30/10/2017 POLICIALES
FAMILIARES DE RUTH ACUÑA

“El trabajo lo estamos haciendo nosotros, la Policía no hace nada”

La mamá y el hermano de la joven asesinada en Sáenz Peña dieron una conferencia de prensa. Desmintieron la versión de que el femicida esté en Resistencia y aseguraron que tienen miedo.

img Ramón Alegre, el único sospechoso del crimen. La familia dijo que camina libre por el centro saenzpeñense sin que lo atrapen

Ayer por la mañana, los familiares de la joven Ruth Acuña, que fue asesinada por su pareja, dieron una conferencia de prensa en su casa saenzpeñense en el barrio Matadero. El motivo de mediatizar fue su preocupación por la falta de interés estatal y judicial de encontrar al asesino.

La madre de la joven, Lilian Brandan, y Ezequiel Acuña, uno de sus hermanos, expresaron su descontento ante la forma en la que se trata el femicidio de Ruth y la escasa búsqueda del principal sospechoso, Ramón Alegre, quien aún está prófugo.

"Para mí no es fácil estar hablando después de lo que pasó, pero como mamá, tengo que seguir adelante y sacar fuerzas, porque ella dejó tres chicos", dijo Brandan y remarcó que su hija se había separado de Alegre porque “ella no tenía una buena vida con ese hombre y por eso decidió separase del él y ahí empezó el calvario para ella”. 

Según publicó el portal Diario Chaco, Brandan aseguró: “Yo sé que nada me va a devolver a mi hija pero, por favor, no puede ser que una sola persona haya hecho tanto estragos y que la Policía no la pueda agarrar. Tengo tres chicos de mi hija que quedaron a mi cargo y tengo miedo por ellos, porque sé que él los anda buscando y quiere a sus hijos y no sé qué intenciones tiene una persona que no tiene más nada que perder”.

Además, manifestó que los menores deben estar encerrados por miedo y que ella no quiere que les pase nada. “Además, tengo una nena de 13 años que va al colegio y tengo miedo por ella, porque si (él) hizo lo que hizo, ya no puedo esperar nada bueno de él”, resaltó.

La madre de la víctima también expresó su enojo por la incapacidad de la Justicia y la Policía en atrapar a Alegre. “No tuvimos ninguna respuesta, supuestamente lo están buscando. Dicen que lo están por agarrar pero se les escapa, no sé qué clase de búsqueda están haciendo”, subrayó.

Brandan aseguró que siempre ve merodear por la zona un auto rojo y otro blanco: “Sé que es él porque me quiere sacar a los chicos, por eso pido a las autoridades que hagan algo. Él no está solo, nunca estuvo solo, hay gente que lo ayuda. Él actúa con otro hombre así como dijo mi nieto que vio todo. Cuando contó lo que pasó, dijo que su papá entró por la ventana con otro hombre. El chico dice que lo conoce”, relató la mujer.

También contó que el supuesto femicida volvió al lugar del hecho luego del crimen porque cuando ella fue a la casa a buscar ropa para los chicos, vio ropa de él en el piso que antes no estaba: “Había dos remeras y un bóxer, había cigarrillos. Por eso no sé cómo es que lo están buscando y no lo pueden encontrar mañana va a hacer una semana de la muerte de mi hija y todavía no sé nada”.

Ezequiel, hermano de Ruth, solicitó asistencia estatal y psicológica para sus sobrinos y argumentó que nadie volvió a aparecer luego del díe del hecho.

La familia desmintió la versión de que el sospechoso esté en Resistencia, única pista que había dado la fuerza policial. “Todo el mundo lo vemos menos la Policía, él se pasea por el centro con su mochila tranquilamente”, dijeron.

“Pedimos ayuda, necesitamos que nos ayuden porque nosotros estamos sufriendo mucho. Todo el trabajo lo estamos haciendo nosotros, la Policía no hace nada, todo lo que saben es gracias a que nosotros nos movemos, ellos no encontraron ni un sola pista, desde el día del hecho hasta ahora”, acusó el hermano.

 

CERCA DE ATRAPARLO

 

El hermano manifestó que el domingo estuvo cerca de atraparlo. “Encontré objetos que él había robado de la casa de un señor detrás del barrio Néstor Kirchner. Él se había llevado una gallina, encontramos la gallina en una casa abandonada cerca del INTA, encontramos una fogata lista para encender, encontré cigarrillos, se sentía el perfume de él”, dijo y contó que lo buscaba en la zona de un monte cerca del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA).

 

La mujer concluyó: "Cuando terminó de salir del monte, salían dos personas. Tenían una moto grande y comienzan a correr pero no les pude alcanzar. Dimos aviso a la Policía y estuvieron sólo diez minutos haciendo el rastrillaje. Lo buscan por el centro pero él anda en el monte y cuenta con la ayuda de un hombre que vive en el barrio”.

EDICIÓN IMPRESA