24/09/2018 INFORMACIÓN GENERAL
INFORME CENTRO MANDELA

En 2017 la mortalidad infantil en el Chaco fue de 10,4

El Anuario del año 2017 incluyó el seguimiento de solamente 33.369 niños de seis meses hasta los cinco años de edad. Registraron un 2,79% de los chicos de bajo peso y 0,56% de bajo peso severo, registrándose un total de 1.117 niños desnutridos. Parcialmente detectaron los casos más graves. Hallaron 154 niños con desnutrición aguda moderada y 41 niños con desnutrición aguda severa.

img

Según el Centro de Estudios Nelson Mandela, los datos provinciales  suministrados muestran que  en 2017 la  mortalidad infantil fue de 10,4. El 63,5 % de las muertes se produjeron en el periodo neonatal y dentro de este  el 75% sucedió  en la primera semana de vida.  Murieron 285 niños de 0 a 5 años.

Los registros parciales del sistema sanitario, no aumentó la mortalidad infantil  en la región de El Impenetrable o un mayor número de casos de desnutrición aguda reportados por la base de datos del Programa Sumar, que representa solamente a la población que concurrió  a los centros de salud, a lo que se agrega que no todos los centros de salud reportan al Programa Sumar.  Por lo tanto, los casos detectados son parciales y no son representativos del universo total de niños desnutridos, que solamente se puede reflejar a través de una seria y objetiva encuesta nutricional, que no se realiza en Chaco por cuestiones presupuestarias.

“En definitiva, es sesgada la información que maneja el Ministerio de Salud, lo que naturalmente conspira contra la planificación y ejecución de programas nutricionales y asistenciales eficaces que permitan rescatar a los niños  de sus condiciones de desnutridos. Estas son las consecuencias negativas directas, aunque en primer término se falló en la prevención que debería organizarse  garantizándose a los niños una alimentación nutricional suficiente para evitar  que ingresen al mundo de los pibes en riesgo de desnutrición  y en la desnutrición misma.  Sin embargo, el fracaso del gobierno se justifica con el argumento de que  “no hay plata””, indicaron en su comunicado.

Por lo tanto, no son totalmente confiables, porque no son integrales,  los datos de los Anuarios sanitarios dado que fueron confeccionados bajo los efectos de las “cifras negras” de la salud. Este es un fenómeno viejo que conspira negativamente e impide brindar una atención primaria integral de la salud, especialmente para los sectores más vulnerables, particularmente en tiempos en que en Argentina recrudece la inflación  y el notable aumento de los precios de los alimentos,  que colapsó la economía familiar de amplios sectores sociales.

 

LOS NIÑOS DESNUTRIDOS SEVEROS 

Los niños que padecen desnutrición aguda severa tienen nueve veces más probabilidades de morir que los que están bien nutridos. Así lo señala el Ministerio de Salud,  y destaca que “los primeros 1000 días del niño, llamados ventana crítica, representan una oportunidad abierta en el desarrollo de las potencialidades del mismo. Si durante este periodo se presentan carencias, tanto nutricionales como de diferentes estímulos del entorno, lamentablemente quedará expuesto (de por vida) desde su gestación a un riesgo aumentado de pérdida de crecimiento (y neurológico) durante ese período, sacrificando la oportunidad de alcanzar su máximo potencial.”  También se hace referencia  en el proyecto a la falta “de recursos suficientes para prevenir y tratar la desnutrición aguda”. Repetidamente el gobierno argumenta que “no hay plata”.

La Dirección de Materno infantil del Ministerio de Salud de Chaco quiere avanzar en la detección, manejo y tratamiento de la desnutrición aguda en los niños menores de 5 años de la provincia, comenzando por las áreas y poblaciones más vulnerables. En colaboración con el área de nutrición de la Dirección Nacional de Maternidad, Infancia y Adolescencia (DINAMIA) se prevee realizar un Proyecto Piloto en el presente año con el fin de implementar un abordaje integral de la desnutrición aguda desde el terreno al 2do nivel de atención. Proponen asegurar el tratamiento y manejo de la desnutrición aguda en las poblaciones de mayor vulnerabilidad de la provincia, realizar un diagnóstico de situación médico-nutricional y un análisis causal de la desnutrición aguda en la zona de intervención, capacitar y asegurar todos los requerimientos necesarios para el abordaje de la desnutrición aguda en todos los niveles de atención (Nivel I y II), incluyendo la utilización del perímetro braquial medio como método de tamizaje y diagnóstico de desnutrición aguda y alimentos terapéuticos de rápido uso para su tratamiento ( ATRU y Leches ). Pretenden implementar la ejecución del proyecto  una vez que las condiciones estén aseguradas, junto a sistema de monitoreo para evaluar su funcionamiento e impacto.

 

MÉDICOS HUMANITARIOS ALERTAN

Se difundió por los medios que la Relatora Especial sobre el derecho a la alimentación de Naciones Unidas y su equipo estuvieron  en Argentina. Se reunieron con el gobernador y grupos sociales preocupados por  la alimentación de la población. A través de Viktoria Aberg, del equipo de la Relatora, el Centro Mandela proporcionó a la comitiva –entre otra documentación- un informe preliminar sobre la estadística asistencial elaborada por  un grupo de médicos solidarios de hospitales públicos de la C.A.B.A. y de la Provincia de Buenos Aires, quienes brindan  anualmente asistencia sanitaria humanitaria en El Impenetrable  desde hace 18 años.

La  atención sanitaria fue brindada   entre los días 27 y 31 agosto de 2018.  Atendieron en los parajes Pampa Argentina I y II, Techat I y II, Campo La China, Lote 24 (Miraflores), El Colchón, Cabeza de Buey (Paraje Pellegrini) y Central Norte. En el informe preliminar señalaron que: “durante este año, se comenzó a registrar con gran intensidad en las poblaciones atendidas (hecho del que ya se había tenido atisbos en la campaña del 2017) la insuficiente provisión de alimentos para el grupo familiar (…)  no hay para comer dos veces en el día  y en muchos otros casos no hay comida para todos los días (…)  algunas veces solo hay para los hijos  o   muchos días solo hay cocido con un pedazo de torta parrilla (…) durante la conversación con las personas atendidas se pudo percibir que un importante número de niños presentan un peso muy cercano al límite inferior aceptable en la relación con talla y edad, lo que si bien no permite hablar todavía de desnutrición instalada debería generar cierto grado de alarma (…) Lo hasta aquí expresado tiene como finalidad encender algunas luces de alarma para que quienes tengan la responsabilidad de intervenir puedan hacerlo con la premura y diligencia del caso”.

 

ELABORARON UN PROYECTO PILOTO

Se elaboró   un incipiente proyecto piloto de abordaje en materia de desnutrición infantil aguda,  que fue confeccionado  por la Dirección Materno Infantil del Ministerio de Salud Pública de Chaco, se supone que  en coordinación con el Ministerio de Salud de la Nación.  En el  proyecto piloto figuran las metas, una aproximación de diagnostico de situación, información sobre la Región Sanitaria 5 (El Impenetrable), que constituye poco más de 35% del total de la superficie de Chaco, y es la zona que presenta los peores indicadores sociales, sanitarios y educativos del norte argentino. Probablemente el proyecto no se termine de ejecutar por falta de fondos públicos, si seguimos el argumento del gobierno cuando señala que “no hay plata”.

Si bien no se está   de acuerdo con el sistema actual que se aplica en Argentina desde 2009 para medir y reflejar la desnutrición infantil, es fácil advertir que no figura como meta del proyecto el abordaje de los niños de 0/5 años en riesgo de desnutrición y desnutrición moderada. En cualquier caso,  en Chaco los resultados estadísticos en este tema no son completos ni totales  por distintos factores que conspiran en contra de la elaboración de un mapa integral de niños desnutridos. Estamos hablando de las “cifras negras de la salud”,  fenómeno que refleja que no fueron detectados ni están asistidos un incierto e importante número de niños desnutridos, la mayoría de los cuales son farináceos porque son alimentados en base a una monodieta  basada en hidratos de carbono   e ingieren pocos  o nulos niveles de proteínas, hierro, calcio y otros nutrientes esenciales  para el desarrollo  de la salud de los niños de cero a cinco años, además de toman  agua que no es apta  para el consumo humano.

Finalmente, sabemos que a partir de 2009 no figuran como desnutridos leves un alto número de niños producto de que en  el nuevo sistema de grados pasaron a ser considerados como “niños en riesgo nutricional” cuando con el sistema anterior ,vigente hasta 2008, eran los pibes desnutridos Grado I.

 

ASISTIR A NIÑOS DESNUTRIDOS EXTREMOS

El  proyecto de abordaje para el manejo comunitario de la desnutrición infantil aguda hace referencia a  El Impenetrable. La región ha sido seleccionada para llevar adelante el diagnostico de situación en la que se  realizará una visita en terreno en el mes de octubre/2018  con el fin de relevar información sobre referentes locales de los equipos de salud y comunitarios  para estimar el número posibles de beneficiarios, personal a capacitar, materiales disponibles o ausentes, infraestructura, información logística y base de colección de datos existentes.

Alguno de los puntos claves que pretenden identificar serían las áreas y/o poblaciones de las comunidades indígenas, poblaciones golondrinas e inmigrantes más afectados.  Se proponen realizar un  mapeo epidemiológico, geográfico y logístico  con la estimación del número de niños con desnutrición aguda,  las principales morbilidades, la mortalidad infantil y  el análisis   de las causas generadoras y emergentes. Esto supone que aspiran a confeccionar un catastro de niños desnutridos.

Además,  comprometen  identificar las postas comunitarias y los centros de salud, hospitales. Aspiran a efectuar un relevamiento de los recursos disponibles,  con apoyo nutricional, medicación básica disponible, comunicación y registros de los casos, identificando las capacidades y necesidades de entrenamiento  de los agentes comunitarios o médicos en el primer nivel de atención y médicos y enfermeros de todos los niveles. Durante el abordaje proyectado proponen  brindar  capacitación para coordinadores provinciales, referentes regionales y actores implicados en los diferentes niveles de atención.

 

 

*Informe Centro Nelson Mandela.

EDICIÓN IMPRESA