09/11/2018 LA PROVINCIA

Falleció la niña de 13 años que ingresó al Perrando embarazada y con desnutrición

Este miércoles, en horas de la siesta, la menor sufrió un fallo multiorgánico, producto de una neumonía y desnutrición crónica. El martes, con una infección respiratoria generalizada, había dado a luz un bebé de 1.300 gramos de peso, con signos vitales mínimos que falleció a las pocas horas. Este deceso se da en el marco del debate generado meses atrás por la legalización de la interrupción voluntaria del embarazo y luego de que no prosperara en el Senado de la Nación la discusión respecto de la implementación de la Ley de Educación Sexual Integral en establecimientos educativos para asegurar el acceso a la salud reproductiva.

img

“Frente a las enfermedades que genera la miseria, frente a la tristeza, la angustia y el infortunio social de los pueblos, los microbios, como causas de enfermedad, son unas pobres causas”, lo dijo el médico sanitarista Ramón Carrillo hace casi 70 años, pero sus palabras no pierden actualidad. 

La niña perteneciente a la etnia wichí oriunda de El Sauzal, que tenía un embarazo 30 semanas producto de un abuso y un cuadro de neumonía y desnutrición, falleció ayer, luego de haber sido trasladada desde Hospital Bicentenario de Castelli al hospital Julio C. Perrando de Resistencia el viernes. El martes, había dado a luz un bebé de 1.300 gramos de peso, con infección connatal y signos vitales mínimos que murió a las pocas horas en la Unidad de Terapia Intensiva. Se le practicó una cesárea ante el cuadro gravísimo de salud que atravesaba.

Según informó el Ministerio de Salud, la niña falleció por un fallo multiorgánico. Tenía neumonía, anemia y desnutrición crónica, con una infección respiratoria generalizada. La directora del programa de Salud Adolescente, Liliana Ensisa precisó que se trata de una situación de abuso; durante el desarrollo de su embarazo, no se efectuó ningún control hasta el momento en el cual consulta en el hospital Bicentenario.

Este deceso se da en el marco del debate generado meses atrás por la legalización de la interrupción voluntaria del embarazo y luego de que no prosperará en el Senado de la Nación la discusión respecto de la implementación de la Ley de Educación Sexual Integral en establecimientos educativos para asegurar el acceso a la salud reproductiva. Cabe aclarar que ambas cuestiones son resistidas desde sectores conservadores que incorporan al debate preceptos de índole religiosa que nada tienen que ver con la salud pública y también tergiversaciones varias.

En ese sentido, desde la Guardia Feminista de Abogadas perteneciente al colectivo de Católicas por del Derecho a Decidir emitieron un duro comunicado sobre hecho, en el que precisaron; “¿Por qué tenemos una adolescente desnutrida, embarazada de 32 semanas sin controles prenatales?”, y cuestionaron la falta de acceso al sistema de salud en términos reales, con información para consentir su embarazo por parte de la menor.

“Este caso nos alerta otra vez desde un Chaco con las tasas más altas de mortalidad materna sobre el abandono estatal respecto de la educación, la alimentación, la salud sexual y el desarrollo humano de sectores múltiplemente desaventajados”.

Por otra parte, afirmaron que “es hora de que la sociedad vea en este caso el fracaso de su vacío eslogan ‘salvemos las dos vidas’”.

 

LA LEGISLATURA

El deceso de la niña ocurrió en horas de la siesta, pasadas las 15, y la noticia fue tema de debate en la Legislatura, que sesionó ayer por la tarde y tenía previsto el tratamiento de una iniciativa legislativa de la diputada justicialista Andrea Charole quien, ante la muerte del bebé, pidió al Ejecutivo que informe sobre la aplicación del programa de Educación Sexual Integral y del Plan Nacional de Prevención del Embarazo no Intencional en la Adolescencia.

La legisladora de la Concertación Forja, Gladis Cristaldo, afirmó: “Tenemos una ley de educación sexual hace varios años y es excelente, y esta ley no se está cumpliendo, y nosotros tenemos que hacer lo posible para velar que estas leyes se cumplan, educación sexual integral, protocolo contra delitos sexuales, interrupción legal del embarazo que es un instrumento que existe y es un derecho, tenemos que asumir que como representantes del pueblo tenemos que velar por la aplicación de las leyes”.

Por su parte el justicialista Ricardo Sánchez precisó; “tiene que ser una muerte que no solo nos conmueva sino que nos haga verificar de parte de los resortes oficiales cómo se actuó y corregir lo que no se hizo bien. Esto debe servir para establecer esas prioridades”.

El diputado de Cambiemos, Luis Obeid, subrayó: “Uno de cada cuatro nacimientos en Chaco es de una adolescente. Estamos 10 puntos arriba de la media nacional y eso tiene que ser una prioridad. El número nos pone en situación”.

Desde el radicalismo, Livio Gutiérrez y Hugo Domínguez destacaron la responsabilidad estatal en la prevención y en materia educativa y sanitaria.

 

LEY DE ESI

La resistencia a la Educación Sexual Integral (ESI), que es ley (N° 26150) hace más de 12 años en el país, volvió a tomar protagonismo en los últimos meses desde que se debate en el Congreso de la Nación las modificaciones que buscan hacer efectiva la norma e incluir lineamientos respetuosos de las disidencias sexuales y la perspectiva de género al contenido del programa nacional de llegada a todos los establecimientos educativos.

Sucede que en estos 12 años desde la sanción de la normativa original se han sancionado una serie de leyes que establecen nuevos derechos en cuestiones de género, de niñas, niños y adolescentes. En ese sentido, las modificaciones propuestas en el dictamen firmado en septiembre  con amplia mayoría en las Comisiones de Educación y de Mujer, Familia, Niñez y Adolescencia, son las siguientes: la modificación del artículo 5 de la ley N° 26150, que elimina las arbitrariedades institucionales a las que da lugar; la modificación del artículo 1, que incluye en la definición de integralidad la perspectiva laica y científica; establecer de orden público y no de adhesión la ley N° 26150, lo que implica la discrecionalidad de las provincias respecto a su aplicación y su garantía de obligatoriedad; la reforma del artículo 2, que incluye leyes sancionadas con posterioridad: ley de identidad de género (N° 26743), Matrimonio Igualitario (N° 26618).

EDICIÓN IMPRESA