02/06/2018 EL PAÍS
LA MARCHA FEDERAL LLEGÓ A PLAZA DE MAYO

El pueblo ganó la calle contra el ajuste de Macri

El primer orador del acto central de la movilización "Contra el ajuste, por pan y trabajo" fue el dirigente Daniel Menéndez. Reclamó la convocatoria a un paro nacional activo y sostuvo que los movimientos sociales están dispuestos a "poner el pecho para defender la paz".

img “Un ajuste como el propuesto pone en riesgo la paz social", sostuvo Daniel Menéndez, dirigente de Barrios de Pie.

Organizaciones sociales, sindicales y políticas colmaron el centro porteño y a partir del mediodía de ayer convergieron sobre Plaza de Mayo después de haber recorrido todo el país bajo la consigna “Contra el ajuste, por pan y trabajo”. El veto presidencial sumó una nueva bandera al reclamo y mudó la concentración final del Congreso a la Plaza, para que el repudio al ajuste y a la política tarifaria de Cambiemos llegue directamente a la Casa Rosada.

"A lo largo de la historia, estos ajustes terminan con hechos complicados. Nosotros queremos llamar al Gobierno a la paz. El veto es una señal muy complicada, porque rompe todos los puentes de diálogo. Un ajuste como el propuesto pone en riesgo la paz social", sostuvo Daniel Menéndez, dirigente de Barrios de Pie, desde el acampe de su organización en Liniers. Para Menéndez, "sobran motivos para un paro nacional”.

Dina Sánchez, del Frente Popular Darío Santillán, a su turno, denunció que “los barrios más humildes, sin luz ni cloacas y los grandes medios muestran lo que les conviene”. Y exhortó a los dirigentes sindicales a ponerse a la cabeza de los reclamos, porque "si no, que se pongan a un costado, porque serán cómplices”.

Hugo Godoy, de la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE), por su parte, reivindicó las propuestas contenidas en los cinco proyectos de leyes presentados en el Congreso, que le ofrecen al Parlamento la oportunidad de ponerse “al servicio de las mayorías populares”. “Demuestran, además, que peleamos para protegernos”, indicó. En otro tramo de su discurso, se refirió a la corrida bancaria de los últimos días.

El titular de La Bancaria, Sergio Palazzo, manifestó el apoyo de la Corriente Federal a la Marcha y reclamó a la Confederación General del Trabajo (CGT) “un paro general, para que el Gobierno entienda que tiene que cambiar sus políticas y dejar de mirar a los más ricos”.

El secretario general del Sindicato Unificado de Trabajadores de la Educación de Buenos Aires (Suteba), Roberto Baradel, por su parte, en nombre de las dos líneas de la Central de Trabajadores de Argentina (CTA), reclamó a la alianza gobernante que “deje de atacar a la escuela pública”. Ratificó, además, el llamado a un paro general el próximo 8 de junio, “en rechazo al ajuste y al Fondo Monetario Internacional (FMI)”.

El cierre del acto estuvo a cargo de Esteban “Gringo” Castro, de la CTEP, quien recordó que el lunes, en La Quiaca, los movimientos sociales tuvieron la certeza de que Macri vetaría la ley que frenaba los tarifazos y que se estaban generaban las condiciones para acordar con el Fondo. "Ahí supimos que la marcha sería contundente”, agregó.

Además de los movimientos sociales, el repudio al veto de Macri, al tarifazo y a las políticas de ajuste sumó más adhesiones a la convocatoria. Los docentes de la Unión de Trabajadores de la Educación (UTE), por ejemplo, quienes a primera hora se movilizaron desde la villa 21 hasta los tribunales porteños para acompañar a la familia de un joven torturado por la Prefectura en 2016, y luego se sumaron a los manifestantes concentrados en la 9 de Julio y Avenida de Mayo. El Partido Obrero y otras agrupaciones de izquierda convocaron como punto de concentración el Obelisco. Desde ahí, se sumaron a la Marcha y avanzaron hacia la Plaza de Mayo.

 

PARO GENERAL

En el marco de la Marcha, los dirigente de la CGT, Juan Carlos Schmid y Héctor Daer, adelantaron que el jueves habrá una reunión del Consejo Directivo para determinar qué día se anunciará un paro general. “Espero que el Gobierno reformule la política que lleva adelante y espero que además de escuchar la voz del mercado, escuche la voz de los trabajadores. Han escuchado a los sectores concentrados de la economía, no quiere escuchar al crujido social y solo escucha a algunos”, disparó Schmid en un móvil con C5N.

Ante la insistencia de los demás sindicato y el anuncio de la CTA de los Trabajadores, que convocó a parar el 8, el miembro del Triunvirato afirmó sobre la CGT: “Va haber paro general y se va a coordinar con las distintas expresiones populares, sindicales y sociales” y estimó que “será para junio”.

Detalló que el martes mantendrán una reunión con senadores y el jueves habrá una reunión del Consejo Directivo para determinar el día que se anunciará la medida de fuerza.

Por su parte, Daer reparó en que “la CGT está evaluando” convocar a un paro general y advirtió que “se vienen acumulando las condiciones para una medida de fuerza”. (Fuente: Página 12).

 

 

 

EDICIÓN IMPRESA