12/04/2018 EL INTERIOR

Entregaron títulos de propiedad en la zona rural de Quitilipi

30 familias del paraje de La Tambora y en Campo Feldman recibieron sus títulos de propiedad. La entrega se oficializó mediante el Ministerio de Desarrollo Urbano y la intendencia de Quitilipi.

img

El ministro de Desarrollo Urbano y Ordenamiento Territorial, Guillermo Monzón, junto al intendente de Quitilipi, Carlos Casalboni, entregó certificados de adjudicación de viviendas en dos parajes rurales. Las casas fueron ejecutadas por medio de un sistema de autoconstrucción y ayuda mutua, a través del cual los vecinos fueron los encargados de la limpieza del terreno y la edificación.

“Estuvimos en paraje La Tambora y en Campo Feldman entregando los certificados de adjudicación de viviendas que fueron construidas hace 17 años pero aún las familias no tenían la seguridad jurídica y ningún documento que acredite que el lote es suyo”, indicó el ministro.

“De acuerdo a la política que nos encomendó el gobernador Domingo Peppo, en el marco de la planificación urbana integral, recorrimos estos parajes y entregamos certificados a más de 30 familias. Este trabajo guarda relación con el trabajo que venimos haciendo en el Área Metropolitana y en muchas ciudades”, explicó.

 “Nos llena de orgullo por lo que genera entregar esta garantía de que el lugar en donde ellos viven hace muchos años está resguardado y cerca de llegar al título de propiedad. La regularización es el objetivo principal de este Ministerio, que tienen que ver con hacer justicia social”, indicó Monzón.

Destacó, además, la importancia de la creación del Ministerio de Desarrollo Urbano, “que tiene como objetivo atender las problemáticas urbanísticas en todo su aspecto, desde la planificación y el ordenamiento territorial hasta el acceso las familias al suelo y a la propiedad”, aseguró.

 

MOMENTO HISTÓRICO

Por su parte, el intendente señaló que “este es un momento histórico para todos estos vecinos, que participaron en la construcción de sus casas con mucho sacrificio, desde el desmalezado del lugar y el desmonte. Todos queremos tener el título de nuestra vivienda para poder vivir tranquilos”.

Resaltó que “estas son familias que decidieron quedarse en la zona rural, trabajar, con sus niños”.

Explicó que este es un trabajo en conjunto que se hace entre el Municipio y el Ministerio, lo cual permite avanzar en la entrega de estos certificados pero también en la planificación urbana para nuestra ciudad, para que el desarrollo de las nuevas generaciones no se vea afectado por ninguna situación climática o del suelo”.

Por su parte, Delfina Torales, una de las beneficiarias, expresó: “Doy gracias porque pudimos tener estas viviendas porque antes vivía de rancho en rancho, estoy muy contenta. Mi marido trabajo en la construcción y yo me hacía cargo de la casa y de los chicos”.

Isabelino Flores, otro vecino, contó que de a poco fueron trabajando para tener sus casas. “Nadie creía que íbamos a poder tener los certificados de las viviendas, pero salió así que estamos muy contentos y agradecidos, dimos un paso más”.

 

 

EDICIÓN IMPRESA