06/11/2017 DEPORTES
SUPERLIGA ARGENTINA

Fue un goce “Monumental”

BUENOS AIRES. Boca Juniors ganó anoche un tremendo superclásico en Núñez, en el que pasó de todo: golazos, expulsiones y polémicas. El Xeneize sumó su octava victoria seguida y le sacó 12 puntos a River.

img

 

Lo festeja Boca, lo goza. Pegó en los momentos justos y es más puntero que nunca en la Superliga. Lo sufrió River, lo lamenta. Dejó pasar la chance de dar vuelta la página de la eliminación de la Copa Libertadores y hoy debe conformarse con la Copa Argentina.

Fue el equipo de Guillermo el que arrancó mejor, con la pelota más tiempo en los pies de sus hombres e intentando trasladar el desarrollo del partido hacia el campo rival.

Pero, ese buen comienzo no pudo mantenerlo. De a poco, River se fue acomodando mejor y tomó el protagonismo del encuentro. Eso no se tradujo en situaciones claras pero sí el balón circuló más cerca del arco de Rossi.

Cuando los de Gallardo parecían mejor parados ante un Boca replegado, armando por momentos un 4-5-1 con sus extremos retrasados, llegó una jugada que cambió el curso del superclásico: la patada de Nacho Fernández en el pecho de Cardona.

Y, River sufrió doble: roja a Nacho y golazo de tiro libre del colombiano. Así se fue al descanso, con un jugador menos y 0-1 en el marcador.

Para el segundo tiempo, el Muñeco metió mano: adentro un incisivo De la Cruz, afuera un inexpresivo Rojas. El cambio ofensivo se notó porque River, obligado por la coyuntura, mostró la actitud de querer empatar el partido. Boca, aun en superioridad numérica, no mostró elaboración de juego ni mucho dominio en cuanto a la tenencia. Apostó, bien parado a atrás, a aprovechar los espacios que iba a dejar el local para intentar lastimar de contra, sobre todo vía Pavón. River invitaba a esa estrategia: decidido a buscar el empate, quedó atrás marcando mano a mano.

La expulsión de Cardona (mal la roja porque no hubo codazo a Enzo Pérez) y el zapatazo tremendo de Ponzio que fue inatajable para Rossi volvieron a cambiar el partido desde lo emocional: ahí, diez contra diez y 1 a 1, parecía otra vez River el que mejor se encontraba para lograr la victoria.

Pero, en una jugada aislada, los dos volantes interiores de Boca, que fueron decisivos en el superclásico, se encontraron para marcar otra vez la diferencia: centro de Pablo Pérez al segundo palo y remate de Nández para batir a Lux. Sin necesitar de Pavón o Benedetto, Boca demostró que le sale fácil el gol.

Un grosero error arbitral (esta vez sí "no fue corner" lo que marcó el asistente Bellati) le impidió a River llegar al empate. Aunque también es verdad que Boca, con su rival jugado, también tuvo algunas oportunidades para meter el tercero y liquidar el pleito.

Con este triunfo, los de Gallardo deberán enfocarse decididamente en la Copa Argentina, el único objetivo que les queda en el año. Y Boca, que le sacó 12 puntos en la tabla a su eterno rival y mira también de lejos al pelotón que lo secunda, festeja las alegrías propias y las decepciones ajenas. Un goce, claro, “Monumental”.

 

 

 

EDICIÓN IMPRESA