21/03/2018 EL PAÍS

El moyanismo rompió el techo paritario acordado por el Gobierno

Cómo cerraron las paritarias la primera tanda sindical y cuáles aún están negociando un mejor aumento. Una gran mayoría se ajustó al techo impuesto por la Nación, exceptuando los gremios cercanos a Hugo Moyano.

img

El Gobierno nacional logró imponer el techo de un 15% en la mayoría de las paritarias ya cerradas para 2018. Sin embargo, el ranking de mejores acuerdos salariales lo encabezan dos sindicatos alineados al moyanismo, mientras que los últimos puestos por ahora fueron para exaliados del camionero.

En la cima de la tabla figuran los aeronavegantes de Juan Pablo Brey y los aceiteros de Pablo Reghera, de la delegación SOEA San Lorenzo. Brey y Reghera fueron dos de los dirigentes que acompañaron a los Moyano en la masiva movilización opositora del 21F, que luego derivo en la creación de la Corriente Sindical, Federal y Popular.

Los aeronavegantes de Aerolíneas y Austral recibieron 17% sobre el bruto conformado en un solo pago en enero pasado. El resto ingresará por convenio, hasta octubre de 2018. El gremio asegura que la mejora salarial alcanza hasta 28% de bolsillo. Un pacto similar suscribieron con LAN y Andes, expresó ambito.com.

Los aceiteros y las cámaras del sector agroindustrial Ciara, Ciavec y Carbio adelantaron tres meses el aumento anual, que habitualmente se firma en abril. En los últimos dos años Reghera lideró este ranking: en 2016, tras 25 días de paro, obtuvieron 38% más $ 20.000 de bono, y en 2017 consiguieron 31,6%, ambas cifras muy por encima de la inflación oficial.

Le siguen los sindicatos afines al oficialismo, que aislaron a los Moyano de la CGT, y buscan un perfil más dialoguista de la central obrera. En esta batería del 15%, aparecen los colectiveros de la UTA de Roberto Fernández, los trabajadores de AySA que representa José Luis Lingeri, empleados de Comercio de Armando Cavalieri, lucifuercistas de Guillermo Moser, remiseros del ultramacrista Alejandro Claudio Poli, tintoreros-lavanderos de Luis Pandolfi y pinturerías de Pedro Zambelletti.

Los encargados de edificios, panaderos y legislativos nacionales son los que aceptaron menores aumentos. El Suterh de Víctor Santa María gambeteó la embestida camionera contra Macri y pactó 12% en dos cuotas, más un plus de $ 6.000. Para evitar mayores dolores de cabeza judiciales, el jefe del PJ porteño desplantó a los Moyano y se encolumnó en la CGT dialoguista de los Daer. Por el mismo motivo, el exincondicional moyanista Abel Frutos dio un portazo y se alejó de la doctrina camionera. La categoría inicial peón panadero pasa a $ 15.758, mientras que la de oficial maestro subió a $ 17.640.

Los tres gremios del personal parlamentario ATE (Claudio Britos), UPCN (Martín Roig) y APL, del masista Noberto Di Próspero, convinieron firmar una paritaria por cinco meses. En agosto se vuelven a sentar a discutir con las autoridades del Senado y Diputados.

En el ámbito estatal se sellaron paritarias docentes en ocho provincias, de las cuales siete poseen gobernaciones peronistas. El ranking paralelo lo encabezan lo puntanos, con un imbatible 40% en tres tramos cedido por Alberto Rodríguez Saá. Otro de los que se suma a la excursión moyanista. Le siguen en orden Santiago del Estero (20%), Tucumán (17,5%), San Juan (17%), Corrientes (17%), Misiones 15,5%, Córdoba (15%) y Salta (15%).

Si bien un grupo importante de sindicalistas ya negociaron sus pretensiones, todavía quedan varios pesos pesados por cerrar. Los bancarios del radical K Sergio Palazzo se resisten al 9% que ofrecen los banqueros y mantienen abiertas discusiones en reservas. Para los próximos días se espera el anuncio y la foto con Jorge Triaca de los acuerdos de la Uocra y UPCN nacional, liderados por otros dos integrantes de la CGT dialoguista. Se descarta la aceptación del 15%. También los ferroviarios de Sergio Sasia deberán renegociar con Transporte los nuevos salarios, aunque no se aguardan sorpresas: la unificación de los convenios ya allanó el camino a un diálogo en buenos términos.

EDICIÓN IMPRESA