que afectaría a más de 850 empleados, que ya fue presentado por la empresa y firmado por las autoridades del Ministerio de Trabajo. La gendarmería corrió a los trabajadores con la balas de goma, tanques hidrantes y gases lacrimógenos.

img Protestaban contra el plan de 800 despidos acordado por la empresa y el Gobierno Gentileza

Con un mega operativo, que incluyó más de 2.000 efectivos de la Gendarmería y la Infantería de la Policía Bonaerense, los trabajadores de Cresta Roja fueron desalojados esta madrugada de la puerta de la planta que el frigorífico tiene sobre la ruta 205, a la altura del cruce de Unión Ferroviaria. Allí, unos 300 empleados mantenían un bloqueo desde hace quince días en repudio al plan presentado por la patronal para reducir brutalmente la planta de trabajadores y cesantear a 800 operarios. La Gendarmería los desalojó con balas de goma, gases lacrimógenos y tanques hidrantes.  

“Somos 300 operarios que estamos en la puerta de la planta manteniendo el bloqueo. A las 4 de la mañana llegaron muchísimos gendarmes y nos empezaron a correr. Nos dijeron que eran 2.400 efectivos. No estábamos cortando la ruta y nos empezaron a tirar con todo. Fue brutal”, le contó a Página/12 Daniel Vega, trabajador y dirigente gremial de Cresta Roja. Dos trabajadores fueron detenidos y otros dos se descompusieron producto de los gases.

Según contaron los empleados que mantienen la protesta, el conflicto comenzó semanas atrás cuando la nueva empresa que operará en el frigorífico, Wade S.A., vinculada con Tres Arroyos, oficializó un programa para reestructurar la planta de trabajadores. El acuerdo fue aprobado por el Ministerio de Trabajo y tres de los cuatro gremios con representación en la planta.

Según este plan, los nuevos accionistas buscan hacer funcionar la planta con 250 operarios durante el primer año, con la promesa de incorporar otros 250 en julio del año que viene. El resto de los 800 trabajadores quedarían desempleados.

EDICIÓN IMPRESA