04/12/2017 POLICIALES
VIOLENCIA DE GÉNERO EN PAMPA DEL INDIO:

Fabio Lovey sigue prófugo: “La golpeó con intención de matarla”

Esther Molina, hermana de la joven golpeada brutalmente por su pareja, contó a elDIARIO de la Región que Yamila “pasó lo peor” pero “quedó muy complicada”. Alertó además sobre los antecedentes de violencia de Lovey y la necesidad de que “se escuche, porque de otra forma no pasará nada”.

img Esther Molina llamó a difundir el caso para podría atrapar al agresor, “podría estar en otro pueblo cercano”.

Fabio Lovey continúa prófugo luego de golpar brutalmente a su pareja Yamila Molina en Pampa del Indio. Desde el hospital Perrando, en Resistencia, donde permanece internada la víctima, confirmaron este lunes que tiene “una buena evolución” tras ser intervenida quirúrgicamente el mismo sábado cuando ingresó con “el bazo roto” y hemorragias internas.

“La  golpeó con intención de matarla”, aseguró la hermana de Yamila, Esther Molina, en declaraciones a elDIARIO de la Región. Sobre la evolución de su hermana, que en un primer momento se encontraba en estado crítico, expresó: “Tras la paliza que le dio, quedó muy mal. Va a tener medicación de por vida, se tiene que cuidar mucho porque hasta un simple refrió la puede matar”.

El parte médico, brindado por la directora del Perrando, Andrea Mayol, confirmó este lunes que “la paciente está en la sala de cirugía, estable, en buena evolución y en 48 horas se prevé el alta”.

Detalló además que Yamila ingresó al nosocomio “el 2 de diciembre por guardia, shockeada, con mucho dolor, descompensada y con signos de agresión externa”. En la guardia, “se le hizo una tomografía y vieron líquido en el abdomen” por lo que “ingresó a cirugía y le encontraron sangre en la cabida abdominal y rotura del bazo”.  Con el diagnóstico, los cirujanos de guardia le practicaron “la esplenectomía, que es la resección quirúrgica del bazo”.

“Más allá de que estaba conviviendo con Lovey, él salía hacer viaje porque es camionero y ella solventaba los gastos de la casa. Ahora no va a poder trabajar para darle de comer s sus hijos”, recalcó.

En ese sentido, Molina afirmó que Lovey “le destruyó los órganos por dentro, tuvieron que extirparle el bazo y tuvo muchas hemorragias internas y debió realizarse transfusiones. Quedó súper complicada. Después de esto, su vida no será igual, ni si quiera va a poder amasar”, se lamentó en referencia a una de las actividades que Yamila llevaba a cabo para solventar los gastos de sus dos hijos y la casa.

 

“NECESITO QUE LO AGARREN”

Molina, que vive en Buenos Aires y aún no puede trasladarse a Chaco por compromisos en esa provincia, también contó que a través de su hermano mayor pudo saber que “en el momento de hacer la denuncia en la comisaría no se la tomaron, le dijeron que la tenía que hacer personalmente ella, cuando esta ya estaba muy grave”.

La mujer detalló además que en un primer momento, antes de fugarse, Lovey quiso pasar el hecho como un “accidente domestica” pero Yamila, “antes de la intervención, logró decir que él la había pegado”. No obstante, a pesar de esa declaración, en la comisaría de Pampa del Indio no quisieron tomar la denuncia de inmediato.

“Es una vergüenza la Policía de Pampa del Indio. Me siguen llegando algunos mensajes de que los policías son amigos de Fabio por eso no tomaron la denuncia. Si lo hubieran hecho a tiempo, hoy lo tendríamos detenido”, se lamentó Molina respecto del accionar policial.

También se refrió a la existencia de antecedentes de violencia por parte de Lovey contra otras mujeres: “A través de las redes, me llegó información de que él ya tiene antecedentes de haber dejado mal a otra muchacha que también molió a palos y casi le hizo perder un embarazo. En el pueblo tiene dos denuncias por paternidad, una de ellas es la que tiene además la denuncia por la agresión”.

“Gracias a dios pasó lo peor, pero le quedó una vida totalmente complicada, va a ser terrible. Es mucha la indignación, se tiene que escuchar porque de otra forma no pasará nada”, pidió Molina y adelantó que a Yamila le asignaron una abogada, mientras Lovey sigue prófugo y se cree que “podría estar en otro pueblo cercano”. No obstante, expresó su preocupación ante lo que le parece que “no es una búsqueda verdadera”.

 

 

 

 

 

 

EDICIÓN IMPRESA