16/04/2018 EL PAÍS

El consumo masivo cayó por segundo año consecutivo

El estudio de Ecolatina informó que, pese a que la economía logró recuperarse en 2017, el consumo masivo está a la baja, siendo "una de las variables más golpeadas de los últimos años".

img El informe de la consultora privada sostiene además que el poder adquisitivo se redujo el 1,1 % entre el promedio de 2015 y de 2017.

Según el último informe de la consultora económica Ecolatina, el consumo masivo registró su segunda caída anual consecutiva, marcando un retroceso mayor al 5 %.

El estudio analiza el impacto que tuvo la crisis del supermercado Carrefour en el sector, y concluye que, pese a que la economía logró recuperarse en 2017, el consumo masivo está a la baja, siendo "una de las variables más golpeadas de los últimos años".

Además, remarca que esta evolución negativa no fue generalizada para el gasto general de los hogares. El consumo privado total (que incluye también la compra de bienes durables y servicios) avanzó 2,5 % en los últimos dos años (sin considerar la variación de existencias). Se observa pues una sustitución en la composición del consumo hacia el interior del presupuesto de las familias.

En otro tramo de su informe, Ecolatina advirtió que se está experimentando una reconfiguración dentro del consumo masivo. "Según las estimaciones de Kantar WordPanel, mientras que el canal mayorista acumuló un alza cercana al 25 % en cantidades a lo largo de la gestión Cambiemos, los supermercados e hipermercados redujeron sus ventas en un 12 %". Por lo tanto, la situación negativa ataca con más fuerza a estos últimos: los hogares están optando por reestructurar sus compras habituales, no sólo en términos de volúmenes, sino también de comercios y canales.

"En consecuencia, independientemente del panorama de cada firma en particular, el escenario general del sector enciende luces amarillas. Por ende, analizar su situación de manera pormenorizada es fundamental tanto para precisar el estado actual de la actividad económica como para determinar su curso futuro", remarcó.

El poder adquisitivo se redujo el 1,1 % entre el promedio de 2015 y de 2017. De este modo, aunque el consumo privado recuperó la merma de 2016, el ingreso real de los trabajadores registrados todavía no lo hizo.

"Dado que estimamos un crecimiento del PBI que rondará el 2 % y que el salario real se mantendrá estancado respecto a 2017, lo más probable es que el consumo masivo no logre repuntar este año", alertó la consultora.

 

 

 

 

Por: Gentileza

EDICIÓN IMPRESA