12/11/2017 LA PROVINCIA

El orgullo disidente, por los derechos y en contra del retroceso macrista

Desde un sector multitudinario de la comunidad LGTBIQ+, salieron a la calle ayer para visibilizar la vulneración de sus derechos y el retroceso en las políticas públicas. “En vez de generar protocolos y documentos para detenernos, exigimos un verdadero cumplimiento de la Ley de Identidad de Género, la implementación de la Ley de Educación Sexual Integral, la derogación de los códigos contravencionales y basta de violencia institucional”, reclamaron.

img

 

 

La comunidad Lesbianas, Gays, Transgénero, Bisexuales, Intersexuales, Queer (LGTBIQ+) encabezó ayer una multitudinaria movilización en el marco de la VII Marcha del Orgullo Disidente en Resistencia. Enarbolados bajo los colores de la diversidad, salieron a la calle para visibilizar la situación de vulneración de sus derechos y el retroceso en las políticas públicas tanto a nivel nacional como provincial.

“Los hechos recientes nos demuestran que hay acciones concretas que pretenden criminalizar y atacar al colectivo de forma directa”, señalaron en el documento colectivo leído durante la jornada. Y apuntaron puntualmente contra “el Protocolo General de actuación de registros personales y detención para personas pertenecientes al colectivo LGTB, resolución N° 1149-E/2017” que identifica al colectivo “como un sector peligroso y criminal de esta sociedad y advertimos en el mismo un elemento disuasivo del derecho constitucional a la protesta social”.

“No queremos sentarnos a negociar un protocolo, queremos la erradicación total de este mecanismo del Estado que avala la violencia, la discriminación y persecución hacia nuestra comunidad. En vez de generar protocolos y documentos para detenernos, exigimos un verdadero cumplimiento de la Ley de Identidad de Género, la implementación de la Ley de Educación Sexual

Integral, la derogación de los códigos contravencionales y exigimos ¡basta de violencia institucional hacia nuestras identidades!”, reclamaron

En la misma línea, repudiaron “la pretensión de protagonismo del Instituto Nacional contra la Discriminación, Xenofobia y el Racismo (Inadi) Chaco en la organización del evento que pertenece a los movimientos de diversidad sexual y organizaciones de la sociedad civil” y reiteraron que la “institución gubernamental públicamente salió a “celebrar” (SIC) el protocolo de detención a personas LGTBIQ+ aprobada por el Ejecutivo nacional, avalando un acto discriminatorio”.

“A nuestro entender ambas convocatorias son legítimas, pero esta Marcha Disidente buscó ser organizada en espacios de horizontalidad y con una posición de taxativo rechazo al Protocolo.

El Inadi Chaco confunde la labor real de las instituciones de derechos humanos que es la de asistirnos y no la de representarnos. Nosotres tenemos nuestras propias voces”, expresaron.

 

POR QUÉ MARCHAR

El colectivo disidente marchó “por la aprobación y la concreción real del cupo laboral trans, acceso a la salud, educación y vivienda para las personas trans e identidades diversas, contra todo tipo de violencia hacia el colectivo LGTBIQ+ y hacia las mujeres. Denunciamos la falta de tratamiento de la nueva ley sobre VIH – SIDA y hepatitis virales, el vaciamiento de los programas actuales, el faltante de presupuesto e insumos, sobre todo en las provincias, la violencia institucional y estigmatización que reciben las personas positivas, principalmente la población más pobre”.

“A toda la sociedad civil, le pedimos: empatía y consciencia. Basta de violencia, encubrimiento, omisión, invisibilización del colectivo y de todes les oprimidos. Para transformar hacemos falta todes, para transformar hay que dejar de reproducir mecanismos de violencia, de normalizarlos, justificarlos y enseñarlos”, expresaron.

 

 

“MACRI HÉTERO”

En esa línea, el colectivo disidente se plantó fuerte contra el “avance neoliberal en nuestro país” ya que “pasa a estar parado en la línea más delgada de descarte”. Existe una coyuntura política de ajuste, les miles de excluides del mercado formal de trabajo, los miles de expulsados de sus hogares, les que aún resistimos, nos fuimos buscando un lugarcito en la periferia de la estructura económica y social, inventándonos nuestro propio trabajo y hasta aferrándonos a los programas sociales que no garantizan condiciones dignas de labor”, denunciaron.

“Por todo esto, creemos que sobran los motivos para seguir consolidando las reivindicaciones de nuestro sector y la defensa de nuestros derechos. Nos verán en la calle, en cada movilización, resistiendo y exigiendo todo lo que todavía nos falta para lograr una sociedad más justa, equitativa, igualitaria y respetuosa de la disidencia”, continuaron.

Todo concluyó con el grito que no pueden silenciar: “¡Aparición con vida de Maira Benítez y justicia para Antonia en su incansable búsqueda!”.

 

EDICIÓN IMPRESA