29/10/2017 DERECHOS HUMANOS

El ENM “ha tejido lazos de unidad que trascenderán y fortalecerán la lucha”

La Comisión Organizadora chaqueña hizo público el primer balance sobre el encuentro en la ciudad y en la provincia. Señalaron como positivo el fortalecimiento de la organización de mujeres en la región, de las comunidades originarias. Asimismo, exigieron el esclarecimiento y responsabilidades por las agresiones hacia la participantes luego de finalizado el evento.

img

Luego de un tiempo de descanso y debates internos, esta semana se publicó el primer balance sobre logros, dificultades y conclusiones sobre el XXXII Encuentro Nacional de Mujeres. “Participaron más de 60.000 mujeres de todas las provincias argentinas y países vecinos. Funcionaron 71 temáticas en 400 talleres desbordados por el deseo de participar y 100 eventos culturales”, fue el primer párrafo de este documento que reafirmó los datos que dieron las integrantes de la Comisión Organizadora (CO) a los medios. Además, agregaron que este año se visualizó mucho más el cruce generacional entre las participantes. “Hubo un enorme porcentaje de jóvenes junto a experimentadas ‘encuentreras’, todas con el ánimo de debatir nuestras realidades, necesidades, sufrimientos y luchas”, expresaron.

También, resaltaron el aprendizaje de todo el año que significó la organización para las 120 mujeres de la CO y el trabajo a la par en los tres días del encuentro de las 600 colaboradoras. “La Comisión Organizadora está constituida por femineidades de todas las edades, de diferentes identidades políticas, sindicales, sexoafectivas, religiosas, independientes. Habernos mantenido unidas a pesar de profundas diferencias y trabajar juntas para lograr cumplir con la decisión del Encuentro de Rosario es un mérito en la Argentina de la polarización y la grieta”, señalaron, ya sentando una mirada más política que informativa y resaltando que las metodologías horizontales y por consensos es justamente lo que hace a este movimiento único en el mundo.

Sin ahondar en una respuesta detallada, el documento recalcó cuál fue el rol del Estado en este evento masivo: “Asistir a una demanda nunca antes conocida en la ciudad significó requerir a los Gobiernos provincial y municipal que faciliten la infraestructura del Estado para satisfacer todas las necesidades”.

Por otro lado, entre las grandes enseñanzas de este año, subrayaron la participación de las comunidades originarias. Miles de mujeres vinieron desde otras localidades de Chaco a compartir con otras mujeres originarias. Las integrantes expresaron que esto fue un factor que influyó en la elección de la próxima sede, Puerto Madryn, Chubut.

“Cerca de 10.000 familias del Gran Resistencia (por fuera de los alojamientos a piso y alternativos como hoteles, clubes, sindicatos, etcétera) han ofrecido sus hogares para alojar a mujeres de distintas provincias a través del grupo de Facebook ‘Busco y ofrezco alojamiento para el 32° ENM’, muchos de ellos gratuita y solidariamente y otros a cambio de una módica suma. Nuestro profundo agradecimiento a quienes abrieron las puertas de su casa y a los equipos directivos, docentes y porteros que organizaron, adecuaron y abrieron las escuelas para alojar contingentes”, remarcaron como otro logro.

“Todavía tenemos mucho trabajo por delante, recogiendo y sistematizando las conclusiones de los talleres para entregarlas el próximo Encuentro y transferir todo nuestro aprendizaje, con aciertos y errores a la Comisión Organizadora de Chubut. Ha pasado un año en el que hemos tejido lazos de unidad en la diversidad que trascenderá el Encuentro y fortalecerá la lucha del movimiento de mujeres y feministas de Chaco”, concluyeron.

 

 

“EXIGIMOS LA IDENTIFICACIÓN

DE LOS RESPONSABLES”

 

“Repudiamos a los sectores convocados públicamente para agredir verbalmente, al grito de ‘Fuera, fuera de acá, váyanse, váyanse’, y físicamente con palos, piedras, hierros y cuchillos, dejando heridas a las mujeres y artesanos que en la plaza 25 de Mayo esperaban sus micros después de finalizar exitosamente el Encuentro”, manifestaron.

A su vez, exigieron al gobierno provincial “la inmediata identificación y publicación de los participantes y de los responsables de la convocatoria, entre ellos, a la exdiputada Clelia Ávila, quien tuvo la oportunidad de participar del Encuentro como cualquier mujer planteando sus ideas. No es difícil, hay decena de videos y fotos que registraron todo. Exigimos al Gobierno y a la Justicia de la provincia la investigación, el esclarecimiento de los hechos y la sanción a los responsables. No puede quedar impune, no puede quedar en la retina de la sociedad chaqueña y argentina que un grupo de odio organizado pueda salir a ‘cazar’ y herir a personas por pensar diferente, quedando legitimados para cualquier acción a futuro, ante cualquier manifestación que no coincida con sus ideas”. “Las víctimas, varias integrantes de esta Comisión Organizadora, ya elevamos las denuncias correspondientes y seguiremos la lucha para que haya justicia hasta las últimas consecuencias”, expresaron.

EDICIÓN IMPRESA