03/12/2017 INFORMACIÓN GENERAL

Filmaron como arrojaban residuos químicos en el río Negro

Un grupo de remeros del club Regatas captó el momento en que desde un camión atmosférico descargan un líquido rosa y, según relataron, con olor nauseabundo. La filmación fue realizada sobre una costa del principal curso de agua dulce de la capital chaqueña, ubicada en la zona de la ruta 11.

img El video se filmó muy cerca de la ruta nacional 11, a unos pocos cientos de metros de la rotonda con la ruta nacional 16.

En las últimas horas trascendió en las redes sociales la denuncia y preocupación de vecinos por un vídeo que en el que se cómo desde un tanque remolcado por un tractor, similar a un camión atmosférico, descargan al río Negro, el principal curso de agua dulce de la capital chaqueña, un líquido rosa y, según relatan, con un olor nauseabundo.

Las imágenes fueron captadas por un grupo de practicantes de canotaje del club Regatas Resistencia que se trasladaban por la zona y se toparon con el vehículo, sin patente, estacionado en la ribera y vertiendo el líquido que llamó su atención por el color (“una espuma rosada”) y el fuerte “olor a podrido” que emanaba.

“Éstas son las condiciones en las que tenemos que entrenar como equipo de canotaje. Es una falta de control total, esto no lo regula nadie”, se lamentaba Verónica Garay, una joven canoera que compartió las imágenes en Facebook.

Detalló que el video fue filmado es en Resistencia río arriba, sobre la ruta 11, a unos pocos cientos de metros de la rotonda con la ruta nacional 16. “Nos sentimos en situación de abandono porque hechos de esta magnitud ya vienen de larga data”, denunció y alertó a la comunidad: “No podemos seguir dejando pasar sucesos indignantes que perjudiquen nuestra disciplina y el medioambiente”.

El caso tomó además gran relevancia y despertó preocupación entre la comunidad y los medios de prensa por tratarse del principal cauce de agua dulce de la ciudad. Al cierre de esta edición, el grupo de jóvenes adelantaba que harían las denuncias correspondientes y, a pesar de la importancia del hecho, aún no se recibían comunicaciones oficiales.

 

 

 

 

 

EDICIÓN IMPRESA